Imagen: Eirik Newth

Un gato que no come lo suficiente puede padecer problemas de salud. Mientras, un felino que ingiere más alimento del necesario sufrirá sobrepeso. La pregunta parece sencilla, pero contestarla puede no serlo tanto: ¿cuántas veces al día hay que alimentar a un gato? La respuesta, explican los expertos, depende de la edad del felino, de su estado de salud, así como si hay más de un animal en casa. Este artículo ofrece diez sencillas claves para no fallar.

¿Cuántas veces debe comer el gato al día?

Dejar la comida siempre a disposición del gato es complicado en felinos glotones y casas con más animales

Un gato que no come la cantidad suficiente de nutrientes, o que ingiere un alimento poco apropiado para su edad, actividad física y estado de salud, puede tener problemas para mantenerse sano. Por su parte, un felino que ingiere más calorías de las necesarias corre un riesgo serio de padecer sobrepeso y, con el tiempo, obesidad felina (alrededor del 58% de los gatos urbanos superan su peso saludable, según la Asociación para la Prevención de la Obesidad en los Animales de Compañía).

El primer paso para garantizar el bienestar felino es, por tanto, elegir la comida apropiada: hay comidas para cachorros, alimentos para gatos adultos e, incluso, productos pensados para felinos con problemas de sobrepeso o determinadas enfermedades.

Pero, una vez se ha seleccionada la alimentación apropiada para nuestro compañero de cuatro patas, la pregunta que surge es: ¿cuántas veces al día hay que alimentar al gato?

Comida siempre a disposición del gato, ¿una buena idea?

Imagen: Jamie McCaffrey

La pregunta parece sencilla, pero la respuesta puede no serlo tanto. “Muchos dueños optan por dejar el alimento del gato siempre a disposición del felino; de modo que sea él quien se administre a lo largo del día”, afirma la veterinaria Patricia González.

Un gato que mantiene su peso saludable puede tener a su alcance siempre el cuenco con sus croquetas. El alimento felino, sin embargo, debe mantenerse en buenas condiciones, por lo que habrá que rellenar el cuenco del peludo comensal cada día. Sin olvidar de acompañarlo con un recipiente de agua fresca y limpia para el gato.

Pero, ¿qué pasa cuando esta opción no funciona? “Dejar la comida siempre al alcance del gato puede no es tan buena idea en ocasiones, ya que será más complicado controlar la cantidad de alimento que ingiere y será fácil que se sobrealimente”, dice González.

Además, si hay más de un felino en casa, es normal que uno siempre coma más que los demás; por lo que tendrá riesgo de sufrir sobrepeso. Un felino que se alimenta por encima de sus necesidades necesita un control sobre la cantidad de vianda que ingiere.

El número de comidas del gato: una cuestión de edad

Un cachorro de gato necesita tres comidas diarias, y un alimento específico para crías, que cubra sus altas necesidades nutricionales

La edad del gato es importante antes de decidir cuántas raciones diarias de alimento se ofrece al felino. Los cachorros de gato tienen un requerimiento nutricional mayor por kilo de peso, si se compara con un animal adulto. La razón reside en las altas exigencias nutricionales que les implica el crecimiento.

Esto explica que una cría de gato precise comer más de una vez durante la jornada. “Los cachorros necesitan alimentarse tres veces al día, al menos hasta que cumplen los seis meses”, añade Kallfelz. El pequeño gato necesita más calorías, grasas, proteínas, vitaminas y minerales para desarrollarse sano. Una deficiente alimentación (por falta de calidad o de cantidad) se hará notar pronto en el cachorro.

El número de comidas que hace un felino cachorro puede, no obstante, reducirse de forma paulatina a medida que crece. “Pero el alimento específico para crías debe mantenerse hasta que alcance su madurez; es decir, hasta que cumpla los nueve meses o el año de edad”, añade el veterinario John Bukowski, autor del manual ‘Merck’ de salud animal.

Y, ¿qué pasa con los gatos adultos? Un felino a partir de los seis meses tendrá suficiente con ingerir alimento dos veces durante la jornada, siempre que su ración diaria de comida se respete. Lo mismo ocurre con los felinos mayores o senior, a partir de los siete años de edad. Para ellos, también es bastante ingerir dos raciones de alimento.

No obstante, conviene tener en cuenta que “un gato glotón se sentirá menos ansioso si come varias veces al día, pero en menor cantidad”, advierte, por su parte, el nutricionista felino Francis Kallfelz, de la Universidad de Cornell (EE.UU.)

Una última precaución: antes de repartir la comida del gato en distintas raciones distribuidas a lo largo del día es importante saber cuánta cantidad debe ingerir el felino. Esta relevante información debe consultarse en la etiqueta del alimento para gatos, donde suele especificarse. El veterinario, además, será una referencia y ayuda, también, en este sentido.

¿Cuántas veces debe comer un gato? Diez claves

1. Un cachorro de gato precisa alimentarse, al menos, tres veces al día (cada ocho horas). Su comida, además, debe ser específica para felinos menores de un año.

2. Un gato adulto o senior (a partir de siete años) tiene suficiente con comer dos veces al día, con una separación de entre ocho y doce horas. Hay que vigilar que la ración de alimento diaria recomendada se reparta del modo adecuado.

3. La opción de dejar la comida del gato siempre a disposición del felino puede ser válida; pero hay que vigilar que el animal mantiene su peso saludable y llenar el cuenco con croquetas cada día.

4. La enfermedad del gato, como la diabetes felina, puede implicar que el animal precise alimentarse con mayor frecuencia. El veterinario será el mejor consejero en este caso.

5. Un gato convaleciente tras una operación o enfermedad también puede precisar alimentarse con mayor frecuencia; y es posible que necesite una comida específica.

6. La hora más apropiada para alimentar al gato puede adaptarse a nuestra propia agenda familiar: la mañana es un buen momento y, también por la noche, cuando el hogar está más tranquilo.

7. El alimento del gato debe ser ofrecido en un lugar tranquilo, libre del paso del resto de los habitantes del hogar.

8. Los horarios de comida del felino deben ser respetados: de este modo, será más fácil frenar su ansiedad y le ayudará a sentirse más relajado.

9. En casas con más de un gato es importante establecer un horario de comidas y respetarlo. También habrá que controlar que cada felino acuda a su cuenco, para evitar que uno de los amigos de cuatro patas coma más de lo que necesita.

10. El veterinario será una ayuda para elegir la comida que mejor se adapte al felino (según su edad, salud, requerimientos especiales), así como para controlar la cantidad y raciones diarias de alimento que precisa.

Autor: Eva San Martín                                                     Web: www.consumer.es