Black and Tan Long Coat Dog

Es algo tan insidioso que no se lo desearías ni a tu peor enemigo… la infestación de pulgas o garrapatas en casa te puede poner de los nervios y si no las eliminas de manera eficaz, volverán a sacarte de quicio. Estos bichos suelen entrar en los hogares a lomos de los animales, de ahí la importancia que tiene el tomar medidas preventivas, como proteger con antiparasitarios a tu perro o gato. No se trata de eliminar a los parásitos a cañonazos, pero sí de elaborar una estrategia eficaz y duradera para no volver a verlos de nuevo.

Poca broma con las pulgas y garrapatas

Creemos que la mejor manera de combatir al enemigo, por pequeño que sea, es conociéndolo bien… con la siguiente información tendrás más armas para hacerles frente.

Pulgas:

Aunque tengamos la casa impoluta, estos insectos saltarines se cuelan en nuestros hogares sin pedir permiso y de mil maneras. Nos costará exterminarlas y controlar la plaga, pero con algo de paciencia y el arsenal adecuado, las mantendremos alejadas de nuestro entorno.

  • Los sifonápteros, del griego siphon (tubo) y aptera (sin alas) son parásitos externos, que se alimentan de la sangre de los mamíferos, a los que llegan fácilmente, gracias los recursos que poseen para dar saltos de campeonato. Hay catalogadas unas 1900 especies.
  • Son verdaderamente molestas y su saliva produce reacciones alérgicas en algunos de sus huéspedes. Su picadura provoca inflamación y picazón.
  • Por una lado, tenemos a la pulga común o Pulex irritans; por otro, la del perro, o Ctenocephalides canis; la del gato se conoce como Ctenocephalides felis. Ojo, porque pueden ser huéspedes intermediarios de tenias o solitarias y parasitar incluso a las personas.

Garrapatas:

Mucho menos habitual que las pulgas, la infestación por garrapatas en las casas también existe y debe tratarse rápidamente y con eficiencia para evitar la transmisión de enfermedades.

  • Las garrapatas o ixodoideos, son una superfamilia de ácaros y los de mayor tamaño.
  • Como ectoparásitos hematófagos, se alimentan de sangre y son vectores (transportan y transmiten un patógeno a otro organismo vivo) de enfermedades infecciosas.
  • Si bien la mayoría de sus picaduras son inocuas, algunas pueden propagar la enfermedad de Lyme, producida por la bacteria Borrelia burgdorferi, y causar artritis, trastornos del corazón y del sistema nervioso. La época de mayor peligro de la dolencia se encuentra entre finales de primavera y el inicio del verano.

Orange Tabby Cat on Grey Staircase

Combatiendo pulgas y garrapatas

Cuando descubras una pulga o garrapata en casa, piensa que tu lindo gatito o tu perro fiel estarán los pobres llenos de estos intrusos.

Para matar pulgas y garrapatas y evitar un rebrote de la infestación, debes tratar localmente a tus animales; limpiar y lavar todos los enseres y desinfectar la casa por dentro y por fuera. A continuación te lo explicamos paso por paso:

  • Baña a tu perro o gato: Usa un champú específico para eliminar pulgas y garrapatas; recuerda seguir las indicaciones del prospecto en cuanto a la forma de aplicarlo.
  • Extrae las garrapatas: Debe hacerse con mucho cuidado, tal como explicábamos en nuestro post “Las garrapatas en perros y gatos”. Necesitarás pinzas, guantes y algo de habilidad. Es fundamental que la garrapata salga entera y no queden restos incrustados en la piel del animal. Si no te ves capaz de hacerlo, coméntaselo a tu veterinario.
  • Lava ropa y enseres: Pon la lavadora a temperatura máxima y modo enérgico para toallas, sábanas, mantas, peluches, etc. Remata el proceso con la secadora, de modo que aseguremos la eliminación de los insectos y larvas que hayan podido quedar rezagados. En el fregadero, dale un buen repaso a platos, bebederos y cualquier objeto susceptible de estar contaminado por parásitos y larvas.
  • Aspira todos los rincones: Sin olvidar el sofá, los colchones, las ranuras, los marcos de las puertas, y todo lugar por donde pueden introducirse pulgas, garrapatas y otros parásitos. Al finalizar, tira las bolsas de la aspiradora que probablemente estarán plagadas de insectos y larvas.
  • Aplica insecticida por la casa: Escoge uno, en spray por ejemplo, que sea específico para eliminar pulgas y garrapatas; échalo cuando no haya nadie y protégete de la toxicidad de los componentes con unos guantes, máscara y gafas adecuados. Incide especialmente en los lugares donde suelen estar las mascotas. No te olvides rociar el producto por las alfombras, cortinas, muebles, ventanas, cojines, tapetes, la cama de tu perro o gato, zócalos, y por todas las grietas que encuentres. Consulta el tiempo prudencial en el que no debe haber personas ni animales en el ambiente tratado con el plaguicida y respeta ese intervalo para evitar inhalar partículas tóxicas. A la vuelta, y en el período de tiempo recomendado por el fabricante del insecticida, aspira y limpia la casa a fondo para eliminar todos los restos de insectos muertos y sus larvas.
  • Usa el spray en el exterior: De cara a evitar la recurrencia de la infestación, trata el jardín y todas las zonas cercanas a tu casa donde pudieran resguardarse pulgas y garrapatas, como árboles, arbustos y maleza. Si tienes suerte, aquí se acabará la pesadilla, sino, tendrás que repetir toda la operación.
  • Consulta con tu veterinario: Sobre el tipo de insecticida más apropiado para tu animal; si tienes perro o gato, el tratamiento deberá ser el específico para cada animal, de lo contrario podrían enfermar o fallecer.
  • El plan B: No desesperes, si aún repitiendo el tratamiento antiparasitario no has conseguido librarte de las pulgas y garrapatas, aún tienes a mano el recurso de llamar a una empresa especializada en el control de plagas.

¡Ah, y una vez que el producto haya hecho efecto, no olvides ventilar bien la casa! ¡Suerte en esta lucha!

Web: www.mascoteros.com