chelmon_rostratu
Chelmon Rostratu

Introducción

El chelmon rostratus es un pez del que se dice vulgarmente que es sólo para aficcionados experimentados y que no es apto para los acuarios de arrecife.   Todo esto es muy relativo y no tiene porqué ser siempre verdad: Al rostratus   se dice “delicado” más que nada por su alimentación, si nos fijamos   en su morfología, no podremos evitar fijarnos en su alargada nariz, adaptada   para recoger la comida dentro de las pequeñas cavidades de las rocas   (generalmente pequeños invertebrados), por lo que deberemos tener en   cuenta esto para nuestro acuario y problema solucionado, por lo que hace a los   parámetros químicos, conviene dejar el amoniaco y el nitrito a   0, y el nitrato lo más bajo posible (como en los demás peces).   Respecto al hecho de no ser adecuado para el acuario de arrecife, sencillamente   diré que el mío jamás ha osado tocar ningún invertebrado   y eso no es difícil de comprobar: volvamos a fijarnos en su alargado   hocico ¿alguien piensa que este fascinante pez ha evolucionado así   para alimentarse de invertebrados? ¿se parece en nada su boca con el   de un pomacanthus o un ballesta?. Lo que si es cierto, es que en ocasiones los   ejemplares adultos han llegado a estropear pólipos de coral, pero si   nuestros ejemplares de chelmon rostratus son jóvenes, no desarrollarán   esta actitud en nuestros acuarios. Estas características del rostratus,   no se parecen en nada con el resto de peces mariposa, por lo que se podría   decir que el Chelmon rostratus es el único mariposa apto para un acuario   de arrecife.

Chelmon Rostratus

Además de ser un pez barato, es sumamente hermoso, con el cuerpo blanco   plateado y unas elegantes rayas verticales naranjas, rematado con ese punto   negro de la parte trasera o “falso ojo” que sirve para despistar a   sus enemigos con una maniobra, al creérse estos que la parte posterior   del pez es realmente la cabeza. La pregunta de porqué nos encontramos   con un pez grande y bonito que sea incomprensiblemente barato, es porqué   en su hábitat natural hay tantos, tantos, pero tantos, que se les aprovecha   para hacer con ellos pienso para animales.

Compatibilidad

chelmon_rostratu1Así como se ha dicho, el Chelmon rostratus es un pez indicado para formar   parte de un acuario de arrecife, pero para asegurar mejor el tiro, sería   preferible si consiguiesemos peces jóvenes en vez de adultos. El Chelmon   rostratus, como casi todos los peces relativamente grandes (puede hacerse de   casi 17 cm), mantiene unas buenas relaciones extraespecíficas, pero no   interespecíficas, lo que quiere decir que no tendrá jamás   ningún problema con otros peces, pero si los tendrá con otro ejemplar   de su misma especie, pues es fuertemente agresivo hacía sus congéneres   y lo demostraría erizando las espinas de su aleta dorsal y atacando con   éstas los posibles intrusos de su territorio; dicha técnica de   ataque es utilizada por todos los peces mariposa, pero son los rostratus, los   que mejor la saben usar.

Es interesante hacer especial hicapié, en el hecho de comentar que el   chelmon rostratus puede convivir con peces mucho más pequeños que él, aunque sean damiselas o pequeños payasos; ya que el hecho   de ser mucho más grande que ellos, no será motivo de depredación,   ya que su boca es tan diminuta, que ni el menor de los peces de arrecife le   cabría.

Alimentación

Bueno… vale… Estamos ante la verdadera razón por la que mucha gente   afirma que el chelmon rostratus es delicado y sólo apto para expertos:   la alimentación. Si recordamos lo que se ha citado sobre la forma de   la boca, sabremos que principalmente comerá sobre la roca, así   que el único secreto para incitarle a comer es colocar la comida sobre   la roca viva del acuario; lo que yo hice para iniciarlo a comer, fue coger una   jeringuilla y recoger artemia congelada para colocarla sobre la roca; La respuesta   fué sorprendente: mi ejemplar comió desde el primer día,   picoteando su alimento sobre las piedras, cuando había leído que   como mucho comería 2 o 3 días después de adquirirlo o que   quizás no llegara a comer nunca. Al día siguiente ya comía   artemia congelada en suspensión (sin llegar a estar sobre la roca) y   una semana después hasta comía alimento