30 rayas mosaico criadas en cautividad han vuelto al Mar Cantábrico

30 rayas mosaico criadas en cautividad han vuelto al Mar Cantábrico

El Bioparc Acuario de Gijón, el Acuario de Sevilla y el Oceanogràfic de València, tres instituciones que llevan a cabo importantes proyectos de investigación y conservación, colaboran en esta iniciativa.

Los equipos de Biología y Veterinaria del Bioparc Acuario de Gijón, el Acuario de Sevilla y el Oceanogràfic de València referentes en el compromiso con el medio ambiente, con el cuidado y el bienestar animal; unieron fuerzas para llevar a cabo una importante acción conservacionista. En la popular Playa de Poniente, del municipio de Gijón, se realizó la suelta de 30 rayas mosaico (Raja undulata) a las aguas del Mar Cantábrico. Estas rayas, descendientes de progenitores procedentes del Cantábrico, se criaron satisfactoriamente en las instalaciones de las tres instituciones y, gracias a la colaboración conjunta vuelven al mar con el objetivo de reforzar la población en esta zona.

 

Raya mosaico

 

Después de valorar diferentes opciones se ha decidido realizar esta iniciativa y se han solicitado los permisos correspondientes que tienen que otorgar las autoridades autonómicas. Los responsables de la operación han elegido esta zona, no solo por la cercanía al establecimiento gijonés, sino porque también permite que las rayas lleguen a una zona de características similares a las de su distribución geográfica.

Las rayas llegaron desde el Acuario de Sevilla y el Oceanogràfic de Valencia hace unos días al Bioparc Acuario de Gijón, donde fueron recibidas con mimo por los acuaristas, y allí estuvieron aclimatándose hasta estar listas. Por la mañana fueron trasladadas hasta el arenal de la playa de Poniente y aprovechando la marea fueron soltadas en el mar por los equipos de los tres centros.

Las rayas mosaico (Raja undulata) son peces cartilaginosos de agua salada que suelen habitar en las proximidades de la costa y en aguas poco profundas, aunque es posible contemplarlas mar adentro, nadando en el fondo marino. Tienen un tamaño de aproximadamente de 30-40cm. Esta especie, aunque de momento es habitual en la naturaleza, se encuentra en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN en la categoría de “casi amenazada (NT: Near Threatened)” por lo que, con esta suelta, se contribuye a proteger a una especie que cada día tiene más difícil su supervivencia, aunque todavía no se clasifica como vulnerable o en peligro, y evitar que cambie de categoría.

Los treinta ejemplares nacieron a partir de sendos grupos reproductores con origen en el Mar Cantábrico. Y se criaron en las instalaciones del Acuario de Sevilla y Oceanogràfic de Valencia, bajo la atenta mirada de los equipos de Biología y Veterinaria. Los zoos y acuarios, hoy en día, están especialmente equipados para preservar el futuro de las especies salvajes. Las labores de reproducción en los acuarios son fundamentales, puesto que permiten a los biólogos, veterinarios y expertos entender mejor procesos complejos, y trabajar la investigación, la fisiología, la etología, etc. de algunas especies. Además, actividades como ésta sirven como herramientas de apoyo para reforzar con nuevos ejemplares las poblaciones en el medio natural.

Las tres instituciones son miembros de la AIZA (Asociación Ibérica de Zoos y Acuario) entre cuyos objetivos principales destacan el incremento de las relaciones entre las instituciones zoológicas y velar por el bienestar animal.