Chinchilla

Las chinchillas son roedores generalmente nocturnos (activos durante la noche), pero también pueden ser activos durante el día. Deben contar con una caja para refugiarse y un poco de tranquilidad durante el día para dormir, si así lo desean.

Son animales curiosos, sociales, que se unen estrechamente con sus dueños.

Por lo general, les gusta el contacto humano. Al igual que las cobayas, defecan con frecuencia y pueden ser entrenados para usar una caja de arena con un poco de esfuerzo.
Cuando están estresados, su materia fecal puede ser más blanda, y puede arrancarse su propio pelo. También pueden liberar grandes cantidades de pelo cuando se sienten amenazadas.Baño
Las chinchillas tienen que bañarse en una fina arenilla especial dos veces a la semana para mantener su pelaje sano. La arenilla de baño está comercialmente disponible en las tiendas de mascotas y se puede proporcionar a la chinchilla en una pequeña caja. Las chinchillas se deben mantener a temperaturas frescas y secas (aproximadamente 13 a 20’C) y no deberán calentarse excesivamente, ya que son propensas al estrés por calor.
Alojamiento
Las chinchillas deben ser alojadas en jaulas de la mayor amplitud posible. Las jaulas pueden estar hechas de malla de alambre soldado, pero deben tener un área de suelo sólido para prevenir el desarrollo de úlceras por presión en las plantas de los pies.
Idealmente, las jaulas deben tener múltiples niveles que permitan subir y dar saltos. El sustrato debe ser de papel, papel normal, periódico, o los productos disponibles en el mercado de papel o viruta prensada, todos son adecuados.
No se recomiendan las virutas de madera, ya que pueden llenarse de polvo, ser irritantes, y no son digeribles. Las chinchillas deben salir fuera de la jaula todos los días para jugar y hacer ejercicio, pero nunca se debe dejar sin vigilancia, ya que pueden morder los cables eléctricos, superficies pintadas, y otras toxinas.

Cría
También deben mantenerse alejados de los otros animales potencialmente depredadores, tales como gatos, perros o hurones. Además, ya que sus dientes crecen durante toda su vida, las chinchillas deben contar con objetos de madera no tóxica para masticar.
Nutrición
El componente principal de la dieta de una chinchilla debe ser heno. A las chinchillas adultas se les debe ofrecer una cantidad ilimitada de heno Timothy. A las chinchillas jóvenes en crecimiento o en período de lactancia se pueden dar heno de alfalfa que es más alto en contenido de calcio que la variedad Timothy. El consumo a largo plazo de heno de alfalfa por una chinchilla adulta puede conducir al desarrollo de cálculos en la vejiga de la absorción excesiva de calcio en la sangre y la orina.

Chinchilla
Las chinchillas deben contar con pequeñas cantidades (1-2 cucharadas por día para un adulto) de alimento peletizado comercialmente disponible específicamente formulados para chinchillas. Tu veterinario de exóticos te asesorará sobre los piensos mejor indicados y te explicará por qué.
No se recomiendan las dietas formuladas para conejos u otras especies de roedores. Idealmente, los pellets para chinchillas adultas deben hacerse de heno timothy, en lugar de heno de alfalfa, debido al contenido de calcio excesivo de la alfalfa. Pequeñas cantidades de verduras frescas (como lechugas oscuras y otras verduras) pueden ser ofrecidos diariamente para proporcionar fibra y mantener el desgaste los dientes en crecimiento, sin embargo, el consumo de verduras en exceso puede conducir a heces blandas.
Se deben evitar golosinas azucaradas (como las pasas, frutas secas, gotas de yogurt, etc) y alimentos con alto contenido en grasa (como las nueces y semillas de girasol) se deben evitar para prevenir patologías gastrointestinales y la obesidad. Se debe proporcionar agua fresca todos los días a través de un bebedero de botella.

Juvenil
Salud
Las chinchillas deben ser revisadas anualmente por un veterinario especializado en animales exóticos. Se debe asesorar al propietario acerca de una dieta adecuada y del alojamiento, y se debe realizar un examen físico completo, incluyendo una completa exploración de los incisivos y molares.
Hay que realizar un control de peso, y tomar una muestra de heces para analizar, y descartar parásitos. Un cuidado médico preventivo adecuado, antes de que surjan problemas, puede ayudar a promover la salud durante la vida de tu chinchilla.

Autor: Juan Luis Sánchez de León Sierra -Veterinario Especializado en Animales Exóticos

Web: http://veterinarioexoticosmadrid.wordpress.com/