Más de la mitad de los perros y gatos domésticos en España sufren obesidad. Desde hace algunos años ésta es una realidad que preocupa bastante a los veterinarios. Lo que antes se consideraba «salud», (mi perro o mi gato está gordito y se relacionaba con la percepción de estar saludable) hoy se considera un grave problema para el bienestar de nuestra mascota.

¿Cómo saber si nuestro perro está obeso?

Pero antes de nada vamos a distinguir la diferencia entre «tener unos kilitos de más» y «estar obeso».

Sí tu perro supera el 10% de lo que debería pesar según el tamaño por su raza, es que tiene sobrepeso. Por el contrario si tu perro desarrolla un 20% más del peso ideal, es que tiene obesidad.

Pug con sobrepeso

Enfermedades caninas relacionadas con la obesidad

Hay una serie de enfermedades relacionadas íntimamente con la obesidad canina. Aquí te vamos a presentar las más frecuentes:

  • Osteoartritis: es la enfermedad artícular más común en los perros
  • Diabetes: la obesidad es uno de los principales desencadenantes de la diabetes.
  • Hepatitis canina
  • Pancreatitis
  • Hipotiroidismo
  • Lesiones en los ligamentos cruzados
  • Fallo cardíaco
  • Problemas en la columna vertebral
  • Reducción de la longevidad

¿Qué podemos hacer si tenemos un perro obeso?

Se encuentran múltiples factores que pueden desencadenar la obesidad. Evidentemente hay un desequilibrio en el menú. Demasiadas calorías que no se queman con ejercicio. También puede ocurrir que exista algún tipo de desorden debido a intolerancias alimenticias, pero lo primero que tenemos que hacer sin lugar a dudas es consultar al veterinario, es la mejor forma para poder ayudar realmente a bajar de peso a nuestro mejor amigo. Una vez que el veterinario nos haya facilitado unas pautas en su alimentación, salidas al exterior, etc. tendremos que seguirlo a rajatabla. Sí tu perro se ha portado bien y te apetece darle una «chuche», ten en cuenta que no sea hipercalórica. En el mercado existen chuches en formato light o baja en calorías que también harán las delicias de tu perro, pero recuerda es importante no abusar de ellas.

¿Cómo saber si nuestro gato está obeso?

Al igual que en el perro los gatos también tienen una serie de enfermedades asociadas con la obesidad felina. Aquí te presentamos las más frecuentes:

  • Enfermedades renales
  • Enfermedades del tracto urinario
  • Insuficiencia respiratoria
  • Osteoartritis
  • Hipertensión
  • Espondilosis
  • Disminución de la capacidad inmune
Gato obeso
Gato obeso

¿Qué podemos hacer si tenemos un gato obeso?

Al igual que con el perro, es muy importante que nuestro gato pase por la consulta veterinaria. El veterinario tendrá que averiguar las causa de esa obesidad, adecuar una dieta específica para la pérdida de peso y dar soporte para que el gato haga algunos ejercicios y vaya recuperando movilidad, así como para agilizar la pérdida de peso. Para nuestros felinos existen también «chuches» light con menos contenido calórico y que podrá ser un buen refuerzo positivo.

Las tres fases para olvidarnos de la obesidad

Tanto con el perro como con el gato habrá tres fases claves para la recuperación del peso animal y en todas ellas es de vital importancia que sea seguida por un veterinario: valoración, fase de pérdida de peso y fase de consolidación (para no volver a coger esos molestos kilitos)