Es una pregunta que se plantea mucha gente porque, las personas sudamos por toda nuestra piel, pero ¿quién ha visto sudar alguna vez a un gato? Sus estrategias frente a la canícula estival no son tan evidentes como las humanas, pero damos fe de que los felinos sudan, a su manera. Te contamos los detalles en este post.

¿Tienen glándulas sudoríparas los felinos?

Si vives en compañía de un lindo gatito, te habrás dado cuenta de que, aunque posee un espeso manto de pelo, ofrece una resistencia insólita a las altas temperaturas. Tanto es así, que posiblemente no lo hayas visto sudar jamás.

Aunque apenas suden, los gatos sí tienen glándulas sudoríparas y, además, su sistema de refrigeración es sumamente eficaz.

No tienen tantas, como los humanos, sino que sus glándulas sudoríparas se encuentran en puntos concretos del cuerpo, que se activan, junto a otros recursos, para regular la temperatura corporal.

Los únicos felinos que sudan por la piel son los conocidos popularmente como “gatos sin pelo”. Estas razas, al carecer de un pelaje como el resto de mininos, segregan una cantidad de grasa mayor y sudan por toda la superficie de la piel, como los humanos.

“Curiosamente, existen algunas razas de felinos que sudan por la piel, como el Sphynx o gato esfinge, el Peterbald, o el Don Sphynx”

¿Por dónde sudan los gatos?

¿Qué puede aumentar su temperatura corporal?

Todos asociamos el sudor con el verano, el bochorno y el aumento extremo de las temperaturas, pero hay más motivos por los que un gato puede activar su sistema de liberación del calor corporal.

Principalmente, son:

  • Calor intenso
  • Fiebre
  • Miedo
  • Excitación
  • Estrés
  • Actividad física

En estos casos, el cerebro del felino se moviliza para poner en marcha su particular sistema de refrigeración.

Glándulas sudoríparas y otros mecanismos del sudor
Las glándulas sudoríparas de los gatos están situadas en lugares estratégicos de su organismo:

  • Almohadillas de las patas
  • Barbilla
  • Zona anal
  • Labios
  • Las almohadillas son las zonas principales, por donde los felinos eliminan gran parte del sudor, con ayuda del resto de las partes citadas.

Aunque no los veamos sudar, sí es posible notar que lo hacen, observando el rastro que dejan en el suelo, tras experimentar una de las situaciones proclives al aumento de su temperatura.

Un sistema de refrigeración perfecto
Sudar mediante las patas, barbilla, zona anal y labios, no es la única arma con las que cuentan los felinos para combatir el calor estival. Las glándulas sudoríparas de estas zonas tienen otros aliados para expulsar el exceso de calor de su cuerpo.

Te las explicamos a continuación…

¿Por dónde sudan los gatos?

Lengua y acicalamiento refrescante

Los gatos le dan mucho juego a su potente lengua. No sólo les sirve para atusarse y eliminar el pelo muerto y la suciedad, como comentábamos en nuestro post “¿Cómo evitar que tu gato vomite bolas de pelo?”, sino también para refrescarse cuando el termómetro sube por encima de lo soportable.

Mientras se van acicalando, los gatos lamen su pelaje y, al hacerlo, depositan saliva que se evapora, los refresca y les ayuda a regular su temperatura.

Jadeo regulador de la temperatura
Al jadear, el felino expulsa el calor almacenado en la parte más caliente de su cuerpo, que es su tórax interior. Este calor sale mediante la humedad que se produce en las mucosas de la garganta, la lengua y la boca. Al exhalar el aire húmedo, el proceso de evaporación refresca el cuerpo del animal.

Es cierto que, cuando hablamos de jadeo, todos pensamos en los perros, pero nuestros gatos, en algunas ocasiones, también usan esta táctica, igualmente con el objetivo de refrescarse.

Como este recurso no es demasiado frecuente, si ves que tu gato jadea, atiéndelo enseguida, pues podría estar iniciándose un golpe de calor. Como primer auxilio, ponlo a la sombra y moja sus labios con agua fresca.

Alerta ante el golpe de calor

Sobre el golpe de calor, te recomendamos que leas los síntomas y consejos para prevenirlo y remediarlo, que te dábamos en el artículo: “El golpe de calor en gatos”

Ante cualquier signo sospechoso que observes en tu gato, como el jadeo intenso, la respiración acelerada, el aturdimiento, el aumento del ritmo cardíaco, los temblores, las encías azuladas o vómitos, debes llevarlo con urgencia al veterinario.

¿Qué hacer ante cualquier señal alarmante? Aunque te lo hayamos dicho en el citado post acerca del golpe de calor, insistimos, dada su importancia:

  • Ponlo a resguardo en un lugar fresco y sombreado
  • Recurre a los ventiladores y aire acondicionado, si es posible
  • Ayúdalo a bajar la temperatura con un ligero chorro de agua fresca, nunca helada
  • Moja sus labios con agua fresca y anímalo a beber
  • Empapa su cabeza, cuello, axilas e ingles con agua fresca o con una toalla humedecida
  • Cuando tu gato se estabilice, llévalo rápidamente al veterinario

 

Web:  www.mascoteros.com