El Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra (Sevilla) gestionará por cuatro años el albergue, recogida y adopción de animales

El Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra (Sevilla) gestionará por cuatro años el albergue, recogida y adopción de animales

El Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra, en Junta Local de Gobierno, renueva el servicio de recogida, albergue y adopción de animales de compañía abandonados y/o perdidos bajo la garantía del respeto y protección de estos seres vivos y la salubridad y convivencia ciudadana. De hecho, en el servicio, que mantiene la recogida 24 horas los 365 días a la semana previsto para un periodo de hasta 4 años, también se incluye la recogida de animales de mayor tamaño, como los equinos.

El delegado de Transición Ecológica, Pablo Chain, ha explicado que en este servicio, el Ayuntamiento invierte aproximadamente 100.000 euros al año y exige, tanto para la contratación como para el mantenimiento del servicio, condiciones de protección y salubridad a través de informes a través de informes e inspecciones.

Entre ellas, -ha concretado el concejal- el servicio veterinario para todos los animales atendidos, así como servicios de desparasitación, vacunas, estancias y manutención adaptadas a las distintas especies, y zonas al aire libre de recreo. Uno de los aspectos, priorizado en las condiciones del contrato, además de personal profesional e instalaciones apropiadas, es la efectividad y control de los protocolos de adopción para mayor bienestar de los animales de compañía donde se potencia esta política y las condiciones para ello (chips, pasaportes, etcétera).

En el caso de animales abandonados, vivos o muertos, es la Policía Local la encargada de verificar dichas condiciones y quien deriva los casos para que el servicio pueda encargarse de estos animales en el mismo día, bien para su retirada y tratamiento en las condiciones exigibles de salubridad para la comunidad, o de cuidado imprescindible en el caso de los animales vivos.

Chain ha explicado que la conciencia social ha avanzado mucho en la aceptación de que los animales de compañía como perros y gatos son seres vivos con sentimientos y tienen derechos que deben ser respetados y que recogen las propias leyes y normativas, incluidos los reglamentos municipales. Con la reglamentación, e iniciativas como este tipo de servicios, garantizamos por un lado los necesarios cuidados y respeto a los derechos de los animales, y también la convivencia ciudadana, esta última, tanto para los temas de salubridad, como para las relaciones entre las personas. También hoy día los dueños de animales de compañía tienen más conciencia de la responsabilidad que entraña la tenencia del propio animal, más allá del cariño y protección, de las condiciones de salud e higiene, y de la responsabilidad cívica hacia las normativas y hacia las demás personas, sobre las que siempre hay que debemos entre todos seguir incidiendo y creando conciencia.