cerdito

La problemática del cerdo vietnamita parece, por fin,  haber salido a la luz y de manera preocupante. ¿Qué hacer con un animal de 100 kilos en un piso cuando te habían prometido una “graciosa mascota” de 12?  Su abandono ha aumentado en los últimos años y  se ha convertido en un problema, porque es difícil encontrarles un lugar adecuado para vivir y porque su proliferación puede causar problemas en el ecosistema local.
Un estudio científico sobre cerdos vietnamitas asilvestrados en España – realizado por  Miguel Delibes-Mateos, del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos, en Ciudad Real, y Adolfo Delibes, biólogo de la Junta de Castilla y León en Valladolid- ha provocado que la problemática de los cerdo vietnamitas está en boca de todos los medios de comunicación. Hace años que FAADA denuncia esta problemática y hasta ahora nadie se lo había tomado en serio.

El estudio científico ha constatado 42 casos de cerdos vietnamitas asilvestrados en distintas zonas de España. Parece ser que algunos de estos casos podrían ser de híbridos de esta raza doméstica cruzada con jabalíes, pues los avistamientos de jabalíes con características intermedias entre el cerdo vietnamita y el jabalí son numerosos.

“El hecho de que los cerdos vietnamitas vivan en libertad podría reducir el patrimonio genético de la población española de jabalí, así como agravar los daños que este ya causa en España (como los daños a cultivos o los accidentes de tráfico)”, asegura el estudio.

El origen del problema
Hace años se puso de moda el cerdo vietnamita como animal de compañía gracias a celebrities como George Clooney y Paris Hilton. En Catalunya se hicieron famosos los que aparecían  en la serie Porca Miseria y el programa Veterinaris, de TV3.

Actualmente la venta de cerdos vietnamitas es legal. Se puede comprar en tiendas, por Internet, a través de particulares, criaderos, núcleos zoológicos… Y su precio ha descendido de tal manera que se pueden llegar a encontrar por menos de 20 euros.

Lo que la gente no sabe es que el cerdo vietnamita no siempre es enano. El cerdo vietnamita (Sus scrofa domesticus) es considerado una subespecie del cerdo salvaje (Sub scrofa). En el mercado encontramos diferentes variedades/razas de cerdo vietnamita, la más común es la de mayor tamaño, mientras que la variedad mini (la llamada minipig) es la pequeña. Esta última es el resultado de diversas selecciones genéticas, con el fin de obtener animales de menor tamaño. Así pues mientras que el minipig pesa unos 12kg, un cerdo vietnamita normal se encuentra entre los 30-65 kgs (pudiéndolos superar si la dieta no es la adecuada).

Es verdad que es un animal altamente inteligente y social, que busca la compañía de los demás,  pero hay muchos inconvenientes, además del tamaño, que no hacen de él un buen animal de compañía. Son animales que necesitan mucho espacio y zonas específicas y diferenciadas para el baño, la exploración y dormir. Precisan de mucho ejercicio para evitar la obesidad, el estreñimiento y que las pezuñas no les crezcan excesivamente. Y además, no regulan bien la temperatura natural, es decir que les cuesta mantenerse calientes en invierno y frescos en verano.

Es habitual, pues, que cuando los propietarios del animal –que no fueron bien informados en el momento de la compra y se encuentran con un animal enorme en su piso con el que no saben que hacer- decidan abandonarlo.

 

Enfrentar el problema o seguir esperando
Los autores del estudio alertan de que, aunque el número de ejemplares avistados en libertad no es alto de momento,  el número de casos no deja de aumentar en todo el estado español. Así, advierten de la necesidad de actuar ya y que, si  se tarda en reaccionar, solucionar el problema costará más tiempo y dinero.

Los cerdos vietnamitas no son los únicos animales exóticos que están siendo abandonados y que comportan un alto riesgo para nuestro hábitat. Lo mismo  ocurre con  petauros, ardillas coreanas, chinchillas, mapaches, coatís… Algunos de estos animales ya están consideradas especies invasoras.

Otro problema con el que  nos encontramos es  la falta de centros de acogida para estos animales. Los centros de recuperación y refugios que hay “se encuentran al límite de su capacidad con unos recursos económicos muy limitados”, según se señalaba en un artículo. En La Vanguardia, del 26 de Agosto del 2013.

Quizá la mejor solución seria acabar con el problema de raíz, acabar con esta moda de tener animales exóticos/salvajes en casa, empezando por la prohibición de su libre venta y con la concienciación e información  de las personas.  Deberíamos de entender que a parte de perros y gatos, que son los únicos animales domésticos de compañía, todos los demás, su lugar es su hábitat natural.

Ayúdanos a difundir este mensaje!

Enlace: http://www.tv3.cat/videos/4907751/El-porc-vietnamita-una-especie-potencialment-invasora

Autor: Faada                                         Web: www.faada.org