terrario exóticos cuidados

Cuando poseemos una mascota de las llamadas “exóticas”, hemos de ser capaces de proporcionarle un entorno en el que pueda desarrollar una vida similar a la que llevaría si estuviese en libertad (teniendo en cuenta que el espacio del que disponemos para tenerla es limitado).

En el mercado existen muchos y muy variados modelos de terrarios, que se diferencia por: el material del que están realizados, las dimensiones (terrarios planos, terrarios altos,…), la función que van a desempeñar, etc.

Para plantearnos qué terrario elegir, antes de nadie debemos saber cuales son las características que posee el hábitat de nuestra mascota, así como los requisitos ambientales que ésta va a necesitar para un desarrollo óptimo, tanto desde el punto de vista sanitario, como desde el punto de vista etológico o comportamental.

Todas las mascotas que para convivir con nosotros necesitan de un terrario, tienen algo en común, y es que no son capaces de producir calor por sí mismos. Esto implica un hándicap muy importante en su entorno, ya que nos obliga a proporcionarle una fuente de calor apropiada, para que pueda desarrollar su función metabólica.

De igual manera, necesitan un aporte de luz ultravioleta directa sobre su piel (en estado salvaje la obtendrían de la luz solar).

Otro parámetro que hemos de tener en cuenta, es la humedad ambiental, la cual variara en función del entorno del que proceda nuestra mascota. Así, si su procedencia es de un ambiente árido (si es una especie de desierto), el grado de humedad del terrario será muy escaso, mientras que si procede de un ambiente húmedo, el grado de humedad ambiental será muy elevado y continuo.

A la hora de valorar si un terrario es bueno o no, hemos de tener en cuenta una serie de características que nos harán mucho mas fácil su mantenimiento y por lo tanto beneficiara a nuestro escamoso amigo.

Estas características son:

· Su acceso al interior sea cómodo, facilitándonos su limpieza regular y el manejo de un modo como y sobre todo, seguro de nuestro inquilino.

· Que sea seguro. El hecho de que este acceso sea cómodo, no quiere decir que no sea seguro para nuestro amigo, ya que cuando quede cerrado, hemos de estar seguros que nuestra mascota no se puede escapar.

· Con una ventilación apropiada: ha de ser la apropiada para el tipo de entorno que queramos reproducir en su interior. Si nuestro entorno es muy húmedo y no está correctamente ventilado podemos provocar que nuestro amigo sufra una infección por hongos debido a un exceso de humedad en el ambiente.

· Lo más importante es que las dimensiones sean las apropiadas para la mascota que vaya a ocuparlo. Así no solo debemos pensar en su tamaño en el momento de la compra, si no también el tamaño que podría alcanzar.

En el mercado vamos a encontrar terrarios de distintos tipos:

Terrarios de plástico: suelen ser pequeños cubículos, con una tapadera en la que hay una serie de perforaciones para facilitar la aireación del interior, y una pequeña abertura por la que se puede manipular el interior, minimizando el riesgo de que su ocupante pueda escapar. Este tipo de terrario se suele usar para transporte de nuestras mascotas.

Terrarios de cristal: en este tipo podemos hacer distintas divisiones en función de las dimensiones y del entorno que queremos reproducir. Así encontraremos:

– Terrarios planos o rectangulares, más alargados que altos, que servirán muy bien para aquellos animales que mayoritariamente viven en el suelo, como por ejemplo Gecko, Pogona, etc.

– Terrarios altos o torres, más altos que largos, que serán idóneos para nuestras mascotas que tiendan a desplazarse por los árboles, las rocas,…, como por ejemplo los camaleones, las iguanas, etc.

Terrarios de madera: este tipo de terrario suele estar hecho a medida y básicamente son ornamentales, ya que prima su estética, no la funcionalidad ni el bien estar de nuestras mascotas, que es lo que a nosotros nos importa.

Además de esta clasificación, podremos encontrar terrarios en los que se combina una zona seca (ambiente terrestre) con una zona húmeda (ambiente lacustre). Estos terrarios pueden ser usados para nuestras amigas las tortugas de agua, las cuales pasan parte del día en tierra y parte en el agua, también pueden usarse para alojar a nuestras mascotas anfibias, que necesitan de un alto grado de humedad en su entorno para poder vivir.

Web: www.mascoteros.es