Son múltiples las ocasiones que necesitamos llevar a nuestra perro en el coche, ya sea porque vamos de viaje,  porque necesitamos llevarle al veterinario o por alguna otra razón. ¿Pero lo hacemos bien? ¿Va protegido suficientemente?

Algunos datos a tener en cuenta

Según los estudios realizados por la Dirección General de Tráfico llevados a cabo por el Race nos ofrecen los siguientes datos:

  • El 82% de las mascotas viaja en un turismo siendo la gran mayoría perros
  • En el 60% de los vehículos viaja un animal, en el 29% viajan dos animales, y el 11% restante viajan tres o más animales
  • En caso de accidente a una velocidad de 50 km/h un animal multiplica su peso por 35
  • Un 50% de los conductores no conoce la normativa que regula el transporte de mascotas
  • 1 de cada 5 usuarios lleva a su mascota sin ningún tipo de protección
  • el 91% considera que es peligroso tanto para el animal como para los pasajeros llevar a la mascota sin protección

 

Perro en el coche con arnés

¿Cuales son los mejores sistemas de retención para viajar con nuestro perro?

ARNÉS DE UN SOLO ENGANCHE: El arnés se engancha al cinturón de seguridad del vehículo. En caso de colisión, la hebilla del arnés se rompe. El perro choca contra el respaldo del asiento, provocando graves lesiones al conductor en la columna. El animal sufriría lesiones graves o mortales. Por lo que no es recomendable.

ARNÉS CON DOS ENGANCHES: El arnés evita el desplazamiento hacia delante, por lo tanto, no se transmite ninguna carga al conductor. Para evitar que la mascota choque contra los asientos -con consecuencias que serían muy graves-, deberán tener un sistema de unión corto.

 

 

TRANSPORTÍN COLOCADO EN EL SUELO DEL VEHÍCULO: Los transportines pequeños encajan bien en el suelo. Como tienen poco espacio la energía del impacto es absorbida pronto y apenas se deforma el habitáculo del animal que solo sufre lesiones leves.

TRANSPORTÍN EN EL MALETERO: Cuando el animal es más grande y el transportín también, se puede colocar en el maletero en posición transversal a la dirección de la marcha. No se puede excluir la posibilidad de que los ocupantes de las plazas traseras sufran lesiones.

REJILLA DIVISORIA: Un rejilla colocada entre los pilares de la estructura del coche, separando la cabina del maletero, permite a la mascota moverse libremente sin molestar al conductor, pero en caso de colisión y según la posición del animal en ese momento, puede sufrir lesiones muy graves. Lo mejor es combinar el transportín con la rejilla divisoria.

Recomendaciones para viajes

Sí vamos a realizar un viaje con nuestro perro sería apropiado que antes le diéramos una extensa vuelta para que haga sus necesidades y pueda esparcirse.

De vez en cuando sería conveniente bajar las ventanillas y airear el habitáculo del coche. Esto no significa que el perro saque la cabeza por la ventanilla.

También será necesario parar a descansar y será el momento adecuado para darle de beber, que pueda dar un paseo y realizar sus necesidades.

 

Autora: Antonia Villalba