Autor:  Jesús  Gónzalez

Barbo Tigre
Barbo Tigre

El barbo tigre (Capoeta Tetrazona) es, sin duda alguna, el barbo más sencillo  de tener en un acuario como mascota y el más fácil de reproducir. El único problema que podemos tener en el acuario comunitario, es debido al caracter demasiado  activo de este barbo que puede llegar a intimidar a cualquier pez de cualquier  tamaño (incluidas las coridoras) produciendoles un estrés que puede degenerar en enfermedades. Para la cría de esta especie se requiere un  acuario específico y seguir estos pasos:

Este barbo en particular se reproduce por parejas por lo que el primer paso consiste en diferenciar los machos de las hembras. En las hembras el color amarillo es más pálido mientras que en los machos es intenso y anaranjado,  además la aleta dorsal en los machos es negra y naranja con el borde naranja rojizo y las dos anales totalmente anaranjadas, mientras que en las hembras la dorsal es negra, naranja y con el borde transparente y las dos anales son naranjas con el borde transparente. Se les puede distinguir tambien porque la hembra es un poco más gorda, y por el caracter que mantinen en la vida del acuario, porque los machos estan todo el dia compitiendo y peleandose boca con boca, mientras que las hembras se mantienen al margen.

El acuario mínimo para la reproducción de estos barbos es uno de unos 10 litros y con un agua a una temperatura de 26°C, pH=6,5 ,dGH menor de 5 y un dKH hasta 1 grado. Se le debe colocar una rejilla en el fondo para proteger los huevos de los progenitores. Incluiremos una mopas, plantas (musgo de Java) o cualquier utensilio parecido, en el que puedan apoyarse los adultos durante la freza. No colocaremos filtro en esta fase.

A su debido tiempo se introducen la pareja de adultos. La freza se producira   durante el mismo dia o al dia siguiente. El ritual consiste en una persecución   del macho a la hembra, para atraerla hacia la planta donde los dos al unisono colocarán los huevos (parece como si los dos se rascasen contra la planta a la vez), que son amarillentos y pegajosos,se quedan adheridos a la planta o caen al fondo. Una vez que se acabe la puesta, hay que retirar a los padres.

Los huevos eclosionarán a las 36 horas. Y los alevines se alimentarán del saco vitelino. Cuando este desaparezca se alimentarán con nauplios de artemia, o copépodos. En esta fase se coloca algún sistema de filtración suave como un filtro de esponja, por ejemplo.

Crecen muy rápido.A las dos semanas ya miden 1 cm y se les distinguen   perfectamente las rayas. Además, como son voraces, se les puede cambiar el alimento a la semana de empezar con las artemias, por uno en escamas para   alevines o escamas muy troceadas.

A los 3 meses y medio ya son adultos y han alcanzado la mitad del tamaño de uno totalmente desarrollado, pudiendo reproducirse de nuevo entre ellos.