agaporni-612x252

Sí tenemos la mala suerte de que nuestro compañero de fatigas, caiga enfermo, esta claro que debemos llevarle al veterinario para que de su diagnostico y le ponga el tratamiento oportuno.

Cuando a nosotros nos administran un fármaco nos indican cual es el modo en que debemos tomarlo, pero… ¿Cómo podemos hacer para que nuestra ave se tome la medicación?

Sí la medicación es inyectada, esta claro que sera el veterinario el encargado de administrarla. En este caso nosotros tan solo seremos responsables de llevar a nuestro“amigo” al veterinario cada vez que este nos indique.

Hasta aquí todo es fácil, pero cuando el veterinario especialista nos receta un fármaco que debemos administrar nosotros … Surgen las dudas de si seremos capaces de administrarlo de forma correcta.

Ante esta situación no debemos perder la calma ya que hay distintos modos para administrarlo de los que hablaremos a continuación.

DISTINTAS FORMAS DE ADMINISTRAR

• Pomadas, colirios…

Cuando hay que aplicar pomadas, colirios o hay que realizar curas, de lo que debemos estar seguros, es de saber cual es el modo correcto de coger y manipular a nuestra ave.

Si es un animal criado a mano, o muy acostumbrado a ser manejado por sus cuidadores, no tendremos ningún problema.

Cuando el animal no esta acostumbrado a su manipulación… En estos casos, lo mejor que podemos hacer es preparar todo antes de coger el ave, de forma que el periodo de manipulación sea lo más breve posible.

Hemos de evitar que la cantidad de producto que administremos sea excesivo. Con ello evitaremos que puedan pringarse sus plumitas y él al intentar limpiarlas, ingiera los restos de pomada.

• Pastillas, jarabes…

Los fármacos que han de ser administrados oralmente, pueden ofrecérseles a nuestra aves, de distintas formas que iremos viendo a continuación.

Tanto las pastillas como los jarabes, pueden administrarse diluyéndolos en el agua de bebida que toma nuestra mascota, siempre y cuando estos se puedan disolver en agua.

Para que la dosis que ingiera el ave sea la correcta, antes hemos de tener una idea aproximada del volumen total que bebe diariamente. Así por ejemplo la cantidad de agua ingerida por un periquito diariamente ronda el mililitro, de este modo hemos de preparar una dilución que nos asegure esta concentración por mililitro.

El bebedero hemos de limpiarlo a fondo diariamente, con ello evitaremos que se acumulen restos del fármaco, los cuales pueden perjudicar a nuestra mascota y por supuesto, debemos renovar la solución del fármaco.

Durante el periodo de medicación hemos de retirar de su dieta cualquier alimento que pueda aportarle agua (frutas, verduras, néctar,…) ya que ello limitaría la ingesta de agua y no podríamos asegurar que haya tomado el fármaco suficiente.

Si nuestra ave tiene un alimento preferido o un determinado tipo de golosina al que le sea imposible resistirse, podemos utilizarlo en nuestro beneficio a la hora de administrar medicación.

Esto conlleva un riesgo y es que nuestro “espabilao” amigo, detecte algún cambio en el olor, o en el sabor del alimento y lo rechacé. No nos engañemos, el hecho de que sean animales, no quiere decir ni mucho menos, que podamos engañarlos, normalmente son ellos los que se salen con la suya.

Si eso ocurre, lo mejor que podemos hacer, es retirar durante unas horas toda la comida y ofrecer tan solo la golosina o alimento, en el que hayamos depositado el fármaco.

Al administrar de esta manera la medicación, lo que nos aseguramos que el ave tome un mínimo del fármaco al día, adquiriendo así un nivel en sangre aceptable o suficiente para su tratamiento.

Autor: Carlos Rodríguez                                                       Web: www.mascoteros.com