agapornis-300x123

No solo los humanos tenemos este pesado sentimiento, si nuestras mascotas no se sienten atendidas o no tienen a su alcance un producto especializado en su entretenimiento van a sentir un aburrimiento  que les hará buscar por si solas maneras de pasar el tiempo y a veces, no encuentran un camino saludable de entretenerse.

La bióloga experta en animales exóticos, Marta Bravo, recibió una consulta en “Como el perro y el gato”: el periquito de una oyente lleva dos meses mordisqueando los barrotes de su hogar y comiéndose la pintura. Ella le ha proporcionado juguetes y material para que no se aburra pero sigue haciéndolo. ¿Qué ocurre entonces?

Lo más probable es que ese pájaro haya experimentado un cambio brusco: una mudanza, modificación del lugar donde estaba la jaula… Algo que para nosotros no suponga ningún problema pero a él le haya podido generar estrés.

La solución es el pulverizado con un spray con agua, cuando no nos vea y así se asuste. De este modo relacionará la mala sensación con el acto de morder los barrotes. El problema es que existe la posibilidad de que le guste que le rocíes.

Para entretenerle con otras cosas lo mejor es conseguir objetos que pueda romper, es el mayor vicio de las aves. Semillas, cáscaras, juguetes de madera…

Web: www.mascoteros.es