¿Tienes un felino que vive dentro de casa? Si deseas conservar tus enseres impecables, debes saber que, además de los rascadores, tu minino necesitará un corte de uñas periódico. Si sale escopeteado al ver el cortaúñas, no te rindas, en este post te explicamos cómo vencer su resistencia y lograr una “pedicura” perfecta.

7 consejos para cortarle las uñas al gato

Algunas personas pueden pensar que cortarle las uñas a un felino es como pretender ponerle el cascabel al gato, por la valentía que hay que tener para enfrentarse en una batalla, cuyo vencedor seguro que sería el animal.

Pero, no se trata de una pelea, sino de un reto en el que la estrategia, la paciencia, el cariño y la información son las claves fundamentales del éxito. Lee atentamente las siguientes recomendacionesy verás que la hipotética batalla pronto se convierte en un campo de plumas.

    • 1. Frecuencia con la que deben cortarse las uñas

Se calcula que un gato, que vive en el interior de la casa, puede necesitar un corte de uñas cada 2 o 3 semanas, aproximadamente, aunque todo dependerá de la edad y de los hábitos de rascado que tenga el minino. Conviene que el tiempo de aseo del felino no se prolongue demasiado para evitar que se ponga nervioso. En general, tras la preparación, a base de mimos y caricias, con unos 10 minutos será suficiente, pero todo depende de la actitud del gato.

Si vemos que, con sus gestos y maullidos nos está diciendo: ¡basta!, tendremos que parar y continuar en otro momento. Así evitaremos cualquier incidente, como que te muerda, te arañe o le cortes más de lo debido.

“En el caso de que tu gato pase la mayor parte del día fuera de casa,
es desaconsejable cortarle las uñas, son su medio de defensa
para hacer frente a cualquier peligro”

    • 2. Elige un cortaúñas específico

Es muy importante que escojas un cortaúñas especial para gatos. Nunca utilices unas tijeras o un cortaúñas convencional, ya que podrías partir sus uñas o dañarlo. Con los accesorios específicos, conseguirás que el corte sea más fácil y efectivo.

    • 3. Corte de uñas: un momento agradable

Es fundamental que el gato asocie el corte de uñas con algo que le resulte agradable. Para conseguir la confianza de nuestro minino, una buena táctica es dedicar unos minutos al día a tomar entre nuestras manos sus patitas y acariciarlas, así no le pillará de sorpresa cuando tengas que cogerlas para cortarle las uñas.

Gato escondido

Es imprescindible que tu gato se encuentre relajado y cómodo, y qué mejor que colocarlo sentado en nuestro regazo. Mantenlo en esta postura firmemente, pero sin apretarlo, bajo tu brazo izquierdo. Luego, coge la patita del felino con la mano izquierda y el cortaúñas con la derecha; si eres zurdo, la posición será a la inversa.

Verás como poco a poco, el felino se irá familiarizando con esta postura idónea y aceptará de buen grado la manipulación de sus patitas.

    •  4. Dieciocho uñas para cortar

Los felinos tienen 18 dedos y 18 uñas; es decir, cinco en las 2 patas delanteras y cuatro en las 2 traseras.

En realidad, las uñas de los gatos son extensiones desarrolladas de la piel, sobre la tercera falange de cada dedo. De ahí el cuidado que debemos tener a la hora de cortarlas, pues sobrepasarse sería como cortar un trozo de la piel.

Podemos empezar haciendo un simulacro de pedicura, presionando suavemente en cada dedo del minino y luego ofreciéndole un premio. Teniendo esto claro, ya podemos poner en marcha el proceso de aseo de nuestro gato.

    • 5. Sesión de corte

Si es la primera vez, conviene que antes consultes con tu veterinario o peluquería canina, y que te enseñen in situ la forma correcta de cortar las uñas a tu gato.

Empezaremos tomando uno a uno los dedos del gato y los masajearemos con suavidad, hasta que veamos que se encuentra relajado. Seguidamente, haremos una ligera presión sobre la almohadilla de una de las patitas hasta que aparezca la uña, que, al ser retráctil permanecía escondida. Esta presión la haremos con el pulgar, mientras ponemos el dedo índice en la parte posterior de la patita del gato.

Corta únicamente la punta afilada transparente de la uña del minino y vigila que no toques la raíz rosada del interior. Esta zona viva se llama hiponiquio y contiene vasos sanguíneos y nervios. Para curarnos en salud, siempre es mejor cortar menos de la cuenta que sobrepasarse.

En caso de dolor por parte de tu gato o de alguna anomalía en sus uñas o patitas, acude al veterinario.

    • 6. Remedios contra el sangrado

Es difícil que ocurra si hemos tomado las medidas preventivas pero, al cortar una uña, si ves sangre, mantén la calma y aplica los siguientes remedios antihemorrágicos y cicatrizantes.

      • Debes tener en el botiquín de tu gato: barritas de nitrato de plata o polvo estíptico y algodón.
      • Sujeta con firmeza a tu gato; ponle una pizca de nitrato de plata o polvo estíptico en el borde de la uña y presiona por unos segundos con una bolita de algodón.
      • Encontrarás estos remedios en tiendas veterinarias o farmacias.
      • Si ves que la hemorragia persistelleva enseguida a tu gato al veterinario.
    •  7. La importancia de los rascadores

El hecho de cortarle las uñas a tu gato, con cierta periodicidad, no quita que deba tener sus rascadores, situados en lugares estratégicos del hogar. Los rascadores son imprescindibles para que los felinos puedan comunicarse, limarse las uñas, eliminar el estrés, estirar los músculos y dar rienda suelta a sus instintos cazadores.

Entre los consejos y los rascadores, seguro que verás a tu gato hecho un pincel.

Web: www.mascoteros.com/blog