Los gatos esterilizados crecen más sanos y reducen el peligro de padecer algunas enfermedades importantes, como el cáncer de testículos y de mama. Además, como no tendrán camadas de cachorros no deseados, se evita el abandono de animales. Pero también comen más, con el peligro que esto conlleva. ¿Es cierto que los felinos esterilizados engordan? La respuesta es que sí, admiten los expertos. Entonces, ¿cómo alimentar a un gato castrado para evitar que coja peso y cómo ayudarle a estar sano y feliz? En este artículo se dan las claves.

Gatos esterilizados: beneficios de peso

Esterilizar a los gatos tiene ventajas de peso. Un felino esterilizado reduce su comportamiento sexual y sus ganas de salir en busca de pareja disminuyen de forma drástica. “Esterilizar a los gatos no solo es importante para evitar las camadas no deseadas de cachorros. Además, tiene importantes beneficios para la salud de los felinos”, concluye un estudio de la Universidad de Cornell (EE.UU.).

Los felinos esterilizados son animales más tranquilos y cariñosos, menos territoriales y sin ganas de marcar la casa. Además, son más sanos y tienen menos peligro de sufrir cáncer. Esterilizar a una hembra antes de su primer celo reduce, entre otros problemas, el riesgo de que desarrolle un cáncer de mama más tarde. La salud de los machos también saca beneficios de la esterilización. “La esterilización reduce el peligro de cáncer de testículos en gatos y problemas de próstata”, añaden los veterinarios de la Universidad de Brown (EE.UU.).

Imagen: adogslifephoto

¿Los gatos esterilizados engordan?

Los felinos esterilizados engordan. Quienes viven con ellos ya lo sospechaban, pero ahora lo confirman los veterinarios: los gatos esterilizados comen más y, sí, por lo general cogen peso. “Los felinos esterilizados comen más y reducen su gasto de energía, porque su comportamiento sexual está mermado; el resultado es que suelen engordar”, dice el veterinario Marc Kanchuk, coordinador de un estudio sobre alimentación en gatos esterilizados publicado en la revista científica The Journal of Nutrition.

Por eso, si no se tiene cuidado, tanto las hembras como los machos pueden aumentar de peso de forma importante tras la cirugía de esterilización. ¿Cómo alimentar a los felinos para conseguir que estén sanos y no padezcan los problemas que conlleva el sobrepeso o, en el peor de los casos, la obesidad?

¿Cómo alimentar a un gato esterilizado? Controla lo que come

Los gatos tienen una capacidad natural para controlar su ingesta de energía, con el fin de evitar comer más de lo que necesitan y padecer sobrepeso u obesidad. Pero este mecanismo parece reducirse al esterilizarlos. Esta operación interfiere en su mecanismo natural para regular de la ingesta de calorías. El resultado es que los felinos castrados tienden a comer más de lo que necesitan.

Por eso, el primer paso para alimentar a un gato esterilizado es controlar lo que come. Aunque los felinos no esterilizados son capaces de administrar la comida, el felino sacará beneficios si se vigila su cuenco y no se le deja comer más de lo que necesita.

Alimentar a un gato esterilizado: elige comida baja en grasas

Imagen: Trish Hamme

Como las personas, cada felino es distinto. Aunque las raciones de comida que recomiendan los paquetes de alimentos para gatos son orientativas, no sirven para todos. Hay felinos que gastan menos energía que otros y, en consecuencia, necesitan menos calorías.

La clave es elegir una buena comida para gatos esterilizados, ya que este alimento ya contiene menor concentración de calorías y sacia más.

En un principio, hay que seguir las pautas del paquete, pero lo recomendable es ajustar la cantidad diaria de alimento a las necesidades reales del felino para asegurarse de que come lo que necesita, y no más. Para ello, lo mejor es utilizar un vaso dosificador, que se puede pedir en el veterinario o comprarlo en una tienda especializada en gatos; aunque lo más preciso es usar una báscula de cocina.

Alimentar a un gato esterilizado: divide y vencerás

El truco para que el felino esterilizado no engorde es repartir su comida diaria en raciones más pequeñas, distribuidas a lo largo del día. “La receta para cuidar al gato es calcular la cantidad de comida que necesita para mantenerse saludable, pero ofrecerla repartida en raciones pequeñas a lo largo del día, en lugar que de una sola vez”, explica el veterinario Kelly Swanson, de la Universidad de Illinois (EE.UU.), quien ha realizado un extenso estudio sobre la alimentación felina.

  • Las claves para saber cómo repartir la comida del gato.

Alimentar a un gato esterilizado: juegos

Escoger una buena comida, repartirla en raciones y… ¡dejar que el felino esterilizado juegue con ella! Los comederos rebosantes son aburridos y muy poco estimulantes para estos animales. ¿Por qué no usar dispensadores de comida para gatos, puzles y juegos como esconder bolitas por la casa? Estos trucos proporcionarán al minino un interés adicional en la comida, le mantendrán activo y con la mente despierta… ¡mientras cuida su línea!

Web: www.consumer.es