Cómo las bacterias ayudan a los gatos a comunicarse

Prinzeza

Muchos mamíferos, desde perros y gatos domésticos hasta pandas gigantes, utilizan el olor para comunicarse entre sí. Un nuevo estudio de la Universidad de California en Davis muestra cómo los gatos domésticos se envían señales entre sí utilizando olores derivados de familias de bacterias que viven en sus glándulas anales. El trabajo fue publicado en Scientific Reports .

El estudio se suma a un creciente cuerpo de investigación sobre la relación entre los microbios y el olor en los mamíferos, incluidos los perros domésticos, los animales salvajes como zorros, pandas y hienas, y los humanos.

El olor de los gatos proviene de una mezcla de compuestos orgánicos volátiles, que incluyen aldehídos, alcoholes, ésteres y cetonas. Si bien en su mayoría son indetectables para el olfato humano, estos olores son importantes en el comportamiento y la vida social de los gatos. Marcan territorio, atraen parejas y repelen a rivales.

Connie Rojas, investigadora postdoctoral que trabaja con el profesor Jonathan Eisen en el Departamento de Evolución, Ecología y Centro Genoma de UC Davis, dirigió un estudio de tres partes sobre las secreciones de las glándulas anales de los gatos domésticos. Utilizaron secuenciación de ADN, espectrometría de masas y cultivo microbiano para observar las sustancias químicas en las secreciones y los microbios que las producen.

Los sujetos del estudio fueron 23 gatos domésticos atendidos en el Hospital Universitario de Medicina Veterinaria de UC Davis para procedimientos electivos como limpieza dental. Los propietarios dieron permiso por escrito para que sus gatos participaran en el estudio.

 

white and gray fur animal

 

Microbioma altamente variable

Cinco géneros de bacterias ( Corynebacterium , Bacteroides , Proteus , Lactobacillus y Streptococcus ) dominaron en general, pero la composición microbiana fue muy variable entre los gatos individuales. Los gatos mayores generalmente tenían un microbioma diferente al de los animales más jóvenes. También hubo algunas diferencias aparentes en los gatos evaluados como obesos, pero el tamaño de la muestra no fue lo suficientemente grande como para confirmarlo. Las poblaciones microbianas también podrían verse afectadas por factores como la dieta del gato, sus condiciones de salud y su entorno de vida en general.

Al observar las sustancias químicas producidas en las glándulas anales, los investigadores detectaron cientos de compuestos orgánicos. El análisis genético mostró que las bacterias que viven en la glándula anal podrían ser responsables de producir estos compuestos.

Los investigadores esperan continuar y ampliar el estudio para incluir más gatos domésticos y otras especies de gatos.

 

Autores: Connie Connie Rojas, Jonathan Eisen, David Coil, Genome Center; Stanley Marks, Eva Borras, Mitchell McCartney y Cristina Davis, Hira Lesea. 

Visitas: 1

Compártelo

infoespecies