Autor: Rabbit´s Corner

Rascayu

Cómo evitar la mixomatosis y otras enfermedades

No existe una sola pauta de vacunación adecuada para el conejo, pues el riesgo de padecer diversas enfermedades depende de su ambiente y del tipo de vida que lleve. En general se aconseja vacunar a las mascotas contra la mixomatosis, y en casos concretos, contra la enfermedad hemorrágica vírica. Las vacunas contra la pasteurelosis y la enterotoxemia no se aconsejan en general para los conejos que viven como mascotas. El conejo puede verse afectado por diversas enfermedades infecciosas. El riesgo dependerá del lugar donde habite y del tipo de vida que lleve. Una correcta pauta de vacunación y la revisión periódica por parte del veterinario ayudarán a prevenir muchos problemas. No existe una única pauta aconsejable. Un veterinario especialista podrá determinar las vacunas necesarias, dependiendo de las circunstancias de cada caso. Algunas de las enfermedades contra las que puede ser aconsejable vacunar   son: la mixomatosis, la enfermedad hemorrágica vírica, la Pasteurelosis e infecciones respiratorias, y la Enterotoxemia.

Mixomatosis

Es una enfermedad vírica muy extendida en la península Ibérica. Se transmite por contacto directo o mediante picaduras de mosquito y otros parásitos. El riesgo para un conejo que viva siempre en un piso en una gran ciudad es casi inexistente. En cambio, puede ser bastante mayor para uno que viva en las afueras, o en una zona rural, aunque sólo sea durante las vacaciones o fines de semana. En general sería aconsejable vacunar a todos los conejos contra esta   enfermedad. La primera vacuna se puede administrar a partir de los dos meses de edad. La inmunidad dura 6 meses, así que lo ideal sería vacunar   dos veces al año. De todos modos, si la vacuna se administra a principios   de la primavera, la protección es razonable durante la época de   mayor riesgo del año, y puede bastar con una sola dosis de recuerdo anual, administrada al principio de la primavera.

Enfermedad hemórragica Vírica del Conejo

Esta enfermedad se transmite básicamente por contacto directo con otros conejos, o con sus secreciones. El riesgo para un conejo que viva como mascota sólo es significativo si vive en una zona rural y con acceso al aire libre. En ese caso conviene vacunarlo y administrar una dosis de recuerdo anual.

Pasteurolosis e infecciones respiratorias

Las vacunas disponibles contra la pasteurelosis y otras bacterias responsables de infecciones respiratorias proceden de la cunicultura industrial. Su eficacia es dudosa, aunque hay opiniones diversas al respecto, y probablemente no aportan casi ningún beneficio a un conejo que viva como mascota. Su uso no se aconseja en general para los conejos que viven como mascota.  

Enterotoxemia

Las vacunas contra las infecciones intestinales, producidas principalmente por clostridios, también proceden del mundo de la cunicultura industrial. Este tipo de infección es característica de las granjas industriales de conejos, donde la alimentación intensiva con piensos muy concentrados favorece este tipo de procesos. Su uso no se aconseja en general para los conejos que viven como mascotas.