Diversos estudios han determinado que los perros poseen ciertas capacidades cognitivas, pueden comunicarse, comprender y memorizar, pero hasta qué punto pueden hacerlo todavía es motivo de debates, pues no se ha establecido con certeza.

Recientemente se llevó a cabo una investigación en torno al tema en la Universidad de Emory, en Atlanta, Estados Unidos, con la cual se intentóresponder algunas preguntas que tienen los amantes de los perros respecto al comportamiento de sus mascotas: ¿los humanos son líderes o amigos para los perros? ¿Son capaces de entender el lenguaje humano o comunicarse a través de la expresión corporal?

El médico veterinario Ariel Ávila, de la clínica Dover, asegura que los perros naturalmente perciben a los humanos como líderes, pues “desde pequeños se disponen al aprendizaje, a recibir información, y asumen el proceso de educación como dominancia”.

El grupo de científicos de Emory se dio a la tarea de escanear, mediante resonancia magnética inofensiva durante 10 segundos, los cerebros de dos perros adiestrados: McKenzie, un border collie, y Callie, una criolla, con el fin de determinar de qué manera funcionan sus mentes o cuánto pueden comprender del lenguaje humano.

Los perros poseen la capacidad de comprender la expresión corporal y las inflexiones vocales de las personas, y ellos mismos se comunican corporalmente. “Los perros pueden asumir una postura sumisa cuando agachan la cabeza, se echan o esconden la cola entre las patas, esto hace parte de su lenguaje corporal y pueden darse cuenta cuando una persona u otro perro están sumisos”, explica Ávila.

La biblioteca pública de ciencias (PLoS) publicó en mayo los primeros resultados de esta investigación, en los cuales se muestran las reacciones en los cerebros de los perros a los diferentes estímulos de sus respectivos propietarios.

“Fue increíble ver por primera vez las imágenes del cerebro de un perro despierto”, dice Gregory Berns, director del centro Neuropolicy de Emory e investigador principal del proyecto.

“Esperamos que esto abre una nueva puerta para la comprensión de la cognición canina y la comunicación entre especies. Queremos entender la relación perro-humano, desde la perspectiva del perro”, agregó.

En el primer experimento los perros fueron entrenados para responder a señales de mano: una mano significaba una recompensa y la otra no. Con las resonancias magnéticas se pudo observar que los perros prestan mucha atención a las señales humanas, y esta atención está relacionada con el sistema de recompensas del animal. El objetivo final es saber si tienen empatía, si pueden saber cuando una persona está feliz o triste y qué tanto pueden comprender el lenguaje humano.

 

Curiosidades caninas

Los perros tienen memoria, y esta les ayuda a acoplarse al entorno y a enfrentar situaciones nuevas, aunque no se ha determinado qué tanta información pueden guardar en sus mentes.

Los perros tienen la capacidad de reconocer a las personas, en especial cuando se ha establecido un vínculo afectivo, y “pueden hacerlo de manera auditiva y olfativa, pues su capacidad ocular no es muy desarrollada”, expone Ariel Ávila.

Tienen visión monocromática, pero pueden percibir una gran cantidad de tonos grises.

Cada objeto tiene un olor característico para los perros y pueden percibir hasta las más mínimas partículas de olor.

Los perros se comunican especialmente con sus expresiones corporales y las más relevantes son la posición de las orejas, el movimiento de la cola y la dilatación de las pupilas.

Tienen la capacidad de comprender las inflexiones de voz y saber cuando los están consintiendo o los están regañando.

Fuente: En Tiempo Real