Togo, Balto, Flitz fueron tres  de los perros de  trineo que llevaron la antitoxina de la difteria a Nome en 1.925. Pero la historia a veces es un poco cruel y otorga la fama a quienes han colaborado en última instancia. Os voy a relatar la historia de estos tres héroes peludos y la hazaña que llevaron a cabo para salvar a unos niños de esta terrible enfermedad. Pero empecemos conociendo a los protagonistas de esta gran historia.

TOGO

 

Togo

 

En octubre de 1.913 nació Togo. Fue hijo de Suggen, ex perro líder del que sería su dueño Leonhard Seppala, de origen noruego y nacionalizado norteamericano. Bautizado con ese nombre en honor a Tōgō Heihachirō, almirante de la flota japonesa y héroe naval. Era de cuerpo más bien menudo. Su pelaje era negro, marrón y gris. Siendo un cachorro estuvo muy enfermo pero las atenciones y cuidados de la esposa del Sr. Seppala consiguieron salvarle la vida. Togo se mostraba bastante revoltoso, inquieto ingenioso, travieso y muy juguetón. En definitiva era un cachorro que no paraba quieto, a cada momento se le ocurría alguna trastada nueva para realizar. Dada estas características y que había pasado demasiado tiempo dentro de casa con unos cuidados muy especiales, el señor Seppala creyó que no daba la talla para perro de trineo.

 

 

Así que con ocho meses decidió regalarlo a una familia para que ejerciera como perro de compañía. ¿Qué ocurrió? Pues que en el momento que tuvo la oportunidad escapo. Saltó por la ventana de su nueva casa y para sorpresa del Sr. Seppala regreso al hogar que siempre había conocido después de caminar bastantes kilómetros. Así que la idea de regalarlo y de buscarle otra nueva familia pasó a la historia. Togo había demostrado una lealtad sin límites con su familia humana y perruna y había dejado muy claro con quien quería estar. El Sr. Seppala y sus perros de trineo se dedicaban a llevar paquetes y encargos de un sitio a otro. En una de esas ocasiones en las que por supuesto Togo no había sido invitado a ir con ellos les siguió durante todo el trayecto. Una vez más Togo se había saltado las normas porque no paraba de incordiar al perro guía y a los otros perros y para colmo  no se le había ocurrido otra cosa que llevar a la manada contra los renos con el peligro que eso revestía. Cuando el Sr. Seppala por fin le cogió, decidió ponerle un arnés y automáticamente Togo se calmó y empezó a trabajar con el resto de sus compañeros.  Una vez más Togo se había salido con la suya y había dejado claro que quería hacer.

La carrera All-Alaska Sweepstakes, era muy popular en aquella época. Discurría entre Nome y Candle. Comprendía 657 kilómetros, sin incluir la vuelta. Leonhard Seppala era un gran musher y era un participante asiduo en competiciones. En una de las carreras de perros de trineo que se celebraban el Sr. Seppala percibió todo el potencial de su perro. Se dio cuenta de que gracias a su participación dejaban atrás a otros equipos, así que a partir de entonces nuestro héroe empezó a entrenar con el resto de la manada para las carreras. En palabras textuales «había encontrado un líder nato, algo que había tratado de criar durante años» un cachorro prodigioso.

 

Togo con

 

Togo trabajó siete años como perro guía y fue sacrificado el 5 de diciembre de 1929. Ese día todos los periódicos importantes de la época honraron su memoria como no podría ser de otra forma. El Sr. Seppala lo mandó disecar y hoy en día podemos verlo en el museo Iditarod Trail Sled Dog Race Sede en Wasilla, Alaska. Su esqueleto se encuentra en el Museo Peabody de Historia Natural de la Universidad de Yale.

 

Togo disecado

 

BALTO

Balto nació en Nome en 1923. Fue llamado así por el explorador noruego Samuel Balto. Era un mestizo de husky siberiano al cuidado de Gunnar Kaasen, ayudante de Leonhard Seppala. El no llegó a formar parte de los perros principales que utilizaba el musher porque según creía carecía del talento que se necesitaba. De hecho fue castrado para impedir que su línea de sangre continuará.

Balto tuvo un triste final después de la hazaña que llevo a cabo con la antitoxina que llevo a Nome. El Sr. Kaansen y sus perros protagonizaron una película en la que se daba a entender que Balto y el resto de su equipo fueron quienes recorrieron solos todo el trayecto para llevar los viales, afirmación totalmente falsa. Realizaron varios tours y fueron exhibidos en espectáculos denigrantes, mal alimentados y en condiciones insalubres. Kassen vendió a sus perros. Fueron descubiertos encadenados y en pésimas condiciones en un museo de Los Ángeles.

 

Balto

 

Finalmente, Balto  fue trasladado junto con los otros perros al zoológico de Cleveland, en el estado de Ohio, donde se convirtió en una leyenda. Hoy se encuentra exhibido en el Museo de Historia Natural de Cleveland.

Balto realizó los últimos 160 kilómetros del recorrido y fue el primero en entrar en la población de Nome a las 5:30 am del 2 de febrero de 1925. Por ello se ganó una fama mundial que sí bien no hay que quitarle el mérito fue Togo y su equipo quien en realidad realizaron todo el trabajo en unas condiciones meteorológicas totalmente aterradoras.

 

Balto

 

FRITZ

Nacido el 1 de enero de 1915 de la misma madre que Togo. Fritz fue otro de los perros del equipo de Sr. Seppala que junto con Togo y Balto llevaron la vacuna a Nome. Es otro de los héroes de esta historia que no ha recibido el homenaje que debía haber tenido. Así que desde aquí os lo presento.

 

Flitz

 

Fritz tenía diez años cuando se tuvo que llevar la antitoxina a Nome. El fue junto con Togo líder en el equipo de los veinte perros que el Sr. Seppala utilizo durante la travesía.

 

Togo-flitz

 

Estuvo en activo durante tres años más hasta 1.929. La doctora Beverly Sproul, de Lake Placid, Nueva York le compró y pasó los siguientes tres años en esta localidad. Corría diciembre de 1932, cuando Fritz que había perdido mucho peso y se notaba ya mayor fue exhibido en una exposición navideña en el techo de los grandes almacenes Gimbels Brothers en la ciudad de Nueva York junto a otros perros del equipo de la doctora Sproul. Por su aspecto parecía muy cansado, pesaba solo unos quince kilos, cuando su peso había sido de unos veinticinco kilos. El día 10 de diciembre de 1932 falleció con dieciocho años por causas naturales durante esa exhibición. 

Actualmente está expuesto en expuesto en el museo Carrie McLain de Nome.

 

Flitz

 

La carrera del suero

Nome se encuentra en Alaska al sur de la península de Seward en el mar de Bering y no tenía muy fácil acceso en aquel entonces. En el invierno de 1925 se declaró una epidemia de difteria. Las antitoxinas más cercanas se encontraban en la ciudad de Anchorage, a 865,17 kilómetros de distancia. El acceso por los diferentes medios de transporte no era posible ya que el mar estaba congelado y los barcos no podían navegar. La línea de tren sólo llegaba hasta Nenana y a partir de ahí no había otro transporte disponible que pudiera llevar la antitoxina a tiempo. Ante esta emergencia se ideo un plan para trasladar los viales mediante la rotación de equipos de perros de trineo. Se pensó en que veinte de los mejores mushers del momento se repartiesen la ruta.

Las temperaturas de semejante hazaña llegaban a alcanzar los 65º bajo cero. El Sr. Seppala cubrió la ruta más larga y peligrosa llegando a realizar 563 km. junto a Togo y el resto del equipo.

 

Carrera

 

Leonhard Seppala y su equipo de perros liderados por “Togo”, que contaba ya con 12 años, debía cubrir el tramo más largo y peligroso, el atajo a través de la bahía de Norton Sound que permanece congelada en el invierno y con ella se podía ahorrar un día de viaje para la entrega de la antitoxina. Esta es la frontera natural entre los dos pueblos; los Inupiat que viven al norte y los Yupik al sur. El hielo era muy inestable y los perros no tenían un punto de apoyo fiable en las capas de hielo, por lo que si no se tenía experiencia en este tipo de viajes en el hielo, en condiciones extremadamente duras la perdida de la vida estaba garantizada.

 

Carrera Seppala

 

El equipo del Sr. Seppala tuvo conocimiento de que la epidemia empeoraba. Cuando llegó a Isaac’s Point apenas descansó y partió de nuevo a las 2 de la mañana rumbo a la montaña de “Little McKinley” o Denali como también es conocida. En su haber cuenta con el pico más aislado de la Tierra, después del Everest y Aconcagua. Tras atravesar esta montaña con múltiples peligros, con el hielo rajándose, temperaturas bajísimas y guiándose a través de la oscuridad Togo y el Sr. Seppala entregaron la antitoxina al último equipo que se encargaría de llevar la antitoxina a Nome. En total recorrieron 563 km.  A partir de entonces sería Gunnar Kaasen y su perro guía Balto, los encargados de llegar a su destino: Nome. La prensa americana se hizo eco y declaró a Balto como al héroe salvador. Sin embargo en Alaska a quien realmente se ovacionó fue a Togo.

 

Llegada a Nome

 

Ningún vial se rompió en este viaje donde se logró entregar el cargamento al completo, sin romper una sola ampolla de antitoxina. Estos maravillosos perros y sus guías recorrieron en total 1.085 km en 127 horas y media, llegando a morir algunos de ellos durante el viaje.

Podemos encontrar en el Central Park de Nueva York una escultura en agradecimiento a Balto y a todos los perros de trineo con el siguiente mensaje:

“Dedicado al indomable espíritu de los perros de trineo, quienes llevaron la antitoxina 600 millas sobre el hielo, a través de las traicioneras aguas, a través de tormentas de nieve del Ártico desde Nenana para el alivio de los afectados de Nome en el invierno de 1925. 

Resistencia Fidelidad Inteligencia.”

Balto New York

 

IDITAROD

Iditarod significa «lugar lejano» en la lengua de los nativos de Alaska. Esta es la más famosa de todas las carreras de larga distancia que se celebra a nivel mundial y conmemorar la gran hazaña de la travesía que hicieron los valiosos equipos para llevar la antitoxina de la difteria a Nome.

 

 

Estatua de Balto en Alaskaa
Estatua en Anchorage dedicada a todos los perros de tiro y en especial a los héroes de la antitoxina

 

Comienza a principios de marzo desde Anchorage hasta NomeAlaska (Estados Unidos).  La competición está formada por varios mushers que compiten con trineos formados por dieciséis perros. Para poder ganar la carrera al menos seis de esos perros deben cruzar la meta. La distancia a recorrer es de unos 710 km. Las condiciones climatólogicas son extremadamente adversas con fortísimas rachas de viento, temperaturas que pueden llegar a los -73ª bajo cero. Al igual que se hizo en la carrera del suero, los musher paran en diferentes puntos de control en poblaciones para descansar y atender a sus perros, darles de comer, observar sus patas y todo lo relacionado con ellos.

 

Carrera Iditarod

 

Aquí en España recordamos estas tierras porque se nos llevo a nuestro gran naturalista Félix Rodríguez de la Fuente. Murió allí en 1980 a borde de una avioneta que había despegado de Unalakleet y se estrelló cerca de Shaktoolik, a donde se había desplazado con el equipo de El Hombre y la Tierra para grabar la octava edición de la prueba. Murió con 52 años y como si de una premonición se tratara ese día dijo lo siguiente «Qué lugar más hermoso para morir».  Fallecieron varias personas que volaban con él: Teodoro Roa, Alberto Mariano Huéscar y el piloto Warren Dobson.

 

Félix Rodriguez de la Fuente
Referencias:
The Great Dog Races of Nome: published in 1909 and 1916 by Esther Birdsall Darling.The Siberian Husky: Research & History. by Foley & Thompson
https://www.nomealaska.org/memorial-museum
https://animaltia.es/balto-el-perro-salvador/
http://thewolfhous.blogspot.com/2015/09/conoces-la-historia-de-la-carrera-de.html https://es.wikipedia.org/wiki/Togo_(perro)
https://larepublica.pe/mundo/2019/07/22/estados-unidos-balto-el-perro-heroe-que-fue-abandonado-despues-de-salvar-pueblo-de-nome-en-alaska-maltrato-animal/

 

 

Sí tenéis oportunidad os recomiendo ver esta película estrenada por Disney en 2020.

 

Los perros que se usaron para hacer la película son descendientes directos de Togo; son la generación catorceava.

Autora: Antonia Villalba