Biología

pez

 

Orden: Perciformes
Familia: Cichlidae
Subfamilia: Pseudocrenilabrinae
Clase: Actinopterygii
Género: Cypholtilapia
Especie: Cypholtilapia frontosa

 

La Cyphotilapia Frontosa es un habitante de toda la zona costera del lago Tanganyka, donde goza de gran popularidad al tratarse de un pez muy valorado gastronómicamente por las comunidades humanas cercanas al lago; pero al vivir en un lago tan grande y con unas poblaciones tan alejadas las unas a las otras, se han ido formando distintas razas de frontosas.

En la naturaleza, se alimenta tanto de pequeños crustáceos, peces o distintas formas de zooplancton, como de algas costeras, por lo que tiene una alimentación omnívora.

Introducción

La frontosa es quizás el cíclido más valorado y emblemático de la acuariofilia relativa a los grandes cíclidos de los lagos africanos. No es de extrañar que su gran tamaño, nobleza y estética llamen la atención a cualquiera que se disponga a mantener este formidable pez

Compatibilidad con otras especies

Uno de los aspectos más críticos para el mantenimiento de las frontosas es el hecho de encontrar compañeros de acuario que posean suficiente tamaño para no ser devorados por el gigante depredador del lago Tanganyka.

Esto quiere decir que ya nos podemos ir olvidando de mantener leleupis, leptosomas (que en su hábitat natural son su principal fuente de alimentación), julidochromis pequeños (ornatus, transcriptus y dickfeldi), multifasciatus, brevis y demás cíclidos pequeños o de forma cilindrica. Como es lógico, tampoco los deberemos poner con otros peces que no sean exclusivamente cíclidos del lago Tanganyka, ya que no es una criatura para ser mantenida en un acuario comunitario y requiere de los parámetros químicos de los lagos africanos.

Con otros cíclidos que no sean del tamaño de su bocaza, como por ejemplo cyathopharynx, ophthalmotilapia, tropheus grandes o xenotilapias, se llevara bien y no se muestra para nada, como un cíclido agresivo y se mostrará como un gigante pacífico y tranquilo.

Reproducción

Ver 0.30N

El macho, cuando está dispuesto a aparearse localiza un lugar que le guste, este lugar normalmente está ubicado entre dos grandes piedras o rocas y allí empezará a excavar y a construir un nido que le servirá como reclamo a las hembras. Dado que el nido suele estar ubicado entre piedras, conviene que estas toquen el suelo del acuario para que así no corramos el riesgo de que se desequilibren al quitar la arena del fondo y maten a la frontosa aplastándola o lo que sería aún peor: romper el cristal.

Dado que el grupo ideal para reproducir frontosas consiste en un grupo de 1 macho por cada 3/4 hembras, el macho intentará seducir a cualquier hembra receptiva desde el nido, iniciando así un ritual de cortejo que consiste en movimientos espálmicos y vibratorios para llamar la atención, a su vez que cambia su coloración y se vuelve mucho más activo. Una vez que alguna hembra se decida, se pasarán un tiempo dando vueltas uno detrás de otro de tal manera de que la hembra vaya soltando los huevos, para que el macho los fertilice a la media vuelta y a la vuelta entera la hembra los recoja en su boca, para incubarlos dentro de ella durante algo más de un mes; el número de alevines depende de la edad y tamaño de la madre.

Sexado

Es una tarea bastante compleja el distinguir el frontosa macho de la hembra, pero por norma general el macho tiene la joroba mucho más desarrollada que la hembra (aunque se han dado casos de hembras con una gran joroba craneal), el macho también tiene los filamentos de las aletas pectorales y caudal bastante más largas y filamentosas que la hembra y por último el macho suele ser de mayor tamaño.

Blue_Zaire

Alimentación

La alimentación de las frontosas supone toda una gozada para los ojos, pues agradeceran cualquier clase de comida, que devorarán con su enorme boca como los buenos depredadores que realmente son. Aún así, lo mejor será programar una buena dieta que impida que se desarrollen carencias nutritivas.

Lo mejor para esto es proporcionar a nuestras frontosas un menú a base de granulado o comida en sticks especiales para grandes cíclidos (estos últimos especialmentes recomendables), con un soporte de larvas de mosquito, tubifex, dapnia, artemia y mysis, pasando por un soporte vegetal como una hoja de lechuga escaldada o preferiblemente algún compuesto con algas spirulinas. A la vez podemos proporcionarles alguna sorpresa como mejillones, almejas, colas de gamba crudas, trozos de calamar o sepia; personalmente no aconsejo el uso de carnes procedentes de animales terrestres (vacuno, porcino, ovino…) pues son carnes ricas en grasas y proteinas que pueden perjudicar a la frontosa, de tal manera de provocar la esterilidad debido a un exceso de grasas.