La Asociación de Veterinarios Españoles Especialistas en Pequeños Animales (AVEPA) ha editado una guía de recomendaciones para el manejo ético de las colonias urbanas.

El gato que vive en una colonia, vive en un espacio delimitado que considera su territorio, donde se encuentran varias hembras reproductoras y pocos machos. En su territorio no falta comida, agua y un refugio para resguardarse de las inclemencias del tiempo.

 

Colonia de gatos

 

El exceso de los recursos con los que cuentan en muchas ocasiones hacen que el crecimiento sea exponencial generando una preocupación social en cuanto a las condiciones higiénica-sanitarias y las creencias erróneas de que las colonias de gatos pueden ocasionar un deterioro de las condiciones de salubridad del entorno, riesgos para la salud, y conflictos con la convivencia humana.

 

Autora foto: Joraga jo
Autora foto: Joraga jo

 

La gestión ética de las colonias felinas consiste en la captura y control sanitario de gatos ferales, su esterilización, marcaje, y retorno a su colonia de origen.

Los  programas  CER/CEVR  (captura-esterilización-vacunación-retorno)   son   la   base   y  la  mejor herramienta  para  controlar  la  población  de  las  colonias  urbanas felinas y mantener su salud. Son procesos dinámicos que requieren un grado importante de compromiso y dedicación.

Permiten:
a) Mejorar el bienestar de los gatos al disminuir el estrés dentro del grupo
b) Controlar la agresividad entre gatos
c) Bajar la prevalencia de enfermedades infecciosas
d) Evitar el crecimiento exponencial de la población debido a la presencia de gatos sexualmente
activos

Gatos abandonados

 

Fuente: AVEPA