Poco a poco los fríos van desapareciendo y van dejando paso a temperaturas agradables y al calor propio de la estación veraniega. Dependiendo de la zona en donde vivamos este será más acusado y claro nuestro «peludo» también lo siente. En este artículo te vamos a dar siete consejos para refrescar a tu perro en verano.

Perro mojado

 

Hidratación en perros

Es necesario que tu perro tenga agua limpia a disposición para mantenerlo hidratado. Al ser posible el agua deberá estar en un lugar que se mantenga lo más fresca posible y alejada del sol en todo momento para que no se evapore. Recomendamos también que el bebedero sea de acero inoxidable para evitar que con el calor las bacterias proliferen en el recipiente. Si vas de viaje o de paseo no te olvides en esta época del año llevar un bebedero portátil. Es de extrema importancia para la salud de tu perro que permanezca siempre hidratado. Un truco en los meses de más calor es poner algunos cubitos de hielo en su bebedero para que el agua permanezca fresca.

 

Mojar al perro

Una buena forma de mantener fresco a tu peludo es mojándole. Si vives en una casa y tienes espacio donde puedas poner una piscina para perros en tu jardín además de que permanecerá fresquito disfrutará muchísimo bañándose y jugando con el agua.

Piscina para perros - Refrescar a tu perro en verano

 

Esterillas refrigerantes para perros

La mayoría de los perros prefieren descansar en un sitio lugar fresquito en la casa en vez de en su colchoneta o cama en el verano. Esto puede ser debido a que su lugar de descanso asignado le genera demasiado calor. En el mercado podemos encontrar colchonetas refrigerantes de todos los tamaños para poner a nuestro perro y que se sienta más cómodo cuando reposa.

 

Proteger al perro del sol

En el verano o con temperaturas muy elevadas nuestro perro puede sufrir un golpe de calor. Los perros carecen de glándulas sudoríparas. El proceso de regulación de la temperatura corporal se realiza mediante jadeos. La eliminación del sudor se elimina en un proceso lento a través de las almohadillas de sus patas. Si la temperatura corporal aumenta puede dar lugar a un golpe de calor, en este caso puede subir hasta los 42º cuando lo normal en un peludo es entre 38º a 39º. El golpe de calor es muy peligroso para un perro por eso es fundamental proteger al perro del sol. Olvídate de hacer ejercicio o de sacarle a pasear en las horas que más calor hace. Provéele de espacios con sombra en las horas del día que más calienta el sol si tu perro se encuentra en el exterior de la vivienda.

 

Perro al sol - Refrescar a tu perro en verano

 

Cepillados de pelo

El pelo del perro le protege tanto del frío como del calor. Para mantenerlo en un óptimo estado es muy importante que cepillemos a nuestro peludo con cierta regularidad para retirar el subpelo. Este subpelo es el que en el invierno le provee del abrigo suficiente para mantenerlo caliente, por eso es importante retirarlo en el verano, aunque nuestro can ayudará con el proceso de muda, dejándonos el recordatorio de su abrigo en forma de bolas de pelo si no le cepillamos.

 

Helados para perros

Otra forma de refrescar a nuestro perro es dándole helados. Los podemos preparar nosotros mismos humedeciendo unas bolitas de pienso y congelándolas. Antes de dárselas las pasamos por agua para que no se le quede pegada la lengua. También podemos encontrar helados específicos para perros en tiendas especializadas.

 

Perro con gafas - Refrescar a tu perro en verano

Refresca el ambiente

Una estupenda forma de bajar la temperatura es mediante un ventilador o con aire acondicionado, seguro que nuestro perro nos lo agradecerá. Eso sí evita que se ponga directamente en el chorro de aire.

Esperamos que con estos consejos tu peludo esté más fresquito durante la época de calor.

 

 

Autora: Antonia Villalba