testudo
Tortuga – Foto propiedad de: www.testudines.org

La distocia es un problema común en los reptiles. Hay muchas causas diferentes y, en la mayoría de los casos, pasan desapercibidas. Algunos especialistas afirman que la distocia ocurre más a menudo en hembras “primerizas”, hembras que ya han retenido huevos anteriormente y hembras con camadas de huevos infértiles. Este problema puede detectarse en especies vivíparas y ovovivíparas, aunque es menos común que ocurra, quizá porque hay menos de estas especies reproduciéndose en cautiverio en comparación con la cantidad de especies ovíparas.

Una causa general puede ser la imposibilidad de los huevos de paras a través del oviducto y la cloaca. Puede existir una obstrucción, los huevos pueden ser muy grandes o estar mal ubicados, pueden haber problemas en la pelvis o masas obstructivas como abscesos o cálculos.

La distocia también puede ocurrir en ausencia de obstrucciones o malformaciones. En muchos casos, dichas retenciones se deben a uno o más factores como el mal cuidado y mantenimiento, nido o “sitio de puesta” inadecuado o inexistente, temperaturas inadecuadas, dieta pobre y/o escasa (malnutrición), deshidratación y malas condiciones físicas en la hembra. Estos últimos casos son muy frecuentes y fáciles de remediar, en cautiverio.

Los reptiles cautivos llevan una vida muy sedentaria en comparación con sus semejantes en la naturaleza, de modo que carecen de la fuerza y tonicidad muscular suficientes para ubicar los huevos en posición de puesta y de expelerlos “en tiempo y forma” (del primero al último). Nos es raro, por ejemplo, en serpientes, que los últimos dos huevos sean retenidos, a pesar del aparente éxito del resto de la puesta. Por otro lado, las iguanas alojadas en recintos que no permiten el suficiente ejercicio de trepado, tienden a retener sus puestas.

Diagnóstico

Serpientes

En serpientes pequeñas la apariencia de inflamación en el vientre es un signo que indica la existencia de huevos. Es especies grandes como las pitones, los huevos, especialmente los retenidos, son mucho más difíciles de ver.

Esfuerzos prolongados de puesta o nacimiento o prolapsos de cloaca u oviducto son otros signos de distocia. Recientemente, técnicas mejoradas de ultrasonido han resultado muy útiles para determinar la viabilidad de los fetos en serpientes vivíparas.

Lagartos

La causa más común para los lagartos en la falta de un lugar adecuado donde efectuar la puesta. Un lagarto que atraviesa normalmente el período de acarreo de huevos o fetos en gestación no se alimentará, pero estará alerta y activo. Su gracia corporal puede verse comprometida, pero será capaz de moverse, trepar y reposar como siempre. En cambio, un lagarto que sufre de distocia estará letárgico, deprimido y sin reacción. Si el medio de puesta (el material, sea vermiculita, turba, arena, etc. según la especie, que se coloca en el nido para que los huevos sean enterrados) no tiene la consistencia adecuada, el animal puede pasar hora quitando la “suciedad”, luego dando vueltas, tratando de excavar en todo lados. Esta actividad es más frenética, y el animal se pone cada vez más débil y más estresado, a medida que la presión por poner los huevos aumenta. Se hará evidente la tensión, el agotamiento, así como prolapsos de tejido cloacal.

Los lagartos pueden tolerar la distocia por mucho menos tiempo que las serpientes, generalmente es una cuestión de días, por lo que la atención médica especializada debe ser inmediata a la aparición de los síntomas.

Es bueno aclarar que los lagartos pueden poner huevos sin haberse apareado. Por lo que las hembras que están alojadas solas o con otras hembras, sin establecer contacto con un macho, también pueden sufrir de distocia.

Quelonios

distocia1
Cirugía de distocia en una tortuga – Foto propiedad de: elblogdeabritos.wordpress.com

Las masas de huevos son imposibles de detectar por personas si experiencia, y la presencia de uno o dos huevos puede no ser descubierta aún por un experto. La retención es muy difícil de detectar en quelonios debido a su estructura física.

Los rayos X son generalmente la única forma de saber si hay huevos en cuestión. La presencia de otros signos pueden ser señal de alerta y de decisión de la urgencia de resolución. Depresión, tensión y agotamiento, prolapsos y hasta problemas respiratorios.

Tratamiento

La instigación antes de tiempo puede causar más daño a la hembra y a los huevos. Sin embargo, retardarse con el diagnóstico o el tratamiento puede ser terriblemente dañino.

Una vez que la hembra comienza pero no logra completar la puesta o el nacimiento, debe ser tratada dentro de las 48 horas posteriores. Algunas hembras completan la puesta o el nacimiento luego de una pausa, pero generalmente dentro de las 48 horas.

Manipulación Física

Una forma común de inducir la puesta es masajear suave pero firmemente los huevos hacia fuera, uno por uno, deslizando el dedo por el abdomen. Este método es arriesgado, ya que pueden romperse los huevos y causar la muerte de la hembra.

Estimulación Hormonal

Ciertas hormonas han sido usadas para provocar las contracciones del oviducto. Esto no es efectivo, y puede ser muy peligroso, en hembras que sufren de malformaciones de la pelvis o el oviducto o que tienen huevos o fetos malformados, mal ubicados o demasiado grandes.

El uso de oxitocina (la hormona más usada) en dichos casos puede producir la ruptura de los huevos o del oviducto, hemorragias y hasta la muerte. La eficacia de la oxitocina en términos generales varía según las especies y es más efectiva si se administra dentro de las primeras 48 horas.

La efectividad de la oxitocina se incrementa con la provisión de las temperaturas adecuadas, de modo que la hembra esté en un recinto con la temperatura ideal para su especie. Esta hormona es más efectiva en quelonios, menos efectiva en lagartos y muy poco efectiva en serpientes.

La arginina vasotocina , una forma menos efectiva pero más estable de la hormona, es la oxitocina natural de los reptiles. Es, sin embargo más efectiva que la oxitocina pero solo se encuentra disponible como una droga de experimentación y es muy costosa.

Aspiración

Otro tratamiento consiste en insertar una aguja en el huevo y aspirar su contenido líquido. El resultado es un huevo mucho más pequeño que será más fácil de pasar por el oviducto y la cloaca. Puede usarse oxitocina para comenzar las contracciones si no comienzan por sí solas en un par de horas, o incluso un par de días.

Este procedimiento debe realizarse dentro de las 48 horas del cese de los intentos de puesta natural. Después de ese corto período, el contenido del huevo empieza a endurecerse y hace la aspiración imposible.

Si los huevos no son expedidos dentro de las 48 horas posteriores a la aspiración, deberán ser removidos quirúrgicamente.

Cirugía

Si los intentos de inducir la puesta han fallado, el reptil debe ser anestesiado para la remoción quirúrgica de los huevos o fetos. Antes de cortar, se hará un intento final de manipular los huevos manualmente, ya que el riesgo en dicha situación es reducido debido a la relajación de los músculos del oviducto por la anestesia. Como antes, se deberá tener muchísimo cuidado para no causar daños.

Dependiendo de lo que se halle adentro, solo serán removidos los huevos, o parte o la totalidad de los tejidos reproductivos. Si no hay intenciones de que la hembra vuelva a reproducirse, el dueño puede desear que se realice una ovariosaliengectomía para evitar futuros problemas.

Los quelonios presentan dificultades adicionales. La forma más rápida y efectivo de retirar los huevos es abriendo el caparazón, que es cortado y luego vuelto a pegar.

Viabilidad de huevos o fetos removidos

Los huevos fértiles removidos con oxitocina de hembras no distócicas han sido incubados satisfactoriamente. Los huevos de hembras que generalmente sufren de distocia, generalmente no han progresado.

Entre líneas…

El factor más importante que determina la supervivencia post-retención de la hembra es su estado físico general. Muchas se encuentran severamente debilitadas como resultado de la distocia. Aquellas que comenzaron saludables, en buen estado nutricional, bien hidratadas y físicamente fuertes tendrán más posibilidades de recuperación.

Los ejemplares que hayan tenido solo uno de sus tractos reproductivos removidos, podrán casi con seguridad reproducirse en el futuro.

Por otra parte, los procedimientos que describimos anteriormente, no deben ser llevados a cabo por el dueño, sino por un veterinario especializado.

por Melissa Kaplan

Autor:  María Laura  Cometta  Página Web: » Reptil Baires