Sí hay una peculiaridad en todos los felinos, desde los más grandes hasta los más pequeños, es su curiosidad.  Los gatos son seres a los que les encanta cotillear e indagar. Si algo de repente ha aparecido nuevo en su territorio tenderán a observarlo y fisgonear todos sus rincones. En este artículo vamos a ver esas curiosidades y particularidades para conocerles un poquito mejor.

 

Lenguas de gato

 

Curiosidades de los gatos

Nuestros felinos tienen un gran cúmulo de singularidaes para los humanos, no en vano estos «bigotudos» han sido uno de los últimos animales en domesticarse. Actualmente y según la Federación Felina Internacional hay cuarenta y ocho razas diferentes. Desde las de pelo largo o semilargo, a pelo corto, o sin pelo, podemos encontrar las mejores razas de gatos, algunas con mucha historia detrás y otras de reciente creación. Pero da lo mismo si tu bigotudo es de raza o no porque todos ellos son curiosos de por sí. Hay multitud de gatos en adopción que podrán hacerte disfrutar de la misma manera de estos seres tan especiales.

Curiosidades físicas de los gatos

Hay algunas curiosidades físicas de los gatos que son realmente increíbles. Os presentamos algunas de ellas:

Lengua de los gatos

Sentido del olfato

Los gatos tienen alrededor de diecinueve millones de terminaciones nerviosas en sus fosas nasales. Comparadas con los humanos que solo tenemos cinco millones. El sentido del olfato del gato es utilizado para evitar olores amenazantes, así como para su orientación. Su nariz es un patrón único similar a la huella dactilar en humanos.

Lengua del gato

La lengua del gato está cubierta de cientos de espinas puntiagudas que le sirven para su aseo diario ejerciendo la función de como si un cepillo se tratara. Cuando un gato se lava deposita saliva en su cavidad oral humedeciendo con cada lenguetazo su pelaje, refrescándolo y regulando su temperatura corporal. Por otro lado el gato no detecta los sabores dulces. Según algunas investigaciones es debido a que los gatos son carnívoros estrictos, no necesitan comer fruta ni verduras en su dieta.

Bigotes de los gatos

Los bigotes de los gatos también llamados vibrisas se encuentran en las mejillas, encima del labio superior y la mayoría de los felinos posee entre dieciséis y veinticuatro. También aparecen sobre los ojos y en las patas delanteras. Sirven para orientarse, protegerse, así como para comunicarse. Le resultan fundamentales a la hora de calcular una distancia. Un dato interesante es que las vibrisas de los gatos miden exactamente el ancho de su cuerpo. Nunca debemos cortar los bigotes a un gato bajo ningún concepto.

Ojos en los gatos

Ojos de los gatos

Los gatos tienen un campo visual de unos 200 grados, en comparación con el de las personas que es de unos 180 grados. Los ojos de los felinos han evolucionado para que vean entres seis y ocho veces más en la penumbra, no tenemos que olvidar que son cazadores nocturnos. Tienen una  capa de células detrás de la retina llamadas tapetum lucidum que actúan como si fuera un espejo ayudando al gato a incrementar la luminosidad.

Orejas de los gatos

Pueden moverlas de forma independiente una de la otra, incluso si duermen. Están constituidas por veinticinco músculos localizando así cada sonido.

Dedos en los gatos

Los gatos tienen cinco dedos en sus patas delanteras y cuatro en sus traseras. Están provistas de almohadillas que les sirven no solo para apoyarse si no para cerciorarse de la temperatura donde las apoyan y recibir vibraciones.

Particularidades de los gatos

  • Cuando un gato te lame, quiere acicalarte el pelo, te da pequeños mordiscos, frota su cuerpo contra ti es que te considera parte de su familia.
  • Los bigotudos pueden saltar hasta cinco veces su altura de una sola vez y son hábiles escaladores, pero no es así cuando se suben a un árbol. Les resulta fácil esa escalada pero no la bajada. La única raza de gato que sube y baja sin ningún problema es el Bosque de Noruega o gato de los vikingos.
Bosque de Noruega
Bosque de Noruega
  • Si tu gato te trae un ratón muerto, una lagartija etc. lo que te está trayendo es un «regalo». En la naturaleza «mama gata, tigresa, leona, ocelote, pantera» lleva presas a sus cachorros para que se alimenten. Este es un comportamiento heredado de su naturaleza. No castigues a tu gato por esto. Si no quieres que realice esta acción, simplemente no le dejes salir de casa.
  • A los gatos les encanta estar limpios y presentables. Se pasan una gran parte del tiempo haciéndolo y para ellos es un placer. ¿Pero entonces por qué no les gusta el agua? La respuesta es bien sencilla. Dado sus orígenes africanos no han tenido mucho contacto con el líquido elemento y además cuando se mojan pierden parte de su olor. Para ellos conservarlo es fundamental, y perderlo aunque sea momentáneamente no es algo que les guste demasiado. Por otro lado cuando un gato se moja tarda bastante tiempo en secarse porque el manto no les aisla del agua como en otros animales, por eso también les resulta incómodo. Aunque hay razas como el Bosque de Noruega, el Maine Coon, el Van Turco o el gato siberiano que adoran el agua.

 

Autora: Antonia Villalba