GatoLa descalcificación felina es una enfermedad que afecta a gatitos pequeños en desarrollo hasta el año de vida y se observa con frecuencia en pacientes de 1 a 6 meses; generalmente está asociada a una deficiencia de Calcio en la dieta y una nutrición inadecuada de la madre durante la preñez y la lactancia.

 

Muchas veces a partir del momento que el gatito comienza a comer solo (25 a 30 días), por falta de información adecuada y no por mala voluntad, se le administra como alimento solamente carne picada y leche. La carne tiene muy poco Calcio, aunque la leche es rica en ese mineral para compensar la deficiencia dada por la carne, el animal debería consumir 1/2 litro de leche por día, alternativa imposible tanto en un gato pequeño como adulto. Por consiguiente esa deficiencia de Calcio en la dieta y sumando una mala nutrición de la madre durante la gestación y lactancia es muy probable que el gatito manifieste un cuadro de descalcificación que se traduce en un andar vacilante, temblores, dolor al caminar o saltar, todo esto se debe a que el organismo extrae Calcio de los huesos para otras funciones, debilitando los mismos que se manifiesta con los signos anteriormente nombrados.

Lo más grave de esta patología es que en algunos casos se descalcifican las vértebras de la columna produciendo desplazamientos vertebrales con la consecuencia de una parálisis que en muchos casos es irreversible y lleva a la eutanasia del animal, también en gatitas hembras existe una mala calcificación de los huesos de la pelvis, quedando ésta más estrecha y el animal se desarrolla con un canal de parto de menos diámetro que el normal y como consecuencia lleva a graves problemas en futuros partos.

Se realiza un tratamiento a base de calcio inyectable, también se desparasita, porque en algunos casos, la presencia de parásitos en el intestino no deja absorber el calcio que se ingiere con la dieta. Generalmente los resultados son favorables, pero es fundamental cambiar la dieta del animal por consiguiente, además de carne y leche, deberá ingerir otros alimentos para que la ración sea más variada y equilibrada como por Ej.: Arroz, polenta, fideos, frutas, verduras, queso blando, sopas, menudos de pollo o un alimento balanceado premium de buena calidad.

Si la dieta no se cambia y sigue comiendo carne y leche, el tratamiento es posible que fracase porque la mejoría será solamente transitoria mientras se medica el animal, o sea para que el gatito se recupere totalmente, además de medicarlo hay que cambiar los hábitos alimentarios en forma urgente.

 

Autor: Mascotia                                                           Web: www.mascotia.com