Una «descerebrada» publicó en sus stories de Instagram un vídeo en el que echa tabasco a un perro en la mucosa olfativa y en los ojos. El pobre animal se retuerce, ya que este tipo de sustancia, además de ser tremendamente agresiva para el olfato, le provoca picor, escozor y dolor.

 

Maltrato animal

 

Nos indigna ver cómo las redes sociales se están llenando de retos y «challenges» basados en el maltrato animal y cómo los usuarios comparten estos contenidos lesivos para los animales como forma de entretenimiento. Por ello, hemos denunciado este contenido por posible maltrato animal ante la Guardia Civil y la Policía Nacional, con la esperanza de que se haga justicia y se le retire la custodia del animal.

 

 

El tabasco oscila entre las 2.500 y 5.000 unidades en la escala de Scoville, empleada para medir el picor de productos con capsaicina. Es irritante para los mamíferos y produce una fuerte sensación de ardor o pungencia en las mucosas. El tabasco provoca un gran picor en las personas, pero su efecto es mucho mayor en los perros, cuyo sentido del olfato está más desarrollado. Mientras que un ser humano tiene unos 5 millones de receptores olfativos, un perro puede llegar a los 300 millones.

¿Os imagináis el sufrimiento de este perro? Solo hay que ver cómo se retuerce, incapaz de comprender lo que le pasa y por qué las personas en las que confía le están infligiendo ese dolor. No podemos tolerar que se siga maltratando a los animales para hacer publicaciones en redes sociales, algo tristemente cada vez más habitual.

Desde PACMA seguimos denunciando esta barbaridad y exigiendo que se endurezcan las penas por maltrato animal para que quienes hacen daño a los animales dejen de salir impunes.

 

Fuente: PACMA