dragon_barbudo_australiano

 

Nombre común: Dragón barbudo australiano

Nombre científico: Pogona vitticeps

 

Ubicación: Centro y este de Australia.
Tamaño: Alcanza hasta 50 cm. con cola aproximadamente.

Características generales

El Dragón Barbudo Australiano Habita las sabanas, regiones semiáridas, rocosas y desérticas, aunque se los encuentra también en bosques abiertos y hasta en la costa. En cautividad constituyen mascotas extraordinarias, mostrando una personalidad cautivadora y una apariencia intrigante. Además son fácilmente amansables.

Ambientación

El terrario debe ser espacioso y dede estar bien ventilado, para que permita obtener el gradiente termal ideal y brindar variedad de espacios. El tamaño para un ejemplar adulto será de 80x40x50 cm. como mínimo. En caso de ser más de un animal, se deben aumentar considerablemente las dimensiones para evitar cualquier tipo de hacinamiento y competencia. La tapa del mismo debe evitar escapes.

El sustrato en su ambiente natural es arena, pero en cautiverio se han conocido casos de intoxicaciones por ingesta de la misma. Recomendamos usar conchilla (la de acuarismo) o arena gruesa esterilizada (controlando que no sea ingerida). Existen opiniones encontradas con respecto al marlo de choclo triturado, y consideramos poco práctico y algo riesgoso el uso de corteza, así como poco práctico y natural el uso de pasto sintético.
Los “barbudos” necesitan tanto escondites como áreas de reposo. Recomendamos que haya al menos uno de cada uno. Se pueden colocar rocas (lavadas) dispuestas de tal forma que no puedan derrumbarse y aplastar al animal, troncos acostados sobre el suelo y poco elevados y cuevas. El uso de plantas no resulta práctico y no hace diferencia para el animal, aunque si se las utiliza, sean naturales o artificiales, no deben ser tóxicas. Recomendamos colocar un recipiente no muy grande ni muy profundo con agua limpia y fresca siempre. Debe ser de fácil acceso.

Higiene

dragón_barbudo1

Los “barbudos” poseen un metabolismo muy rápido. En condiciones adecuadas defecan hasta dos veces por día… y abundantemente.
Estos animales son bastante susceptibles a los parásitos. No los contraen en la naturaleza porque las temperaturas del lugar donde viven son muy altas y los parásitos no las resisten. En cautiverio, si el terrario no se encuentra bien aseado, dada la temperatura algo más baja, los parásitos no sólo no se mueren, sino que pueden proliferar. Por esto recomendamos retirar los restos de heces diariamente (la conchilla es ideal en este sentido porque “petrifica” todo y lo hace fácil de juntar). El terrario debe ser aseado totalmente al menos 3 o 4 veces al año.
Si se notan manchitas o anormalidades en las heces, es conveniente hacerlas analizar por un veterinario de reptiles.

Iluminación

Los dragones barbudos, como todos los animales diurnos, necesitan los rayos UVB para sintetizar la vitamina D, que permite la fijación del calcio. Por eso es indispensable el uso de tubo UV especial para reptiles (Tetra ReptiGlo o Zoomed`s Iguana o Reptil Light). Además, si el terrario se encuentra en una habitación poco iluminada durante el día, se debe complementar la iluminación con una lamparita o spot, que además pueden ayudar a brindar más temperatura en invierno. Durante la noche no debe quedar ninguna luz incandescente blanca visible, ya que causa mucho stress. El fotoperíodo debe ser de 12 horas.

Temperatura

Aunque los dragones barbudos son habitantes del desierto, pasan la parte más cálida del día en escondites relativamente más frescos; por esto, así como con todas las especies desérticas, demasiado calor puede ser tan peligroso como demasiado frío.El terrario debe proveer el gradiente termal adecuado tanto horizontal como verticalmente. Durante el día la temperatura debe oscilar entre los 24º C (en la parte fresca) y los 30º C (en la parte cálida), con un área de reposo entre 32º y 35º C. De noche la temperatura de la parte fresca no debe ser menor a 21º C. Se puede utilizar una piedra calefactora o una placa térmica (debajo del terrario) controlando que no sobrecalienten y puedan causar quemaduras. Además se suele utilizar un bulbo cerámico o un spot como fuentes de calor suplementarias (y en realidad necesarias), especialmente en el área de reposo. Tanto los bulbos como los spots deben contar con la instalación correcta para evitar cortocircuitos e incendios. Si es necesario utilizar otra fuente de calor durante la noche que no moleste al animal con luz, recomendamos usar spots de color rojo o azul o lámparas nocturnas para reptiles.

Alimentación

Estos dragones son omnívoros. Comen insectos y pequeños vertebrados, así como una considerable cantidad de materia vegetal.
Cuando están recién nacidos, hasta los 4 meses, la alimentación es un factor importantísimo, y complicado. Se deben ofrecer grillos muy muy pequeños o moscas de la fruta sin alas. Luego se pueden empezar a ofrecer también tenebrios muy chicos. Los ejemplares jóvenes comen insectos y verduras y frutas en una proporción 50-50. Además de alguna presa viva ocasional (lactantes de ratón).De adultos, su alimentación pasa a ser casi exclusivamente vegetariana. Se ofrecen insectos hasta dos veces por semana (como máximo) y una presa viva cada 10 a 15 días. Es preferible ofrecer presas vivas ya que el exceso de insectos puede ocasionar obstrucciones intestinales.
Los insectos, grillos, saltamontes, zophobas, orugas de seda (ocasionales) deben ser de criadero, ya que los que se pueden cazar en el jardín de casa o en la calle pueden tener restos de pesticidas que intoxican al animal.
Los vegetales que se pueden ofrecer son: radicheta, escarola, albahaca, acelga, berro, hojas de diente de león, zapallito redondo o zucchini, zanahoria, batata, arvejas (congeladas, no de lata) y ocasionalmente perejil, zapallo y brotes de soja. Se deben evitar absolutamente (aunque al animal le gusten) la espinaca y la lechuga. Entre las frutas, podemos ofrecer mango, moras, kiwi, frutillas, manzana, banana, pera, durazno, uvas (sin semillas), etc.
Es imprescindible suplementar las comidas (sean insectos o materia vegetal) con completo vitamínico y calcio dos o tres veces por semana.

Otros

Los dragones barbudos son animales fáciles de amansar, aunque la tarea requiere tiempo y paciencia. Es necesario mantener un contacto permanente, pero sin que dicho contacto genere stress en el dragón. Al tomarlos, se lo debe sostener con todos los dedos por debajo de su panza y sólo el pulgar rozando levemente la espalda. Estos animales no soportan el ser tomados firmemente, aunque siempre se debe demostrar que es uno el que domina. Si fuese necesario, recomendamos usar guantes de cuero. Las mordidas de estos animalitos no son nada agradables.
Recomendamos efectuar un leve rociado con agua tibia sobre el animal cuando éste esté por mudar su piel. Sin embargo el terrario no debe estar nunca “mojado”.