¿Cómo se fabrican los alimentos para mascotas?

¿Cómo se fabrican los alimentos para mascotas?

Para realizar un alimento animal se necesitan nutricionistas, bioquímicos, microbiólogos y veterinarios. Todos estos profesionales estudian la nutrición más optimo que ingerirá nuestra mascota. En los centros de I+D los fabricantes miden los valores nutricionales, la palatabilidad y la digestibilidad de las materias primas utilizadas en la fórmula, que una vez desarrolladas constituiran la base de la producción.

 

Chihuahua comida

Composición de las materias primas

Para lograr el equilibrio adecuado de nutrientes, los fabricantes de alimentos para mascotas mezclan mezclas de ingredientes que incluyen carne, pescado, cereales y verduras. Si esto no es posible se suministran en forma de suplementos. La industria puede utilizar subproductos cárnicos, piezas de ave o restos de la industria fileteadora de pescado que se mezclan con materias vegetales (cereales, legumbres…). Los materiales de origen animal proceden de mataderos y animales, que han sido aprobados como aptos para el consumo humano por los servicios veterinarios oficiales.

El valor nutricional y las características bacteriológicas de las materias primas son requisitos previos. Todas las plantas de alimentos para mascotas que utilizan materias primas de origen animal deben estar bajo el control de los servicios veterinarios y los fabricantes realizan análisis de todas las materias primas tan pronto como ingresan a sus plantas.

 

Comida cruda perros

Procesamiento y manufactura

La industria ha desarrollado una «estrategia de calidad» que comienza mucho antes de la etapa de producción y termina con el consumidor.

Al comienzo del ciclo, los proveedores de cereales, carne o pescado deben ser aprobados por el fabricante. La elección se realiza en base a especificaciones donde predominan las características bacteriológicas del producto así como la frescura, calidad nutricional y digestibilidad. Luego, los controladores de calidad en el sitio de producción verifican que los materiales cumplan con las especificaciones. Miden el nivel de proteína y el porcentaje de grasa. A continuación, los productos alimenticios se integran en el proceso de fabricación, que está bajo control continuo. Las líneas de producción completamente automatizadas en las fábricas aseguran una precisión óptima en la dosificación de los ingredientes, eliminan todo riesgo de error humano y evitan cualquier contacto físico de los operadores con los materiales y los alimentos.

 

 

La industria va un paso más allá de los controles veterinarios oficiales. Los fabricantes tienen sus propios sistemas de control mediante los cuales se analizan muestras cada hora en la línea de producción. El proveedor del embalaje es responsable de la calidad. Entrega latas, bolsas, bandejas, cajas de cartón y bolsas de papel que cumplen con las especificaciones del fabricante.

Si bien el papel del fabricante termina en teoría cuando entrega sus productos terminados, los miembros también llevan a cabo una política de información con distribuidores y consumidores. Cubre, entre otras cosas, las condiciones de almacenamiento y la implementación de estándares de higiene que garanticen la salubridad del producto. En el empaque también se brinda orientación sobre cómo usar el producto y cómo almacenarlo.

 

Técnicas de elaboración de los productos

Después de la descongelación, los productos cárnicos se trocean previamente y se almacenan en silos que no contienen más de media hora de producción. Tan pronto como ingresan a la cadena de producción, los ingredientes necesarios para la receta se dosifican, se pesan y se muelen.

La masa resultante se envía luego a los precortadores y mezcladores. En esta fase se añaden los minerales, cereales y vitaminas necesarios para asegurar una dieta equilibrada para el gato o el perro.

Una vez realizado esto el producto se envasa en latas, bandejas o bolsas y más tarde se esteriliza mediante procesos de alimentación humana.

 

Comida gatos

 

Producción de los productos secos 

Primero se miden, muelen y mezclan los ingredientes necesarios para una receta determinada.

La producción se logra a través de una tecnología especial llamada cocción-extrusión. Esto implica exponer la mezcla de materiales animales y vegetales a los efectos combinados de presión y temperatura durante 12 segundos. Este proceso hace que el producto sea altamente digerible ya que asegura la cocción completa del almidón.

A continuación, los alimentos secos pueden rociarse con grasa para completar su composición y aumentar su palatabilidad.

 

Fuente: Fediaf.org