290-erizo-aseo

Dependiendo de la limpieza e higiene que le proporcionemos a nuestra mascota, ella nos redituará horas de alegría y juego, por ello, debemos darle un cuidado responsable, para una mejor convivencia diaria con ella.

A los erizos se les puede mantener en una jaula que puede ser una pecera, pero con ventilación en la tapa, o una jaula de acrílico o de barrotes. Se le debe acondicionar su jaula con un sustrato o cama que bien puede ser de viruta (cuidar que esta nunca sea de cedro) o de absorbente, que es un material biodegradable que al entrar en contacto con el excremento y orina se infla absorbiéndolos, este es más higiénico, ayuda a evitar malos olores y se cambia menos frecuente que la viruta.

Sea cual sea el material para su cama que escojamos, debemos procurar, con la ayuda de una palita, asearlo diariamente cambiando las partes sucias.

Tener dentro de su jaula un tubo negro de PVC de unos 26 cm. de largo con un diámetro de 10 cm., es una buena idea ya que el erizo podrá esconderse ahí cuando lo desee. La temperatura adecuada para estas mascotas es de 23 a 24°C. ó más. Si la temperatura cae abajo de 15°C. puede que hiberne, en el caso de un erizo doméstico esto no sucede ya que lo tenemos en lugares cerrados, pero si por alguna causa llegara por un periodo a disminuir la temperatura abajo de los 15º C, debemos tapar su jaula. También debemos cuidar que la temperatura no pase de los 32º C.

Los erizos son animales que no tienen muchos problemas de salud, son resistentes. Los cuidados que se deben tener en ellos es evitar las corrientes de aire y las temperaturas bajas. De vez en cuando les puede dar diarrea por exceso de alimento, si esto sucede, recórtele la ración y en uno o dos días esta diarrea desaparecerá.

Se debe mantener al erizo alejado de otras mascotas por riesgo de que contraiga garrapatas, si sospecha que esto ha sucedido, un spray o polvo antipulgas para gato le ayudará.

El manejo que se le da al erizo es importante. Las primeras veces que intentemos agarrarlo, se hará bolita y erizará sus espinas, podemos auxiliarnos de un guante, sin embargo con el manejo constante (varias veces a la semana) la mascota se acostumbrará. Se debe tomarlo suavemente.

El manejo constante de él, hará que sea más dócil. Si lo ponemos sobre el suelo con sus cortas patitas, este correrá y le proporcionará el ejercicio que requiere.