Descripción 

Agapornis Roseicollis

El Agapornis Roseicollis tiene un tamaño de unos 15 centímetros. El color normal es el   verde, aunque también hay mutaciones azul pastel y amarilla. La cabeza la tienen de color rosa. La hembra se diferencia del macho en que tiene la cabeza   más grande y los colores suelen ser más pálidos. Aún   así es muy difícil reconocer ambos sexos.

 

Alimentación

La base de la alimentación será una mezcla de semillas y pipas.   En la mezcla de semillas tendremos alpiste (40%), mijo (30%), algo de cañamón,   avena. Yo le añado a la mezcla de semillas para periquitos una buena   porción de alpiste. También hay que añadirle pasta de cría,   calcio y arena para la digestión de las semillas. Siempre que se pueda   hay que ofrecerles vegetales, como acelga, lechuga, espinaca, manzana, pera,   naranja, higos chumbos, uvas, zanahorias.

Emplazamiento

Mejor en pajarera que en jaula. Son unos pájaros que vuelan muy bien.   Si lo único que se tiene en la pajarera son pstácidos no se plantará   nada en ella, ya que en poco tiempo lo destrozarían. Si se tienen únicamente   una o dos parejas se podrán introducir en una pajarera que esté   ya bien plantada y que sea bastante grande. Si las plantas las metemos cuando   los pájaros están dentro es poco probable que alguna llegue a   buen término.

Comportamiento

Es un ave bastante agresiva si tiene nidos en la pajarera a su alcance. Por   el contrario, cuando no está en época de reproducción no   suele ser demasiado agresivo hacia otros pájaros. Si se quiere tener   con otros pájaros exóticos pequeños la pajarera deberá   ser bastante grande.

Cría

Tienen a su disposición un nidal de madera de dimensiones 20 x 20 cm.   en la base y 25 centímetros de altura. Hay que proporcionales a los padres   material de construcción del nido como hojas de palmera que ellos roerán   e introducirán en el nido. También se les puede poner ramas de   sauce. Durante la construcción del nido e incubación de los huevos   hay que proporcionarles agua para el baño, ya que así las hembras   se mojarán y controlarán la humedad del nido. Meten hojas (principalmente   de palmera) en el fondo del nidal y recubriendo las paredes. Luego hacen una   cavidad en el centro de las hojas que han puesto y ahí es donde comienzan   a poner. No hacen nidos abovedados y la inspección del nido no resulta   complicada.