Todos los parásitos tienen algo en común y es que pueden poner la salud de nuestro perro en jaque. Pero ¿qué podemos hacer para evitar estos riesgos innecesarios? En este artículo te lo contamos.

 

Perros

 

Tipos de parásitos

Hay dos clases de parásitos que pueden afectar a nuestro perro: los internos y los externos. Tan peligrosos son unos como otros, por eso tenemos que estar preparados para luchar contra ellos. Además es muy fácil combatirlos con buenos antiparasitarios para perros.

 

Parásitos internos en el perro

Estos parásitos suelen ser gusanos intestinales que afectan de diferente forma al perro, pero de no tratarse pueden ocasionar incluso la muerte de nuestro «peludo». Veamos cuales son:

 

Gusanos en perros

 

Gusanos redondos (Toxocara canis y Toxascaris leonina)

Suelen darse sobretodo en cachorros o animales jóvenes. Los cachorros suelen infectarse a través de su madre, bien cuando se encuentran en el cuerpo de esta o a través de la leche cuando están mamando. Este tipo de gusanos puede afectar a las personas también. Los síntomas más frecuentes son: pérdida de apetito y por consiguiente pérdida de peso, vómitos y diarreas, abdomen hinchado y tos incesante.

Estróngilos o gusanos redondos con gancho (sobre todo Ancylostoma sp. y Uncinaria stenocephala)

Estos gusanos penetran a través de la piel del animal o de la mucosa bucal. Como en el caso anterior la madre puede contagiar a sus cachorros en el período de amamantamiento. Son muy peligrosos porque se sujetan por medio de sus ganchos a la pared interna del intestino del perro, produciendo lesiones y succionando la sangre.

Gusanos látigo (Trichuris vulpis)

Los gusanos látigo se encuentran en el intestino de nuestro «peludo», depositan sus huevos y estos salen al exterior por medio de las heces. Estos huevos suelen ser ingeridos por otros animales completándose así el ciclo vital. Pueden sobrevivir durante años ya que son muy resistentes tanto al frío (heladas) como a la sequía. A nuestro amigo peludo  le  puede  ocasionar  anemia, así como  desencadenar en el intestino una reacción inflamatoria de la mucosa pudiendo llegar a producir hemorragias ocasionales.

Tenias (Dipylidium caninum y Echinococcus granulosus)

La tenia Dipylidium caninum, se contrae a través de las pulgas, que transportan las larvas de los parásitos. Al asearse el perro se las traga y pasados veinte o treinta días, los gusanos ya en fase adulta se adhieren a la pared del intestino delgadom donde se alimentan de los nutrientes que nuestro perro ingiere. Pueden llegar a crecer hasta los sesenta cm. También puede afectar a niños que hayan estado en contacto con un animal infectado.

 

Parásitos externos en el perro

Un parásito externo es aquel que vive a expensas de otro animal, en este caso nuestro perro. Los parásitos hematófagos son aquellos que se alimentan de sangre. Se extienden sobre la piel de nuestro «peludo» y en los meses de más calor es cuando más prevalencia tienen. Aquí encontramos dos tipos de parásitos:

  • Subclase Acari: garrapatas y ácaros (causantes de la sarna)
  • Subclase Insecta: pulgas, piojos picadores y masticadores, flebotomos, mosquitos y moscas

Pulgas

Pulgas en gatosLas pulgas son insectos sin alas. Los ejemplares adultos miden de 1 a 6 mm de longitud. Para poder vivir las pulgas necesitan un ambiente cálido y húmedo, de lo contrario no pueden desarrollarse. Las pulgas pueden transmitir las siguientes enfermedades:  Dipilydium caninun,  Dermatitis Alérgica a la Picadura, Bartonella henselae (enfermedad del arañazo de gato = bartonellosis), Bartonella vinsoniiy  Rickettsia felis.

Pueden picar al hombre normalmente en las extremidades inferiores y producen mucho picor y también es normal la fiebre.

Garrapatas

Las garrapatas son artrópodos, pequeños vampiros que se alimentan de sangre. Pueden aparecer por cualquier parte del cuerpo del «peludo» siendo sus zonas preferidas las orejas, el cuello, las axilas o entre los espacios interdigitales que hay entre los dedos. Pueden transmitir diferentes enfermedades a nuestros perros como: la Enfermedad de Lyme o Borreliosis, Anaplasmosis, Ehrlichiosis, Babesiosis y Hepatozoonosis.

 

Piojos

Piojos perros

Los piojos de perros solo afectan a perros. Hay dos especies que afectan a los perros: el piojo masticador (come los restos de las secreciones de la piel de nuestro can)  y el piojo chupador (que se alimenta de sangre). Producen lesiones cutáneas al arrascarse el animal.

 

Flebotomos

Phlebotomus

 

Son mosquitos, de reducido tamaño que se alimentan de perros. Sólo las hembras son las que se alimentan de sangre, los machos no lo necesitan. Transmiten la enfermedad de la Leishmaniosis que a día de hoy tiene tratamiento pero no cura.

 

 

Cómo ves es de suma importancia tratar a nuestros perros y desparasitar tanto interna como externamente.

MUY IMPORTANTE: Los productos de perros no pueden ser utilizados para gatos, a no ser que sean recomendados para ello y a la inversa porque pueden ser tóxicos.

 

Autora: Antonia Villalba