El asesino de «Cooper» se ha declarado culpable

El asesino de «Cooper» se ha declarado culpable

Luis E.M, se ha declarado culpable por el asesinato del cachorro que el mismo había adoptado en una protectora de animales. Las acusaciones populares habían solicitado hasta tres años y ocho meses de cárcel por matar a su perro Cooper, introduciéndole un trapo en la tráquea, que terminó por ahogar al pobre animal.

Los hechos ocurrieron a finales de agosto del 2.018. Como muchos otros perros que sufren abandono Cooper fue adoptado a través de Defensa Animal Valladolid (Defaniva) por el acusado y su exmujer en marzo de 2018. Ambos cónyuges y su hija de seis años residían en la localidad de  Santovenia de Pisuerga (Valladolid).

Lo habitual para una protectora de animales es que se realicen controles a los adoptantes para ver que tal se encuentran los animales que se han dado en adopción y realizarles el seguimiento. En este caso se alertó directamente a la misma porque desde hacía algún tiempo al cachorrillo no se le veía. Fue así como la expresidenta de la asociación y una voluntaria  se acercaron un 29 de agosto a la vivienda. No encontrando nadie allí, decidieron dar una vuelta por los alrededores, encontrando a la exmujer y a su hija en un parque cercano. Tras pedir explicaciones, la exmujer Ráquel F.R. declaró que el perro «no estaba, que se había ido». Al preguntar a la niña, la pequeña afirmó que «estaba muerto en casa». La propia pareja del acusado las llevó hasta su domicilio y señaló donde se encontraba el cachorrillo. Una vez allí comprobaron atónitas como el cuerpo de Cooper se encontraba en la cocina en avanzado estado de descomposición tapado con una manta y un edredón permaneciendo así durante varios meses, en un estado casi momificado,  lleno de larvas y otros insectos.

Antes de avisar a la Guardia Civil para poner en conocimiento los hechos, la hija pequeña del matrimonió relató que Cooper sufría terribles palizas a manos de Luis E.M, militar de profesión. El médico forense ha ratificado que sufre un Trastorno Explosivo Intermitente (TEI) y desde luego lo que asombra es que no se haya detectado en los exámenes bianuales que practican las Fuerzas Armadas.

Defaniva y Libera, han solicitado la pena de tres  años y ocho meses de cárcel para el militar por un delito continuado de maltrato animal y otro de maltrato con resultado de muerte. En un principio también se solicitaba para su exmujer Ráquel F.R. pero a ella se le ha rebajado ya que en su sentencia de divorcio reza que sufría violencia doméstica por parte de Luis E.M.

La abogada del inculpado ha solicitado entre 89 y 45 días de cárcel a sustituir por trabajos en beneficio de la comunidad.

El caso ha quedado visto para sentencia en el Juzgado de lo Penal número 3 de Valladolid.