Alimentos para perros hay muchos. Tenemos multitud de presentaciones en el mercado de piensos y de formato húmedo para deleitar a nuestro «amigo peludo».  Pero ¿cuáles son los beneficios reales de suministrar una buena alimentación? En este artículo os daremos todas las claves.

Alimentación perros

Beneficios de una buena alimentación en perros

Un buen alimento tiene que cubrir todas las necesidades nutricionales de nuestro perro para mantenerlo físicamente sano. Lo habitual tanto por la comodidad como por el precio es utilizar alimentación seca o pienso adaptado a cada etapa de la vida del animal. Dependiendo de la fase en la que nuestro can se encuentre y de su tamaño cuando alcance la etapa adulta, será recomendable utilizar una u otra formulación. El profesional veterinario o el comercio especializado como Housepet pueden aconsejarnos a elegir la mejor opción.

 

Los beneficios más visibles de una alimentación de calidad son:

  • A mayor calidad de los ingredientes utilizados menos cantidad de pienso tendremos que dar a nuestro perro.
  • Si hacemos cuentas, una buena alimentación sale rentable porque el pienso dura más al tener que dar menos cantidad de producto.
  • Invertiremos en salud porque al ser una alimentación de calidad desarrollada por veterinarios y bromatólogos están específicamente diseñados para cubrir las necesidades de nuestro perro de una forma equilibrada.

¿Pero qué ingredientes tiene que llevar una buena alimentación? Una buena comida tiene que estar formulada con un rango óptimo de nutrientes.

 

Rango óptimo de nutrientes

Es muy importante que el alimento que vayamos a suministrar a nuestro perro esté elaborado con unos nutrientes equilibrados. Tanto la deficiencia como el exceso de determinados nutrientes puede causar problemas de salud.

 

Proteínas en comidas para perros

Proteínas

Las proteínas son esenciales porque aportan energía al organismo de nuestro perro. Pueden ser de origen animal o de origen vegetal, siendo la primera la más provechosa para ellos. Las más utilizadas son: pollo, cordero, pavo, ternera, huevo, pato, conejo, salmón. En cuanto a las vegetales:  maíz, soja, trigo, arroz, patata, harina de garbanzo y guisantes.

Cuánto más valor biológico tenga la proteína de la alimentación que ofrecemos a nuestro perro,  menos cantidad de pienso/lata tendremos que proporcionarle para cubrir sus necesidades. 

Una alimentación con falta de proteínas conlleva un crecimiento deficiente para el animal. Y con un exceso puede sufrir gases, así como acumularlas en forma de grasas.

Grasas

Es un nutriente imprescindible para el organismo de un perro y serán esenciales en todas las etapas de su vida. Las grasas son las encargadas de que la piel y pelo de los canes estén sanos. Una deficiencia de grasas provoca un pelo sin brillo y un exceso puede provocar un aumento de peso. Un perro que viva en el exterior de la casa en el invierno necesitará un aporte extra de grasas para mantener su calor corporal. Los ácidos grasos esenciales para los perros son el: omega 3 y los omega 6.  Estos son un tipo específico de grasas poliinsaturadas que actúan sobre el sistema nervioso, cardiovascular e inmunológico. Se obtiene de aceites de pescado grasos como el salmón, el atún y también del Krill.

Minerales

Son los encargados de mantener unos huesos y dientes fuertes. La deficiencia de minerales produce debilidad y acelera el proceso de envejecimiento. Un exceso puede producir cálculos urinarios.

Vitaminas

Hacen que el sistema inmunitario del animal se mantenga fuerte. Su deficiencia puede producir fatiga y su exceso acarrea problemas esqueléticos.

Fibra

Favorece la digestión saludable en el animal con defecaciones proporcionales a la ingesta de alimento. Cuánto mayor sea la calidad de la alimentación, más se aprovecharan los nutrientes y las heces serán más pequeñas y sólidas.

 

Autora: Antonia Villalba