Esta semana, los técnicos de la Asociación Tursiops se embarcan a bordo del velero de investigación Irifi para comenzar el calado de una red de hidrófonos submarinos en espacios ubicados en la Red Natura 2000 marina, en las islas Pitiusas, en el entorno de Ibiza y Formentera. El objetivo de la entidad persigue clarificar la afectación del ruido asociado a la navegación marina sobre la ecología y distribución del delfín mular.

Esta actuación que se enmarca en el proyecto ‘Nuestros Delfines’  ha sido posible gracias a la validación de las autoridades competentes, y dada la situación actual, supone una oportunidad histórica para continuar trabajando en la investigación y conservación de los mamíferos marinos.  Un contexto,  que convierte a esta embarcación en la única  a la vista en la zona,  y que permitirá realizar fondeos submarinos así como establecer valores de referencia de ruido ambiental sin alteraciones debidas a la acción del ser humano.

La investigación se centra en unos de los mayores enclaves con mayor tráfico marítimo del mar Mediterráneo para dar respuesta a cuestiones como el nivel de afección que recibe el delfín mular debido al ruido,- al tratarse de una especie que se relaciona, vive y alimenta mediante acústica-, y conocer si este mamífero  puede coexistir con estas perturbaciones sonoras.

La iniciativa cuenta en 2020 con el apoyo de la Fundación Biodiversidad, del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, así como con la colaboración de múltiples instituciones tanto públicas como privadas desde que se iniciara en 2018.

Delfines
Delfín mular en las islas Pitiusas

Precisamente, durante la primera etapa del proyecto en 2018, tras fondear tres hidrófonos en tres áreas con diferente grado de presión de navegación, siendo estos los Freus de Ibiza-Formentera, los Illots de Ponent y Na Xamena (alto, medio y bajo respectivamente) se pudo determinar que los delfines tienen una mayor presencia en invierno que en verano y que se correlacionan negativamente con el ruido antrópico.

Estos resultados han empujado a Tursiops a profundizar en la investigación, apoyada en dos premisas contrastadas científicamente. Según la entidad, en la primera se que existe una población local de delfín mular en las islas Pitiusas y la segunda hipótesis sostiene que cada delfín mular desarrolla un silbido firma único con el cual puede ser identificado.

Debido a este planteamiento, surge la necesidad de aumentar en 2020 la red de hidrófonos a un total de seis, para que envuelvan todo el archipiélago de Ibiza y Formentera.  De esta forma toda el área de distribución de la subpoblación pitiusa de delfín mular, o por lo menos la más costera, quedaría bajo vigilancia sonora.

Sobre el proceso de investigación, Tursiops indica que, tras el fondeo de los hidrófonos, los archivos acústicos generados se analizan de diferentes formas; en una primera fase se cuantifica y caracteriza el ruido submarino, y en una segunda se cuantifica la presencia de delfín mular en base a la aparición de silbidos.

Posteriormente, se aíslan estos silbidos de forma que después, por técnicas de cálculo basadas en los procesos de captura o recaptura se aporta información sobre;  la cantidad de delfines que se encuentran en el área de estudio, los movimientos que ejecutan alrededor de las islas Pitiusas, cómo se correlacionan con los niveles de ruido y  la navegación, así como el papel que juegan las áreas marinas protegidas de la Red Natura 2000 para esta especie.