Cada vez es más frecuente que en una familia haya una mascota; y ésta se convierte en un integrante más del núcleo familiar, por lo que requiere de los mismos cuidados y compromisos. Porque tener una mascota, ya sea un pájaro, un perro, un gato o cualquier otro tipo de animal doméstico, es adquirir una serie de responsabilidades. Hay que darle una serie de cuidados veterinarios, como los dados desde vademecum veterinario, así como alimenticios. Son un ejemplo, porque hay otra serie de hábitos que deben mantenerse si queremos a nuestra mascota, y que ésta, por tanto, tenga una vida sana y feliz.  

Tener una mascota conlleva una serie de responsabilidades que debemos cumplir puntualmente si queremos que nuestra mascota tenga una vida saludable, plena y digna; es más, la mascota forma parte de nuestra familia, es uno más de ella. Si no podemos cumplir con una serie de hábitos básicos, lo mejor será no acoger una mascota, del tipo de especie que sea, en nuestro hogar. Es el primer paso, puesto si lo damos, debemos ser conscientes de tener que contribuir a sus necesidades básicas, y van más allá de ser una simple compañía. El primer requisito básico es el ámbito de la salud. Llevar a nuestra mascota al veterinario es un elemento fundamental, especialmente cuando ésta empieza a forma parte de nuestra familia. Asimismo, en función de la especie de nuestra mascota requerirá una serie de cuidados médicos, quizá alguno de los cuales serán más especiales, y esto conllevará una serie de gastos económicos. Y sí, como sucede con los humanos, la actual situación social ha llevado a una especie de teleasistencia veterinaria. Así, por ejemplo, lo han entendido en vademecum veterinario online 

 

Perro y gato

 

Buena alimentación e higiene 

La alimentación es otra parte fundamental de la relación que debemos establecer con nuestra mascota. Y como sucede con nosotros, una buena alimentación evitará visitas innecesarias al veterinario, al que sólo acudiremos para los trámites básicos, como revisiones periódicas de salud y vacunas habituales en función de cada especie. La mejor alimentación para nuestra mascota es diseñarle una dieta equilibrada, que satisfaga sus necesidades básicas, evite subidas de peso, y se mantenga acorde al ejercicio físico. Sí, hay mascotas que deben moverse y eso exige un aporte por nuestra parte. Aparte de elegir los mejores productos que ofrecen las marcas hay que evitar proporcionarles alimentos crudos.  

La higiene es otro factor a considerar, a tenerlo muy en cuenta, puesto que, si mantenemos una buena higiene de nuestra mascota, no tendremos que acudir al veterinario, pues evitaremos gérmenes innecesarios. Para ello, habrá que tener paciencia y tiempo, ya que no todos los animales son gustosos de tener una limpieza diaria o semanal. Hay algunos que son bastantes reacios. Ni que decir tiene que elegir productos de garantías ayuda a mantener una buena higiene. La piel de los animales sufre igual que la de un ser humano. El veterinario siempre nos aconseja sobre los mejores productos y formas de alimentar y mantener la higiene de nuestra mascota. E incluso nos pueden enseñar a hacerlo, especialmente si es la primera vez que tenemos una mascota en casa.