El SEPRONA de la Guardia Civil de Puerto del Rosario esclareció un delito de maltrato animal en la isla de Fuerteventura

El SEPRONA de la Guardia Civil de Puerto del Rosario esclareció un delito de maltrato animal en la isla de Fuerteventura

Los perros se encontraban en lamentables condiciones de salud por su desnutrición severa

La Patrulla del SEPRONA de Puerto del Rosario, investigó el pasado 13 de septiembre a una mujer, por un delito de maltrato animal por la omisión de los cuidados debidos, teniendo cuatro perros, de los cuales tres presentan delgadez corporal extrema, infestación parasitaria externa, y uno de ellos, una gran masa en la zona testicular de aspecto tumoral.

La Guardia Civil acude inmediatamente a comprobar los hechos denunciados, observando desde el exterior del cierre perimetral del inmueble, la presencia de un total de cuatro canes en la parcela, de los cuales tres de ellos se encontraban en lamentables condiciones físicas, con infestación parasitaria externa, caquexia y en uno de ellos, una gran masa en la zona testicular de aspecto tumoral.

Los perros que se encontraban en el inmueble eran un dogo alemán macho y otro hembra los cuales tenían una alta carga parasitaria externa, destacando presencia de pulpas y sobre todo garrapatas, estás últimas en pabellón auricular, extremidades y alrededor de los ojos, caquexia del animal, se evidencia de manera excesiva el raquis y zonas costales y presencia de callos de presión en codos, siendo consecuencia d la reacción de protección de la piel de las zonas del cuerpo en contacto directo constantes con superficies duras.

Y un mestizo de bulldog francés que tenía una alta carga parasitaria, evidencia de una excesiva delgadez y la presencia de masa tumoral testicular de gran tamaño equivalente a un 20% del volumen total del animal, con zonas de despigmentación y abrasión en la zona ventral de la misma.

Por ello, la Guardia Civil identifica a la titular de los perros para que informara si los canes están siendo tratados por las patologías que aparentemente presentan, por lo que la dueña manifiesta que carece de ingresos y medios para ese fin, poniendo la vida del perro en grave peligro en caso de no proceder a su inmediato tratamiento.

Finalmente, se procede a comunicar a la propietaria de los tres canes que serán depositados cautelarmente en las instalaciones de la perrera municipal de Puerto del Rosario, en aras de preservar la integridad física, proporcionar inmediata asistencia veterinaria, así como ser sometidos a exploración por técnico-veterinario.

 

Fuente: Tribunabenemerita.es