Autor: Eduardo Barragán

 

HISTORIA

 

Canario
Canario

El canario que actualmente conocemos proviene en sus orígenes de pájaros silvestres oriundos de las Islas Madeira y Canarias, de ahí su denominación de Canarios.

Fueron los conquistadores españoles los que primero trajeron esos pájaros, con plumas de colores verdes, amarillas, negras y marrones, a la península Ibérica   en el siglo XV. En un principio, fueron monjes los que se especializaron en   el arte de la “Canaricultura” y comenzaron a criarlos y a educar su melodioso canto. Pronto, surgió la comercilización de los canarios que eran muy apreciados entre los señores de las más alta aristocracia, y su expansión por todo el mundo   fue imparable desde ese momento.

Desde España, los canarios se distribuyeron por los distintos lugares de Europa; fue entonces cuando comenzaron a diversificarse las distintas razas de canarios, cada una, oriunda de un lugar distinto. Primero llegaron a Italia, gracias al   hundimiento de un barco de bandera española cerca de las costas de Venecia, el cual transportaba multitud de estas aves. A continuación se produjo la expansión hacia el Norte, concretamente a Alemania. Fue, allí, en las cordilleras del   “Harc” donde comenzó a criarse una de las razas de canarios de canto más conocidas, el Harzer.

Los canarios también “conquistaron” el Nuevo Continente, hacia donde se efectuaron grandes exportaciones de ejemplares, sobre todo alrededor de la segunda mitad   del siglo XVI. También a mediados del mismo siglo el canario se introdujo en Inglaterra, en cuya zona de Norwich se consiguió la raza de canarios conocidas con el mismo nombre.

Un poco más tarde, en el siglo XVII, el canario llegó a Francia. El canario se extendió por toda la tierra, alegrando a todos los que escuchaban su melodioso canto y dejando fascinados a todos los que veían sus vivos plumajes de colores.

A España le cabe el orgullo de que un pájaro genuino de su territorio haya alcanzado semejante propagación, junto con la admiración mundial, lo que la sitúa a la cabeza de la canaricultura en la Tierra.

CARACTERISTICAS

Canario amarillo
Canario amarillo

 

 

Nombre Científico: Serinus Canarius

Nombre Vulgar: Canario

Clase: Aves Orden: Paseriformes

Familia: Fringílidos

Familiares Cercanos: Pinzón Vulgar (Fringilla coelebs), Verderón Común   (Carduelis chloris), Jilguero (Carduelis Carduelis).

 

 

 

Descripción de la Especie

El canario tiene aproximadamente una longitud media de unos 16 centímetros. Posee un pico cónico y más bien corto, sin llamar demasiado la atención. El color de las plumas que recorren todo su cuerpo varia desde el amarillo, pasando   por el verdoso hasta el gris.

El plumaje

Las plumas del canario, como la de todas las aves y los pelos y uñas de los   mamíferos, está compuesta de queratina, que la hace resistente e impermeable. Las plumas están divididas, principalmente, en dos partes bien diferenciadas: la primera de ellas es la varilla central o eje; y la segunda parte son las barbas o flecos, que están distribuidas por toda la varilla central. La multitud de colores que adoptan las plumas se deben a los pigmentos lipocromos y melánicos, y a los diferentes efectos ópticos producidos por la luz. El canario posee tres tipos distintos de plumas, cada uno de ellos con una misión distinta:

  • Coberteras: Recubren la mayor parte del cuerpo, aislando al ave de las condiciones   externas.
  • Remeras: Se encuentran insertadas en las alas y ofrecen resistencia al aire  durante el vuelo. A su vez las plumas remeras se dividen en : Remeras propiamente dichas, largas y estrechas; y coberteras alares, cortas y anchas.
  • Timoneras: Se encuentran insertas en la parte de posterior del canario, que las usa de timón, para dirigir el vuelo, cuando se encuentra en el aire. Órganos sensoriales

Órganos sensoriales

La vista es uno de los órganos más desarrollados, como la mayoría de las aves, debido, principalmente, a la gran cantidad de células visuales que contiene su ojo. Como todos los animales que son presa de otros depredadores de la naturaleza,   el canario tiene los ojos en posición lateral.

Los sentidos del gusto y el olfato están poco desarrollados.

Sistema Respiratorio

Los canarios poseen un sistema respiratorio que está comunicado con los sacos aéreos, que disminuyen el peso del animal durante el vuelo y que también pueden regular la temperatura. Una de sus características principales es que la tráquea   está prolongada hacia la siringe que es el órgano que facilita el canto.

  • La siringe: está formada por una serie de membranas, las cuales, al hacer pasar el aire por ellas producen sonidos. Para hacerlas vibrar hace falta mucha potencia, lo que se consigue con la contracción de los mísculos respiratorios.  La siringe está subdividida en dos fuentes sonoras completamente independientes, lo cual permite emitir simultáneamente varios sonidos a la vez.

Aparato Digestivo

El estómago de los canarios está formado, fundamentalmente, por dos cavidades, las cuales se detallan a continuación: Molleja, sus paredes son musculares y ejercen una enorme fuerza sobre los alimentos que son triturados; la ingestión   de pequeñas piedrecillas también ayudan a la trituración de los alimentos; Estómago Glandular, es el encargado de producir las secreciones que descompondran los alimentos en moléculas para ser digeridas.

La cloaca, es el aparato excretor de los canarios, que además de expulsar los residuos desechados del animal, sirve de aparato reproductor.

RAZAS

Los canarios de razas se dividen en tres grandes grupos:

Canarios de Canto

Una de las cualidades más apreciadas del canario desde el principio, fue su capacidad de imitar otros sonidos y cantarlos por sí mismos. Los canaricultores dedicados a la cría de canarios de canto intentaron influir de manera articial en el mismo, dando lugar a las diferentes razas de canarios de canto:

1. Harzer Roller. Surgió de la mano de canaricultores de la zona del Tirol, quienes lo llevaron a la región de Harz, de la que toma su nombre este tipo   de canarios. El canto de estos ejemplares consta de cuatro estrofas, fundamentalmente,   aunque no vamos a entrar en detalles. A rasgos generales se puede definir de canto dulce, melodioso, sin disonancias, ni estridencias.

2. Malinois o Belga. Toma su nombre de la región belga en la que fue criado, las Malinas. También es llamado “Cantor Acuático”, Waterslager. Su canto consta de 17 estrofas, con tono altos y duros. Ir a Sección Sonidos

3. Timbrado Español. Su canto es más parecido al del originario canario silvestre, lleno de naturalidad y vitalidad. Tiene tonos metálicos y un reportorio de estrofas variado.

4. American Singer. Es una raza de canario, relativamente, joven, que fue criada en Estados Unidos. Posee un canto melodioso y bonito.

Canarios de Color

Los canarios de color se dividen a su vez en dos grandes grupos:

  • Lipocrómicos

Estos ejemplares tienen un pigmento llamado lipocromo que forma todas las plumas de su cuerpo. Los colores principales son el amarillo, naranja, blanco, marfil,… Pueden ser clasificados como:

    • Intenso. El lipocromo se extiende de forma constante sobre todo el plumaje dando un aspecto uniforme.
    • Nevado. Recibe este nombre por el aspecto nevado que producen los lipocromos.
    • Mosaico. Los lipocromos se concentran en la zona facial, hombros, pecho, y espalda.
  • Melánicos

Estos canarios tienen melanina negra o castaña que se juntan formando por el cuerpo del canario estrias y formas características. También pueden ser intenso, nevado o mosaico. Los canarios melánicos se dividen a su vez en dos grandes grupos:

  • Melánicos Clásicos Canarios Oscuros. Canarios Castaños. Canarios Ágata. Canarios Isabel.
  • Nuevos colores melánicos Canarios Pastel. Canarios Ópalo Canarios Topacios Canarios “Satinet”

Canarios de Postura

Lo más importante en la raza de canarios de postura es su aspecto externo. Destacamos a continuación algunas de las razas de canarios de postura:

1. Border Fancy. Es un canario de apariencia encantador. Resulta de fácil reproducción y de canto seductor, cosa que es algo secundaria. Su cabeza es pequeña y redondeada, pico corto y ojos grandes brillantes. Sus alas descienden pegadas al cuerpo   hasta unirse exactamente por las plumas. Tiene unas dimensiones reducidas, no pasa de los 13 centímetros. Su cuerpo permanece semirecto, formando con la caña un ángulo de 60º.

2. Gloster Fancy. Es una variedad moñuda, silueta redondeada y plumaje sumamente sedoso y cerrado. Hay dos tipos de Gloster: el Gloster Corona y el Gloster Consort, sin moño. Tiene un tamaño muy reducido, alrededor de 11 centímetros.

3. Yorkshire. Es un canario de gran tamaño, 19 centímetros de longitud. Recibe   su nombre del condado del que es original en Inglaterra. Su cabeza es grande, y su postura ideal es erecta y marcial, con la parte superior de la cabeza en   línea recta con dorso y cola. Su canto es más delicado que el de otras variedades.

4. Norwich. Es originario de la ciudad de dicho nombre. Hay dos variedades:

  • Norwich Crested: Tiene una gran corona que llega a taparle los ojos. El centro del moño coincide con el centro de la cabeza. Su cabeza es grande y  redondeada. Su plumaje es compacto y abundante.
  • Norwich Plainhead: Tiene unas dimensiones de 15 centímetros , con un cuerpo grueso y robusto. Las plumas son armoniosas y suaves, bien unidas al cuerpo.

5. Rizado Pesado. Los rizados surgieron como consecuencia de una mutación que ocurrió en el siglo pasado, por la cual el canario producía una mayor cantidad de queratina en sus plumas, dando lugar al rizo. Variedades del canario rizado   pesado son el Frissé parisién, Milambianco italiano y Padovano.

6. Rizado ligero. Forman parte de ellos las variedades de Holandeses del Norte, Holandeses del Sur y Gibber Italicus.

Emplazamiento

canario_padovano[1]

La Jaula debe ser un lugar acojedor en el que el canario pueda moverse con facilidad y que a la vez le proporcione un lugar donde resguardarse de las amenazas externas. Debe ser lo más espaciosa posible, para que los canarios puedan ejercitar   sus alas, situada en un lugar donde le dé la luz del sol y que a la vez tenga sombra para que así el pájaro pueda elegir. Las jaulas pueden adquirirse en cualquier tienda especializada, pero hay que evitar aquellas que resulten muy decorativas pero poco prácticas. Los saltadores son una parte fundamental, ya que en ellos se posarán los pájaros, pero que no sean excesivos, puesto que dificultarían su vuelo. Los saltadores deben ser macizos, y no en forma de cañas, para evitar que los pequeños insectos no se refugien en ellos. La jaula debe tener en su parte inferior una bandeja para limpiar con más facilidad los residuos y excrementos de los canarios. Por el fondo de la jaula, en la bandeja, se puede esparcir arena o piedrecillas que absorben los excrementos y facilitan el tener una jaula higiénica.

Los comederos y bebederos más recomendables son los de plástico, evitando en todo lo posible los de madera, que ofrecen cobijo a los pequeños insectos y parásitos. También se puede meter en la jaula una pequeña bañera, para que los pájaros puedan bañarse y refrescarse cuando quieran, ya que son unos amantes del agua. Otro elemento indispensable es el recipiente destinado a los productos cálcicos o caparazón de sepia

Se aconseja, fumigar la jaula con productos destinados a su fin que se pueden encontrar en establecimientos especializados, cada dos semanas, limpiar los excrementos cada semana, y cambiar el agua del bebedero todos los días.

Durante los meses de invierno las hembras y las crías, se pueden soltar en pajareras grandes y espaciosas, donde los canarios podrán volar y desarrollar sus musculos, mientras que los machos se pueden confinar a jaulas más recojidas   donde podrán ejercitar su canto, sin ser molestados. Sólo en época de cría, se juntarán el macho y la hembra para que comiencen la procreación.

Alimentación

Como animales granívoros que son, los Canarios se alimentan fundamentalmente de alpiste. Los granos deberán ser lo más frescos posibles; para saber si lo están se puede introducir en agua una pequeña muestra, y si germinan todas las   semillas es que están frescas. Como mejor se conservan los granos es guardándolos en un sitio seco, oscuro y fresco, en sacos de fibras naturales, y no en bolsas de plástico, botes con tapa o recipientes de cristal cerrados.

El alpiste se suele suministrar mezclado con otras semillas:

  • Negrillo, rico en proteínas vegetales y sobre todo en lípidos.
  • Nabina rojiza, excitante para el canto.
  • Colza, semejante a la nabina
  • Avena mondada, muy alimenticia.
  • Cañamón, muy buscado por lo canarios, ricos en grasa .

Una mezcla de semillas muy usada es la que a continuación se detalla en %:

  • 50% Alpiste
  • 20% Negrillo
  • 10% Nabina rojiza
  • 10% Cañamón
  • 6% Cardillo
  • 2% Avena mondada
  • 2% Lino

Las cantidades pueden variar según el tipo de canario, su actividad, tamaño de la jaula, época del año, etc.

En la época de cría, se les puede proporcionar semillas germinadas, ya que contienen más valor nutritivo, pero hay que tener cuidado, puesto que se ponen mohosos enseguida.

Suministrado junto con el alpiste, dos o tres veces por semana, se les suele dar vegetales frescos como los que se mencionan a continuación:

  • Lechuga, refrescante y rica en vitamina C y ácido fólico.
  • Hojas de col.
  • Zanahoria, rica en vitaminas.
  • Rábanos, fortalecedores y refrescantes.

También se les puede suministrar frutas, como manzana, naranja, plátano…

Como una golosina o distracción también se les puede suministrar unas migas de pan, no con demasiada frecuencia, que comeran con deleite

CRIA

canarios_polluelos[1]

Esta sección es un pequeño manual para aquellos aficionados que se inician en el mundo de la canaricultura.

Para empezar con la cría del canario, es necesario disponer de un lugar apropiado   para la colocación de la jaula de cría. El lugar más indicado es áquel que se   encuentre en un lugar cobijado para los canarios, donde no haya mucho ir y venir   de personas, que molesten demasiado a los progenitores.

La jaula será limpiada a conciencia y fumigada con productos fungicidas, si no queremos problemas más tarde. Todos, absolutamente todos los utensilios que vayamos a utilizar para la cría deberán estar limpios. Lo imprescindible son   los comederos y bebederos, y por supuesto el nido. Con respecto al nido, hay varios a elegir, como pueden ser los cubiertos o sin cubierta; los materiales del nidal en sí mismo, son muy variados, yendo desde el que está fabricado en cuerda de pita hasta los de plástico. Como recomendación para los que empiezan, sugiero los que están realizados con plásticos y que ya vienen recubiertos con los elementos adecuados que proporcionan calor.

Una vez seleccionado el lugar de la jaula y preparado los utensilios, procedermos a elegir a los canarios procreadores. Cuando se empieza esta afición, normalmente no se disponen de muchos ejemplares para criar, por lo que no es necesario realizar   ninguna selección para conseguir unos resultados deseados, como conseguir un color determinado…

Los canarios elegidos deberán estar sanos y que no presenten ninguna discapacidad.

Cuando estamos listos para comenzar, lo primero que hacemos es introducir el   macho en la jaula, para que se acostumbre a ella y la reconozca como territorio suyo (los canarios como la mayoría de las aves son territoriales, y una forma de marcar el territorio es cantar). Dos o tres días después se introduce a la hembra en la jaula de cría. Inmediatamente después el canario macho comenzará a cortejar a la hembra, cantando desenfrenadamente y persiguiéndola.

Es importante vigilar a los canarios, ya que se dan casos en los que se ensarzan en una pelea, al rechazar la hembra al macho. Pero esto es poco frecuente, así que la hembra comenzará en breve la preparación del nido. Esto se observa cuando comienza a buscar por toda la jaula elementos y arrancándose plumas para colocar en el nido. Conviene decir aquí, a los criadores noveles, que no le den excesivo material para la creación del nido, pues será malgastado y habrá una falta de   higiene importante si esos restos se esparcen por la jaula.

Una vez preparado el nido, la hembra comenzará a poner los huevos. Para asegurarnos de que todos los polluelos tendrán las mismas posibilidades al romper el cascarón, iremos retirando los huevos que ponga la hembra y los sustituiremos por otros   de plástico que se pueden encontrar en establecimientos especializados. La puesta   normal son cuatro huevos, aunque pueden ser hasta seis o siete.

Aquí pueden surgir de nuevo problemas, ya que no todas las hembras pueden expulsar el huevo con facilidad. Si esto ocurriera y si no se actúa a tiempo, su vida correría peligro. Los más recomendable en estos casos es acudir a un experto,   aunque se puede intentar ayudarla dándole un suave masaje en la zona abdominal, con sumo cuidado, de lo contrario reventariamos el huevo en el interior de la hembra.

Si todo ha salido bien y la puesta ha sido satisfactoria, una vez puesto el último huevo por la hembra, reemplazaremos los “huevos falsos” por los verdaderos para que la hembra pueda incubarlos.

La hembra sólo saldrá del nido para hacer sus necesidades fuera y tomar un poco de alimento, pero muy poco, ya que el macho se encarga de llevárselo al nido. Durante el período de incubación conviene molestar lo menos posible a   la hembra, solo para mirar el contenido de los mismos con una luz potente para saber si han sido fecundados.

Al decimotercer día de la puesta saldrán los pichones y comenzarán a exigir su alimento. En su dieta diaria no puede faltar la pasta de cría, lechuga, y, por supuesto las mezcla de semillas que utilicemos. También podemos facilitarles la ingestión de vitaminas, ya sea en el agua del bebedero o en la pasta

El crecimiento de los pichones es imparable. Al nacer están solo cubiertos de un ligero plumoncillo, que será reemplazado por las plumas. A las dos o tres semanas los pichones estarán dispuestos a saltar del nido y comenzar a explorar la jaula. En todo momento exigirán el alimento, ya sea a la madre, cuando están en el nido, o al padre cuando ya lo abandonan, con un piar muy característico.

Cuando el nido queda libre, es aconsejable reemplazarlo por uno nuevo, ya que la hembra comenzará en breve una nueva puesta. En algunos casos habrá que colocar otro nido complementario, para las molestas crías que aún no saben comer por   sí solas, y que molestan a la madre en el nido.

Si los pichones han aprendido a partir las semillas de alpiste, estarán dispuestos a abandonar la jaula de cría y pasarlas a otra jaula o voladero para que aprendan a volar y desarrollen sus músculos.

ENFERMEDADES

canario

A continuación se exponen las enfermedades más comunes en los canarios, sus   posibles causas y soluciones:

  • Enfermedades Oculares, que se traducen en ojos llorosos y legañosos. Producidas por las corrientes de aire o la existencia de excesivo humo en el lugar del canario. Se recomienda situar al canario en un lugar donde no haya corrientes de aire.
  • Diarrea o enteritis, que se traduce en la aparición de excrementos acuosos. Un posible tratamiento consiste en verter un poco de terramicina en el agua o administrar al canario una gota de leche hervida y enfriada, varias veces al día.
  • Estreñimiento, deposiciones duras y negras. Suele deberse a una dieta desequilibrada. Posible tratamiento: mezclar unas gotas de aceite de ricino con la yema de un huevo duro y administrarlo al canario en el comedero. Al mismo tiempo se le proporciona abundante verdura.
  • Patas calcificadas, que provocan costras en las patas y en los dedos y escamas córneas ásperas y colgantes. Esta enfermedad se produce cuando hay falta de higiene.
  • Micosis. Producidas por hongos, que atacan principalmente a la piel y a  los órganos respiratorios.
  • Pérdida del canto. Normalmente se produce cuando el canario está mudando. Para acelerar la vuelta al canto, sólo hay que tener muy bien atendido al canario, ofreciéndole abundante comida verde y pepino, que ayuda a la formación de plumas.
  • Pérdida de plumas. Se produce por la falta de aceites que recubren las plumas, y éstas acaban secándose. Para ayudar al canario le podemos añadir un poco de aceite de semillas al bizcocho de huevo y algún cereal a la dieta.
  • Falsa muda. Se debe a una alimentación inadecuada o la incomodidad del pájaro en ambientes poco propicios para él.

Enfermedades Infecciosas:

  • Viruela del Canario. Se transmite de un pájaro a otro, y también a través de insectos chupadores de sangre. Se recomienda vacunar a los canarios contra esa enfermedad a partir de los tres meses.
  • Acariosis. Enfermedad provocada por un arácnido del orden de los ácaros que invade las vías de respiración. Puede provocar lesiones capaces de matar al pájaro. Un remedio para combatirlo es proporcionado al canario productos     aceitosos, como el lino, para que el parásito resbale, pero no siempre funcionan.
  • Ornitosis. Es una enfermedad difícil de diagnosticar, porque no presenta síntomas bien definidos. También es contagiosa para el hombre. Lo más recomendable es llevar el canario al veterinario.