Todos los dueños de felinos nos hemos parado tarde o temprano a admirar un determinado comportamiento. Se quedan mirando fijamente la pared cuando no hay nada, de repente se ponen a correr a lo loco por toda la casa, o se acercan a ti y empiezan a amasar y chupetear una parte del jersey que llevas puesto… Y esto es común a todas las razas de gatos y al total de los felinos en general. Hay imágenes de tigres recluidos en zoos que el cuidador les pone una caja y se meten dentro sin dudarlo. ¡Al fin y al cabo solo son gatitos grandes! Sí analizamos las prácticas de los grandes felinos (tigres, leones, panteras) observaríamos que nuestro «gatito» tiene el mismo comportamiento que estos animales, solo que las escalas de peso y medidas son diferentes. Así que sí, tenemos un tigre de tamaño reducido conviviendo en nuestra casa. Vamos a analizar porque hacen estas cosas tildadas a ojos de los humanos como «extrañas» pero que para ellos son de lo más normal.

 

Gato observando

 

Comportamientos de los gatos

Los gatos llevan conviviendo con el hombre desde aproximadamente 7.500 años. Fueron ellos los que vieron la posibilidad de obtener presas para alimentarse sin extender los territorios de caza y pasar largas jornadas dedicadas a esta labor. ¿Para qué gastar energía si la «comida» estaba en un granero y era fácil de adquirir? Pues bien, a día de hoy todos los instintos naturales en los gatos no han variado. Ahora seguro que vas a entender porque hace esas cosas tan raras tu gatito.

 

Gato mirando a la pared

 

Se queda fijamente mirando la pared

Es desconcertante ver a tu gato mirando fijamente la pared cuando tú no ves nada. La capacidad visual de un gato es de 20º más en comparación con la nuestra. Con esta visión binocular adaptada a la penumbra llegan a un ángulo de 200º, perfectamente acondicionada para «enfocar» aquello que resulte de su interés obviando todo lo demás de alrededor, por lo que resulta muy útil cuando tienen que cazar una posible presa. Esto unido a su gran oído puede detectar el más mínimo insecto o mota de polvo en circulación.

 

Mi gato se refriega contra mis piernas

Este comportamiento indica que te está marcando con su olor. Es un marcaje olfativo y se produce mediante las feromonas que deposita a través de la secreción de las glándulas sebáceas que tiene alojadas entre el ojo y la oreja, alrededor de la boca y en la base de la cola. Una vez realizado este ritual ya tienes un «olor familiar» fácil de captar.

 

Gatos en cajas

 

Cajas

Sí hay algo que realmente le gusta a un gato es una caja para esconderse. ¿Pero para qué? En primer lugar el gato es un animal independiente, al que le gusta tener un espacio propio para resguardarse y evitar ser molestado. Una caja ofrece seguridad, tú gato puede observar lo que ocurre a su alrededor en teoría sin ser visto.

 

Carreras nocturnas

Son las tres de la mañana y tu gato se pone a correr como un loco por toda la casa. ¿Pero qué le pasa? Pues la explicación es que los gatos utilizan las horas nocturnas para «cazar». Si no tienen nada que «cazar» pues se lo imaginan y empiezan las carreras y el gasto de energía. Sí tu gato pasa muchas horas al día solo, duerme durante las horas diurnas, es un gato joven debes proveerle de juguetes interactivos para desarrollar su mente y que no se aburra. Así conseguirás que se mantenga ocupado y deje de hacer esas carreras nocturnas que implican ruidos molestos.

 

Amasamiento de ropa

El amasamiento es un comportamiento que ha quedado como un recuerdo de la época que era un bebé. Cuando eres un cachorro y quieres leche rica de tu madre, tienes que estimular las glándulas mamarias mediante el reflejo de succión y por ende presionando con tus patas para obtener más alimento. Cuando un gato adulto amasa la ropa, y la succiona como si fuera un gatito significa que está tranquilo y relajado. Lo suelen hacer antes de irse a dormir y les acompaña el ronroneo.

 

¿Entiendes mejor ahora a tu gato y su forma de comportarse? 

 

Autora: Antonia Villalba