El próximo día 16 de abril se estrena la película «Una veterinaria en la Borgoña». En ella se podrá ver el trabajo al que se enfrentan los veterinarios rurales y  que no siempre queda reconocido por la sociedad.

Una veterinaria en la Borgoña

 

Este filme está escrito y dirigido por Julie Manoukian. Ella confiesa que esta película supuso la puerta de entrada al mundo de  los sanitarios. En declaraciones recientes dijo lo siguiente:

«…Cuando empecé a investigar sobre los veterinarios en zonas rurales, descubrí sus condiciones de trabajo, la presión creciente, y encontré el mismo humor, la misma pasión y el mismo heroísmo discreto que caracteriza a esta profesión tan sacrificada… Un veterinario rural debe saber tratar a prácticamente todos los animales, domésticos o no, de compañía o salvajes, sin olvidar las especies exóticas. Debe estar disponible día y noche, tanto para asistir a partos como para otras emergencias. Además de ayudar a nacer, también recae sobre ellos la exorbitante responsabilidad del derecho a la eutanasia que tienen sus
pacientes…»

 

Una veterinaria en la Borgoña

 

En la trama encontraremos como dos mundos chocan entre sí.

En el corazón de la Borgoña, Nico, el último veterinario de la zona, lucha por salvar a sus pacientes, su clínica y su familia. Cuando Michel, su compañero y mentor anuncia su retiro, Nico sabe que la peor parte está por llegar. «No te preocupes, he encontrado a la siguiente generación» Excepto que…la siguiente generación es Alexandra, una recién graduada brillante, misántropa y que no tiene ningún deseo de enterrarse en el pueblo de su infancia.  ¿Conseguirá Nico que se quede?

La película está protagonizada por Noémie Schmidt, Clovis Cornillac  y Carole Franck.