¿Quieres un perro? Conoce los pros y los contras de esta gran decisión

¿Quieres un perro? Conoce los pros y los contras de esta gran decisión

Si a una persona que le gusten los animales domésticos, le preguntas si quiere un perro, la respuesta a priori será «sí por supuesto». Pero como decían una película de arañitas, «un gran poder, conlleva una gran responsabilidad». Efectivamente tú tienes el poder de adoptar un perro, pero también tienes el deber de proporcionarle unos cuidados. En este artículo te cuento los pros y los contras de tener un peludo.

Conjunto perros

 

Quiero un perro

Esta afirmación puede venir de un niño o de un adulto. En el primer caso no se puede consentir que sea un capricho pasajero y se convierta en uno de tantos juguetes rotos que pasan por protectoras y refugios. En el segundo, hay que plantearse si se va a ser capaz de cuidar al peludín como se merece. Cuando hablamos de hacernos cargo de un nuevo miembro para nuestro familia tenemos que tener en cuenta que es un ser vivo, respira, come y hace sus necesidades. Para encontrar todo lo que precisen en alimentación, antiparasitarios, higiene…  existen portales como Barakaldo Vet Shop que nos lo pone fácil, sólo hay que elegir y nos lo llevan a casa.

Teckel

 

Pros y contras de tener un perro

Como todo en la vida tener un perro tiene sus pros y sus contras. Es muy importante que te pares a pensar en todos los puntos para dilucidar si realmente quieres y puedes tener un perro o de lo contrario no es el momento más indicado. Vamos a ver las ventajas y las desventajas:

Ventajas de tener un perro

 

Ventajas de tener un perro

 

  • Haces ejercicio: parece una tontería pero tener un perro hace que te muevas de casa. Tienes que salir a la calle un mínimo de tres veces al día para que realice sus necesidades y eso significa que vas a andar o incluso hasta correr.
  • Socialización: no solamente tu perro va a socializar con otros en el parque y va a entablar amistades, tú también lo vas a hacer porque te relacionaras con otros dueños de perro. Seguro que os ponéis a hablar de las bondades de los peludos ¿a quién no le gusta presumir de lo inteligente, perspicaz y guapo que es su perro?
  • Mejora la presión arterial: está demostrado que acariciar a un perro reduce la frecuencia cardíaca y la presión arterial.
  • Reduce el estrés: sales, te mueves, le acaricias, juegas con él, todo esto es un desestresante natural para ti.
  • Reduce las alergias: estudios científicos avalan que los niños que se crían con perros tienen una mayor resistencia a desarrollar alergias.
  • Fomentan la responsabilidad: asumir los cuidados de un ser que depende de ti es muy positivo sobretodo para los más pequeños de la casa.

Desventajas de tener un perro

Perro mirando hacia arriba

 

  • Horarios: si tienes un perro tienes que tener en cuenta sus horas de salida, así que se te acabó el libre albedrío, ya no podrás volver a casa tarde o no volver directamente.
  • Limpieza: los perros sueltan pelo. En época de muda es frecuente ver bolas de pelo rodando, aunque te hartes de cepillarlos seguirá habiendo pelos. Así que tendrás que tener muchas paciencia. En estos períodos la aspiradora se convertirá en tu segunda mejor amiga.
  • Inversión económica: un perro necesita una alimentación adecuada acorde a su estadio de vida. Pasar por el veterinario para chequeos, vacunas, desparasitaciones, etc. Accesorios: comedero, bebedero, colchoneta, collar y arnés, correa, chuches, etc. El gasto medio anual por perro se sitúa actualmente entre 1300 y 1400 euros. ¿Puedes permitírtelo?
  • Vacaciones: si te vas de vacaciones a sitios donde no puede ir tu peludo tendrás que buscar un hotel canino o persona que te lo cuide para esos días. Esto puede suponer un desembolso extra elevado en algunas ocasiones. Ni que decir tiene que abandonarle no es una opción.

Si después de leer todo esto, tienes claros los pros y los contras y sigues queriendo un perro, te recomendamos que vayas a visitar uno de los múltiples centros de adopción que a buen seguro habrá en tu localidad.

Autora: Antonia Villalba