Los ratones espinosos son animales omnívoros. En su hábitat se alimentan de semillas secas, insectos, brotes de plantas bajas y matorrales   e incluso no es extraño encontrar conchas de caracol en sus refugios. Nosotros podemos alimentarlos con una mezcla de semillas y vegetales suplementada con proteína animal. Podemos darles una mezcla de semillas como las que se venden para hámsters o gerbos, a la que añadiremos (en poca cantidad) frutas y verduras no excesivamente jugosas. El heno de calidad también es un buen alimento. Si nos pasamos con los vegetales o nuestras mascotas no están acostumbradas les provocaremos una diarrea. Una vez por semana (aproximadamente) deberemos darles algo de proteína   animal. Los insectos les encantan y sin duda son el mejor complemento proteico, y el más aproximado a su dieta natural. Pueden espolvorearse con un complejo de calcio y vitaminas. También aceptarán pienso seco para perros   (que además ayuda a desgastar los dientes), un hueso con algunos restos de carne (suplemento de proteína y calcio). Se les pueden dar golosinas esporadicamente, para roer como pan duro, dátiles… pero muy de vez en cuando. No debemos olvidar tener siempre disponible en el alojamiento material que nuestros   animales puedan roer como ramas de frutales, rollos de cartón o similares. Las norias de ejercicios en general son peligrosas para los animales con cola,   más si este apéndice es tan delicado como en el caso de los ratones  espinosos. El introducir elementos nuevos en el alojamiento que los animales puedan explorar y con los que puedan jugar es siempre recomendable. Cuando las peleas son frecuentes (se suelen traducir en mutilaciones en la cola principalmente) las causas pueden ser o una deficiencia en proteína, o poco espacio o ambas. Las colas de los ratones espinosos son muy frágiles, si se sujeta a un ratón por su cola seguramente se la romperemos, lo que resulta terriblemente   doloroso para el animal y suele concluir con la pérdida del apéndice, que por supuesto no vuelve a crecer. No hay que cogerlos pues nunca por la cola. Los bebederos se rellenaran a diario y se lavaran y desinfectarán como  mínimo una vez por semana (si son de botella, si no a diario). Los comederos se limpian diariamente.

Ratón espinoso

Se retirará a diario el substrato contaminado con deposiciones. Cada tres meses es recomendable cambiarlo por completo (depende del número de animales que tengamos en el alojamiento). Puesto que son grupos que se forman con una jerarquía definida introducir animales nuevos en un grupo ya formado suele causar una grave conmoción que se traduce en peleas de las que el nuevo ejemplar no suele salir bien parado. Hay que introducir todos los animales a la vez en su nuevo alojamiento. Si por  alguna razón debemos de introducir ratones posteriormente habrá   que tomar las máximas precauciones posibles y el éxito no está garantizado.   La edad más adecuada para adquirir ratones espinosos es de unas 7 – 8 semanas.