Quién tenga conviviendo en casa a un bigotudo o a un peludo habrá notado que cuando va al excusado ellos también le acompañan. Es como si cuando vamos al baño o a la ducha dijéramos algo así como «ey chicos reunión familiar en el baño», bueno eso es lo que nosotros pensamos pero los motivos para nuestro gato o perro son otros bien diferentes.

 

Perro y gato durmiendo

 

Sí hay algo claro para nuestros perros o para nuestros gatos es que el formato «intimidad» del que hacemos uso los humanos para ellos es inexistente. Da igual si vas al baño a lavarte las manos o a realizar otras cosas, en cuánto te descuides allí están como guardaspaldas al acecho. ¿Pero por qué tienen estos comportamientos?

¿Por qué me sigue mi perro o gato al baño?

Si cierras la puerta del baño comprobarás que al minuto estarán tocando con la pata o gimiendo como si hubieras desaparecido del globo terráqueo porque quieren entrar. ¿Pero lo hacen por qué son unos  cotillos? Exacto, quieren saber que haces. Ellos no se avergüenzan cuando hacen sus necesidades, entonces ¿por qué van a sentirse incómodos? Eso es cosa de humanos, no va con los peludos. No hay nada como cerrar una puerta para que quieran saber que pasa ahí dentro. Por otro lado tienes que tener en cuenta que el baño también es parte de su territorio y éste hay que cuidarlo y saber en todo momento quién forma parte de él y que ocurre dentro de sus cuatro paredes.

 

Perro tumbado en el baño

 

En el caso de los gatos, otro de los motivos es que normalmente nos lavamos las manos cuando vamos al baño. Esto es perfecto para que llegue un minino a relamer las gotitas que caen cuando cerramos el grifo. A los gatos les gusta el agua fresca. En la naturaleza el agua estancada está asociada con múltiples enfermedades, y los animales no la beben, mientras que si está discurre por un riachuelo, río, etc. tiene movimiento y suele estar fresca y limpia. Así que puede que tu gato quiera agua fresca. Hay algunas fuentes como las que te indicamos a continuación que sirven para esta labor:

 

 

Por último a nuestros bichines les gusta estar acompañados así qué ¿por qué no seguirte a todos lados? Además, en el caso de tu perro cuando te sigue al baño, te está protegiendo de «posibles peligros», es su forma de protección hacia ti.

El baño es un lugar fresco

Las baldosas del baño suelen estar por lo general más frías que el resto de la casa. Es un buen lugar para tumbarse si hace mucho calor tanto para perros como para gatos. Hay felinos que incluso se meten en la bañera para estar más fresquitos, les resulta muy placentero.

 

Gato tumbado en el baño

Juguetes

También puede suceder sobretodo en el caso de los gatos que crean que hay un millón de cosas para «colocar a su antojo» en el baño. Es decir las toallas se pueden tirar y sirven perfectamente para jugar, colocarse encima.  Con el rollo de papel higiénico se pueden divertir tirando de él. A tu perro o gato le resultará divertido, pero entendemos que a ti como humano, no te resulte tanto. Si el peludo o el bigotudo  empiezan a hacer «gamberradas» a tu juicio de éste tipo lo mismo es que no les estás prestando demasiada atención y ellos necesitan estimulantes para jugar y no aburrirse. Esto sucede más en los felinos que no suelen salir a la calle y están todo el día en casa.

 

Autora: Antonia Villalba