Adquirir un animal siempre es una responsabilidad de la que debemos saber hacernos cargo antes de querer contar con una nueva mascota en casa. Esto ocurre con cualquier tipo de animal, pues todos tienen sus particularidades y características que hay que atender.

En este caso, el agapornis es un ave muy valorada en nuestro país, pues son verdaderamente llamativos por sus colores, que varían entre unos tonos verdes hasta amarillos o rojizos, y por ser unos ‘pequeños loros’ muy curiosos que llenarán de alegría cualquier hogar.

 

Agapornis pareja

 

Estos animales tienen unos cuidados específicos. Cuando son muy pequeños es probable que aún necesiten que les demos unas papillas hasta que terminen de crecer un poco más. Tras estos primeros días, nuestro agapornis ya podrá alimentarse como el resto de aves a través de un pienso que tendrá a disposición en su jaula.

Que nuestro agapornis cuente con un buen pienso, es uno de los factores más importantes en su desarrollo y para contar con una buena salud. Es importante que elijamos el pienso que mejor se adapte a sus necesidades, a su edad, a su tamaño, etc. Y para cualquier duda que nos pudiera surgir sobre cuál es el mejor para nuestro compañero, preguntar y dejarnos asesorar por los profesionales.

 

Agapornis roseicollis mutado
Agapornis roseicollis

 

¿Cuáles son los mejores cuidados para un Agapornis?

Precisamente, a la hora de decidir si queremos asumir la responsabilidad de tener una mascota, debemos pensar en los gastos que ello conlleva. No se trata solo de aquellos gastos referente a su comida o a la propia compra del animal, sino de saber que podemos necesitar con la asistencia de un veterinario si existe algún problema de salud. Podemos encontrar veterinarios especializados en animales exóticos, que serán los más adecuados para atender y cuidar de la mejor forma posible a nuestro Agapornis. Contar con un chequeo anual será la mejor forma para evitar problemas de salud graves en el futuro.

Otro aspecto a tener en cuenta para mejorar la vida de nuestro Agapornis, es el colocar juguetes en su jaula para que puedan divertirse. Existen multitud de complementos para su hábitat, de forma que encontrar el más adecuado para el tamaño de su jaula, y según lo que veamos que le gusta más usar, será tarea fácil. Podemos encontrar escaleras, columpios, cuerdas… en la variedad está el gusto.

 

Agapornis personatus
Agapornis personatus – Foto propiedad de: Mistvan

 

Y por supuesto, si definitivamente nos animamos a tener un agapornis, es fundamental tener en cuenta aspectos básicos como proveerlos siempre de agua fresca y limpia, revisar que la jaula se encuentre limpia, etc. Además, nuestro agapornis nos agradecerá que le ofrezcamos una jaula lo más grande posible, para que tenga más libertad a la hora de moverse dentro de ella.

Algo muy positivo de los agapornis, es que son aves bastante inteligentes, por lo que podemos intentar incluso establecerles una rutina con actividades. Si contamos con una jaula más pequeña de lo que nos gustaría, una buena idea es soltarlos por una pequeña habitación durante unos minutos, con todo cerrado para evitar sustos y que así puedan moverse libremente.

 

Agapornis roseicollis
Agapornis roseicollis – Foto propiedad de: Charles J. Sharp

 

Los agapornis son mascotas muy sociables aunque parezca lo contrario, por lo que de seguro que acabarás con tu amigo apoyado en tu hombro como todo loro que se precie. Es más, si cuentas con la posibilidad, una de las mejores formas de aumentar la calidad de vida de un Agaporni, es con otro compañero. Estas aves son muy sociales no solo con los humanos, sino sin duda entre ellos, ya que en la misma naturaleza les podemos ver siempre acompañados.

En definitiva, un agaporni será un perfecto compañero de vida si lo tratas con la responsabilidad que merece. Recuerda que un agaporni puede vivir hasta más de 10 años, por lo que debes pensar que es una decisión que afectará muchos años de tu vida, y por supuesto de la suya.