Un estudio permite avanzar en el conocimiento de la dispersión natal de aves territoriales de larga vida

El alimoche es un ave territorial de larga vida, parecida al buitre, que se encuentra amenazada a nivel mundial. Un estudio liderado por el CSIC ha permitido entender la dispersión natal en esta especie, es decir, el movimiento que realizan las aves desde el lugar de nacimiento y el primer lugar de reproducción, lo cual permite esclarecer algunas claves de sus comportamientos. El estudio se ha realizado en colaboración con más de diez institutos de investigación, universidades, administraciones públicas y varias decenas de personas voluntarias y agentes de medio ambiente.

“Este trabajo ha requerido de un gran esfuerzo, por la dificultad y complejidad que supone mantener estudios a tan largo plazo. De no ser por la constancia y dedicación de muchos investigadores, este tipo de información no habría sido posible obtenerla”, explica José Antonio Donázar, investigador de la Estación Biológica de Doñana (EBD-CSIC).

El estudio se basa en la información generada por los principales programas de marcaje y seguimiento de seis poblaciones de alimoche entre Francia y España. Se ha necesitado el anillamiento de más de 1500 pollos durante 30 años para obtener datos de dispersión de 66 machos y 58 hembras que se detectaron criando por primera vez a edades de entre 3 y 24 años.

 

Alimoche adulto
Alimoche adulto. FOTO: Héctor Miguel Antequera,

 

“Hemos tenido en cuenta en nuestros análisis efectos asociados a cada población como la densidad de individuos y la tendencia poblacional, así como rasgos individuales como el sexo del pollo, la fecha en de nacimiento, su condición física, la jerarquía dentro de la nidada y la edad a la que se reprodujo por primera vez”, añade David Serrano, investigador también de la EBD-CSIC.

En el estudio, se ha determinado que la distancia media de dispersión fue de 48 Km, aunque algunas aves se movieron más de 500 kilómetros para asentarse como reproductoras. Un hallazgo interesante fue cómo las distancias de dispersión estuvieron inversamente relacionadas con la densidad de individuos en el área donde nacieron, particularmente en los machos, lo que sugiere que las aves perciben la abundancia de vecinos como una señal de la calidad del hábitat y por ello seleccionan estas áreas para reproducirse.

David Serrano señala también que “curiosamente, las menores distancias de dispersión se produjeron en esas áreas de alta densidad pero donde la especie estaba en declive por mortalidad adulta”. Los alimoches son territoriales, por lo que las bajas en los territorios por veneno, infraestructuras y otras causas permiten que las aves noveles encuentren un hueco donde reclutarse cerca del lugar de nacimiento. Sin embargo, cuando baja mucho la densidad las aves parecen percibir el ambiente como de baja calidad y prefieren alejarse más para buscar un lugar donde intentar criar por primera vez.

Según sigue explicando el investigador de la EBD-CSIC, otro hallazgo importante es que las hembras se movieron en promedio casi tres veces más lejos que los machos. Ambos sexos siguieron distintas tácticas de dispersión en función del contexto social y, especialmente las hembras, de forma interactiva con sus rasgos individuales, algo que no acaban de entender bien y que abre nuevas preguntas.

“El trabajo demuestra la dificultad de obtener información valiosa para arrojar luz sobre factores que puede estar interactuando de forma compleja en la dispersión natal, un rasgo vital muy poco conocido en aves territoriales de larga vida, que sin embargo puede ser determinante en la tendencia y viabilidad de las poblaciones” señala Ainara Cortés-Avizanda investigadora postdoctoral asociada al GEDA, de IMEDEA UIB-CSIC. Esta investigadora añade que “los resultados, nos permiten entender mejor la dinámica de dispersión de esta ave y las causas de su declive en ciertas regiones donde antiguamente la densidad de aves era alta y que aparentemente siguen siendo idóneas para el alimoche”.

Fuente: Dycit