Las orejas alargadas son uno de los órganos más característicos de los conejos y también un pequeña fuente de problemas. No son pocas las enfermedades que pueden afectarlas y es bueno que sepamos algo sobre ellas.

En el caso de los conejos las otitis bacterianas suelen ser por Pasteurella. Una bacteria que a los pequeños lagomorfos les provoca muchos procesos patológicos. Si la infección del oído medio llega a interno pueden aparecer problemas nerviosos incluso. El tratamiento ha de incluir limpiezas varias veces al día de las orejas pero es posible que haya que administrar también antibiótico por boca. Un buen estudio microscópico puede ayudarnos a saber el tipo de bacteria que es y si no es suficiente siempre se puede hacer un cultivo de una muestra y determinar también qué antibiótico es el más efectivo mediante un antibiograma.

 

Además de las bacterias también los ácaros pueden invadir el canal auditivo externo y multiplicarse, produciendo la aparición de una costra sobre la mucosa auditiva. La especie que suele afectar a conejos es  Psoroptes cuniculi. Para que cure con garantías es necesario limpiar bien toda la zona costrosa y aplicar el tratamiento antiparasitario adecuado. La imagen de la costra es la oreja es bastante significativa de la enfermedad pero la visualización de los ácaros en un microscopio nos da el diagnóstico definitivo.

El virus del sarcoma de Shope es un virus que produce unas nodulaciones bajo la piel que en muchas ocasiones aparecen primero en las orejas o en los miembros. Puede presentar una o múltiples nodulaciones y en ocasiones pueden desaparecer espontáneamente. Este virus se utiliza en las vacunas contra el virus de la mixomatosis pues son muy parecidos en su estructura.

La tiña es una enfermedad producida por hongos. Normalmente afecta a conejos el virus cTrichophyton mentagrophytes variedad granulare. Se producen calvas circulares en la piel. Afecta a cualquier parte de la piel pero con el comportamiento de acicalamiento típico de los conejos casi siempre suele acabar afectando a las orejas y la cara también.  El tratamiento consiste en antifúngicos.

Hay que evitar traumas por mala postura al cogerlos. Nunca se deben coger a los conejos por las orejas pues son órganos muy delicados que pueden sufrir rotura del cartílago si hacemos presa en ellas con demasiada fuerza o los conejos se mueven mientras los sujetamos por ellas. La forma correcta sería de la piel del cuello y a la vez cogiendo con otra mano el culo para evitar que den patadas.

 

Autor: Domingo García                                                                   Web: blog.vetjg.com