Se cree que aprender los nombres de los objetos después de algunas exposiciones es una capacidad típicamente humana. El mapeo rápido, la capacidad de aprender una palabra nueva después de una sola o muy pocas exposiciones, se ha discutido durante mucho tiempo como un mecanismo que contribuye a la rápida adquisición léxica que produce vocabularios de miles de palabras en niños preescolares humanos.

Perro con juguete

 

Los relatos anteriores de habilidades similares en perros no incluían procedimientos de prueba de control, lo que deja sin respuesta la pregunta de si esta habilidad es exclusivamente humana. Para investigar la presencia de la capacidad de aprender palabras rápidamente en perros, probamos el aprendizaje de nombres de objetos después de cuatro exposiciones en dos perros con conocimiento de varios nombres de juguetes. En este nuevo estudio los perros fueron expuestos a nuevos nombres de objetos mientras jugaban con los objetos con el propietario que los nombró en un contexto social o durante una tarea basada en la exclusión similar a las utilizadas en estudios anteriores. Luego, se evaluó a los perros sobre el resultado del aprendizaje de los nuevos nombres de objeto. Ambos perros tuvieron éxito después de la exposición en el contexto social, pero no después de la exposición a la tarea basada en la exclusión.

 

Perros con juguetes

 

Su memoria de los nombres de los objetos duró al menos dos minutos y tendió a decaer después de intervalos de retención de 10 min y 1 h. Esto revela que el aprendizaje rápido de nombres de objetos es posible para una especie no humana (perros), aunque la consolidación de la memoria puede requerir más exposiciones.

Sugerimos que el aprendizaje rápido presupone el aprendizaje en un contexto social. Para investigar si el aprendizaje rápido de nombres de objetos en un contexto social está restringido a perros que ya han demostrado la capacidad de aprender múltiples nombres de objetos, usamos el mismo procedimiento con 20 perros de familia típicos. Estos perros no demostraron ninguna evidencia de haber aprendido los nombres de los objetos. Esto sugiere que solo unos pocos sujetos muestran esta capacidad.

La evidencia del aprendizaje rápido de nombres de objetos en perros proporciona la base para desarrollar un nuevo modelo animal para comprender la evolución de la categorización de objetos basada en etiquetas verbales.

 

Autores:  , , ,