La reciente Ordenanza de Convivencia Responsable y Protección Animal de Valladolid aprobada en la pasada legislatura, establece obligaciones y prohibiciones para la correcta tenencia responsable basadas en las Cinco Libertades del Bienestar Animal de la OIE, y aceptadas por la mayor parte de la comunidad veterinaria.

El pasado domingo, se avisó a la policía municipal de Valladolid de la situación en la que se encontraban cuatro gatos, confinados en un balcón del barrio de las Delicias. Fueron varias las personas que daban información mañana tarde y noche, hasta el martes 19, de la permanencia de los felinos en el balcón, ante la inacción de la policía municipal. Dos de los gatos (una cría y un adulto) saltaron a la calle el lunes en la tarde, escapándose y sin posibilidad de ser rescatados.

A pesar de las llamadas de la ciudadanía alertando y denunciando la situación de desprotección en la que se encontraban los gatos, la policía municipal respondía que “había cosas más importantes” que hacer cumplir la Ordenanza de Protección Animal, y que además no  disponían de medios para hacerlo, no sin antes realizar valoraciones sobre si efectivamente los felinos estaban más o menos correctamente atendidos y protegidos en esas circunstancias.

Desde LIBERA CyL reclaman que se haga cumplir de la Ordenanza que tanto tiempo costó que viera la luz y lamentan la falta de formación de la policía municipal en protección animal y su desconocimiento de la reciente y celebrada Ordenanza, por lo que volverán a reclamar al concejal Otero vía periodo de alegaciones a los presupuestos, una partida para formar una unidad especializada en protección animal y del medio ambiente, y los medios necesarios para realizarlo.

No es la primera vez que sucede el ninguneo a la ciudadanía cuando avisa de infracciones contra la protección de los animales de Valladolid, y aunque sí se recauda por excrementos y perros sueltos, tanto la ordenanza como la obsoleta Ley autonómica de protección animal prohíben mantener a los animales en terrazas o balcones, lo que constituye infracción grave sancionada con hasta 1.500 euros.

También fueron las denuncias de LIBERA! en septiembre, las que instaron a cumplir con el precepto que prohíbe la exposición de animales en los escaparates de los establecimientos de venta, ya que la policía de barrio (sin formación ni información sobre la ordenanza) desconocía que estaba prohibido desde abril, según comentaron varios establecimientos a los que la policía visitaba en sus rutas diarias.

Los animalistas recuerdan que Los Animales No Son Cosas, y que la Ordenanza está para cumplirla, por lo que siguen siendo necesarias campañas constantes de concienciación y convivencia responsable para tratar de evitar situaciones de maltrato y abandono de animales, así como jornadas de formación exhaustiva a policía local y trabajadores municipales.

Web: Libera