transportar-mascota

El modo en el que transportemos a nuestra mascota estas vacaciones no es solo importante para su comodidad. La manera en la que le agarremos o en qué lugar del coche será vital en caso de accidente, vital en su sentido más literal pues podemos poner en peligro su vida y la de los humanos que viajen con ella.El RACE publicó el año pasado unos post en su página web en los que explicaba por qué aumentaba el riesgo de accidente con un animal en el coche y cómo debemos sujetar a nuestro animal.

En el artículo comentaban que un peludo en el vehículo puede: aumentar la distracción del conductor; interferir en la conducción al subirse encima del conductor o al afectar a los sistemas mecánicos; suponer un riesgo para el resto de usuarios de la vía, tal es el caso de un perro con la cabeza asomando por la ventana, o provocar daños al resto de ocupantes en caso de frenazo o impacto.

Y no solo deberemos prestarle atención cuando viajemos. En las paradas para descansar será primordial tenerle controlado y con la correa puesta para que no ponga en peligro la seguridad de los coches que pasan cerca.

Sistemas de sujeción de tu mascota

Como sistema de retención y control de nuestro animal tenemos que elegir uno que haya sido testado en ensayos de choque y/o aquellos que están homologados mediante normas europeas:

Arneses

Cuando hablamos de arneses, hablamos de perros. Si les pones uno de estos sujetará a tu mascota al cinturón de seguridad. Por eso, debes tener en cuenta la longitud del cinturón de seguridad del asiento. El RACE no recomienda las correas que se enganchan al collar del perro porque no retienen al animal (incluso puede provocarles daños graves en el cuello) y supone un riesgo para los pasajeros.

Rejilla divisoria

Una rejilla divisoria de calidad mantendrá apartado al animal de la zona de los asientos o de los asientos delanteros según el número de personas que vayáis en el viaje y el tamaño del coche. Está recomendada para mascotas de gran tamaño. Tened presente la estabilidad de los respaldos de los asientos del coche y de la rejilla.

Trasportín

Es el método que recomendamos por ser uno de los más seguros. Si lo pones en el maletero (para perros grandes), colócalo lo más cerca posible del respaldo y en posición transversal respecto a la dirección de la marcha del vehículo.

Para perros pequeños y gatos o mascotas pequeñas, tienes que poner el trasportín en el suelo detrás de los asientos delanteros, mejor en el del copiloto. Nunca lo pongáis sobre el asiento y sujeto por un cinturón de seguridad, ya que la caja se rompe y la mascota sale despedida a través de la pared del trasportín, como se ha comprobado en las pruebas realizadas.

 

Autor: Race                                       Web: www.mascoteros.com