Autor: Animalls.net

Arena del acuario

fondo-acuario

El acuario ha de ser algo mas que una mera “pecera” en la que algunos ejemplares en mejor o peor estado se mueven lastimeramente a través de un paisaje desolado. La decoración es tan importante como los propios peces a la hora de crear el cuadro viviente que es el acuario. Hay que distinguir por tanto entre los acuarios de cría y los decorativos. Un acuario de cría ha de ser lo más simple posible. Su función es la reproducción y todo aquello que no contribuye positivamente a que esta se lleve a cabo, estorba. Cualquiera que haya visto un acuario de cría puede darse cuenta de que son bastante feos desde el punto de vista de la estética. Sin embargo en los acuarios decorativos las prioridades cambian. Se busca crear un efecto estético bello sin llegar a perjudicar a los peces. Puede ser que aparezcan elementos que no contribuyan de una manera directa al bienestar de los peces, pero tampoco los perjudicarán y ayudarán a crear un buen efecto.

Conceptos generales

Hay una serie de normas que se deben aplicar a cualquier elemento que se introduce en un acuario. El no respetar estas normas puede tener repercusiones nocivas sobre nuestras mascotas, y al fin y al cabo, ellas son lo primero.

  • Nunca hay que introducir elementos superfluos en el acuario que dificulten la labor que llevamos a cabo en él (por ejemplo la limpieza).
  • Cuidado con los elementos que introducimos provenientes de la naturaleza, pueden contener patógenos peligrosos o substancias tóxicas.
  • Cualquier adorno que introduzcamos en un acuario debe de estar perfectamente afianzado. Os sorprenderíais si supierais la de veces que las bonitas formaciones que creamos se vienen a bajo.
  • Como ya hemos dicho la decoración nunca debe de perjudicar a los peces ni dificultar la limpieza o cualquier otra labor necesaria para el acuario

Materiales de fondo

Grava para acuario
Grava para acuario

Grava para acuario

En el mercado podemos encontrar multitud de gravas, en diferentes tamaños, colores y de distintos orígenes, en general se puede decir que hay tres tipos principales de grava para los acuarios:

  • Cuarcita: Es la que más habitualmente encontramos en las tiendas para animales, esta constituida por un tipo de roca cuyo componente principales el cuarzo, que no se degrada por el agua (no altera el PH ni la dureza) y que no libera substancias tóxicas en este. La hay de muy diversos tamaños, desde arena muy fina hasta cascajo bastante grueso (del tamaño de un garbanzo). Se la puede usar tanto en acuarios de agua dulce como en los de agua salada. En general es de color más o menos anaranjado, pero se la encuentra también en color blanco.
  • Lava: Compuesta por fragmentos de lava triturados, de color negro o marrón, también se la puede encontrar en varios tamaños aunque siempre será de grano grueso. No altera la composición del agua ni libera substancias nocivas en ésta. Tiene un grave inconveniente; suele presentar bordes mucho más afilados que la cuarcitas, y en el caso de peces excavadores pueden causar daños. También tiene una gran ventaja: es porosa, lo que permite que en esas porosidades se asienten las bacterias encargadas de transformar el amoniaco, los nitritos y los nitratos, de tal forma que la carga bacteriana por unidad de superficie es mucho mayor a aquellos acuarios en los que se usa cuarcita como material para el fondo.
  • Cascajo de conchas: Apto únicamente para los acuarios de agua salada. Esta compuesta por fragmentos de conchas trituradas. Puesto que esta compuesta por materiales calcáreos (carbonato de calcio) solubles, tiende a endurecer y basificar el agua. Es útil para los acuarios de agua marina por su efecto estético, por actuar como tampón (regula el PH y la dureza del agua marina manteniéndolos en niveles adecuados), y sobre todo, por que es mucho más barata que la arena de coral. Su color es blanco.
  • Arena de coral: Desde el punto de vista estético, la arena de coral es para mi el ideal para cualquier acuario de agua marina. Tiene las mismas ventajas que el cascajo de conchas (efecto tampón), pero su efecto estético es mucho mejor. Nada hay más bonito ni que resalte más los colores de un pez de agua marina que el blanco puro de esta arena. Desgraciadamente es difícil de encontrar, y además terriblemente cara. No nos servirá si usamos un filtro de placas de fondo, puesto que obstruirá las ranuras y no dejaremos circular el agua. Por su color blanco, cualquier resto de suciedad llama mucho la atención. Sólo se puede utilizar en acuarios de agua marina.

Tras exponer los tipos de materiales de fondo pasemos a dar algunos consejos para su utilización.

    • Pese a lo que nos asegure el comerciante, la grava NUNCA esta limpia. Antes de emplear cualquiera de los materiales de fondo antes mencionado hay que lavarlos abundantemente con agua corriente, el método es simple pero engorroso. Se coge un cubo, y se llena hasta una tercera parte de su capacidad con el material a lavar, lo ponemos debajo del grifo y a remover, hasta que el agua que rebose del cubo este totalmente clara. Las gravas gruesas se limpian antes que aquellas de material fino. Recomendamos el uso de agua templada (estar una hora con las manos metidas en agua helada no es agradable).
    • Cuando utilicemos un filtro de placas en el fondo del acuario es esencial que siempre haya una capa de grava de grano grueso inmediatamente por encima de las placas, esto evita obstrucciones y mejora el filtrado.
    • No soy partidario de usar lava en superficie o en acuarios con peces excavadores por las razones ya mencionadas, pero sin embargo es muy útil para formar una capa que cubre los filtros de fondo, y sobre la cual a su vez colocamos cuarcita.
    • Existe una forma de ahorrar dinero y de que el fondo de nuestro acuario marino sea de fina arena blanca, aunque solo es válido si no tenemos un filtro de fondo. De los 7-10 cm de grosor que tiene que tener el fondo, colocamos 5 – 8 cm de cascajo de concha, la cubrimos con una malla plástica de malla muy fina, a ser posible blanca (la que se vende como mosquitero es perfectamente válida) y sobre esta tela plástica colocamos una capa de 2 cm. de arena de coral. Ya tenemos un fondo de arena de coral con un gasto mínimo.
    • Cuando queramos emplear gravas de distintos grosores o distintos materiales, se puede usar la misma solución que se a descrito arriba para evitar que se mezclen, siempre y cuando no haya filtro de fondo (si no la malla retiene la suciedad y disminuye la eficacia del filtro), puesto que la malla llega a taponarse y no deja pasar el agua.
    • Si queremos únicamente una pequeña zona central con arena fina, o una región localizada también existe un método, tendremos que buscar una bandeja de plástico alimentario, cristal u otro material que no se deteriore por estar sumergido, poco profunda y con la forma deseada. Llenamos la bandeja con la arena fina, se deposita una capa de grava en el acuario, en la que enterramos la bandeja, y camuflamos sus bordes con grava hasta que no se vean, ya tenemos una región de arena muy fina en nuestro acuario, donde podremos observar por ejemplo, que nuestras coridoras disfrutan excavando.
    • Como ya hemos dicho el grosor de la capa del fondo ha de ser de 7 a 10 cm, con un decline desde el fondo y los laterales hacia la parte central y frontal, para que los restos se acumulen en esta parte de más fácil acceso. 

Arena para el fondo del acuario

Arena para el fondo del acuario

Lo mejor para el material de fondo de nuestro acuario es comprarlo, puede parecer mucho mejor, si vivimos por ejemplo en una zona de costa, coger arena de la playa, o quizás de un río. Esto no es ni mucho menos recomendable, hay que lavar la arena muchísimas veces para que tenga una calidad adecuada (muchas más que cuando viene preparada), puede contener elementos tóxicos que perjudiquen a nuestros peces, o en el caso de acuarios de agua dulce, restos calcáreos que alteren la composición química del agua. Como dice el dicho, lo barato, a la larga, sale más caro.
No olvidemos que una vez al año deberemos desmontar nuestro acuario y lavar el material de fondo a conciencia.